NEGOCIACIÓN ENTRE LOS REPUBLICANOS Y EL PSOE

ERC y el PNV despejan los Presupuestos de Sánchez

Los republicanos pactan que se levante el control de las cuentas de la Generalitat heredado de Rajoy

Los nacionalistas vascos logran nuevas inversiones para Euskadi y la enajenación de los cuarteles de Loyola

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián / BERNARDO DIAZ (POOL)

Se lee en minutos

Pedro Sánchez ya lo tiene hecho. El bloque de la investidura se consolida y apoyará los Presupuestos Generales del Estado de 2021, los primeros que el dirigente socialista sacará adelante pese a llevar dos años y medio en la Moncloa. ERC y PNV apretaron este martes el acelerador para confirmar su respaldo a las cuentas públicas y tratar de sacar de la ecuación a Ciudadanos. No lo han logrado, al menos por ahora, porque, pese a esos acuerdos y el anuncio de Bildu de que también los respaldará, los de Inés Arrimadas aseguran que seguirán negociando con el Ejecutivo de coalición hasta el último momento. Sánchez tiene socios de sobra.

Entre los diputados del PSOE (120), Podemos (35), PNV (6), ERC (13) y Bildu (5), el presidente del Gobierno ya cuenta con 179 ‘síes’, tres más del número mágico del 176 que le asegura que salen adelante. Si encima Ciudadanos (10) acaba respaldándolos porque “es de izquierdas ahora”, en palabras burlonas de Gabriel Rufián, miel sobre hojuelas para Sánchez y sus ministros, que han repetido muchas veces, sobre todo tras el estallido de la pandemia, que quieren unos Presupuestos “transversales”, pactados “a derechas y a izquierdas”. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la portavoz del PSOE en la Cámara baja, Adriana Lastra, continuarán los contactos con otros grupos como Más País, los partidos regionalistas de Canarias, Cantabria y Teruel para que esa mayoría sea todavía más amplia. El trámite en el Congreso acabará con una votación por secciones el jueves, 3 de diciembre.

La mañana empezó con una rueda de prensa del portavoz del PNV, Aitor Esteban. "Han sido días intensos, de muchas llamadas, de intercambio de documentos. Prácticamente sobre la bocina hemos logrado acordar un segundo paquete de enmiendas”, declaró. La formación nacionalista ya había alcanzado el viernes una primera tanda de acuerdos con el Gobierno, entre ellos la supresión del impuesto al diésel, pero este martes añadió que ha conseguido incorporar otro conjunto de enmiendas centrado en inversiones para infraestructuras logísticas, aeroportuarias y ferroviarias en Euskadi (entre otras, la supresión de varios pasos a nivel y un túnel de desvío para evitar inundaciones); iniciativas para impulsar la competitividad, las energías renovables y la innovación económica y, por último, la enajenación de los cuarteles de Loyola (San Sebastián). Las instalaciones pasarán del Ministerio de Defensa al Ayuntamiento antes de que acabe el próximo año.

Cuatro horas después llegó el turno de ERC. Rufián concretó que la víspera llegó a un “preacuerdo” con Montero y Lastra para apoyar las cuentas públicas a cambio de, por ahora, estas condiciones: "el fin del control financiero a la Generalitat de Catalunya", la creación de un "comité bilateral" para elaborar una reforma fiscal "justa" y acabar con el "paraíso fiscal de Madrid", la liquidación de la deuda existente de la partida de becas desde 2005 y la ampliación de la moratoria de las cotizaciones a la seguridad social para los autónomos hasta marzo de 2021. Rufián espera poder incluir más peticiones para calificarlo de "acuerdo" y dar por finiquitada la negociación. La dirección de ERC se reunirá este miércoles por la mañana para dar su visto bueno y conocer el documento completo. Más tarde, Rufián y Pere Aragonès, presidente interino de la Generalitat, ofrecerán una rueda de prensa para comunicar su decisión definitiva y anunciar alguna novedad más de lo que han conseguido pactar. En la cúpula republicana dan por hecho que la campaña de Junts por haber llegado a un acuerdo con Moncloa será "durísima". 

Ciudadanos se mantiene en la mesa de negociación pese al apoyo al Gobierno de los independentistas catalanes y vascos

ERC, que se enfrenta a unas elecciones autonómicas el 14 de febrero, espera que el levantamiento del control sobre los gastos de la Generalitat pueda confirmarse (y escenificarse) en enero, en precampaña. En junio de 2018, cuando decayó el 155 por el que Mariano Rajoy intervino el Ejecutivo catalán, desapareció la fiscalización más estricta que la Moncloa ejercía sobre las cuentas de la Generalitat. Sin embargo, se mantuvo la vigilancia reforzada sobre las partidas de gasto para evitar veleidades independentistas.

Cs blande la tarjeta sanitaria

Te puede interesar

Minutos después de Rufián compareció en la sala de prensa el portavoz parlamentario de Ciudadanos, Edmundo Bal, que aseguró que su partido sigue negociando también con el Gobierno ya que ha aceptado varias de sus propuestas, entre otras, la creación de la tarjeta sanitaria única. 

Ciudadanos había planteado los Presupuestos como un dilema para Sánchez: "O ERC o nosotros". ¿Ha elegido el presidente a los republicanos?, se le preguntó. "ERC no tiene ningún acuerdo todavía", contestó Bal quitando importancia a las pabras de Rufián. "La tarjeta sanitaria es una de las reivindicaciones históricas de mi partido (...) Es una muy buena noticia", insistió defendiendo sus contactos con la Moncloa pese a que alimente la vía de ERC. No obstante, ante la insistencia de la prensa, afirmó: "Es imposible una foto final en la que estén ERC y Bildu, y Ciudadanos".