JUICIO DE LOS ATENTADOS DEL 17-A

"Estaban causando otra masacre"

Los mossos que abatieron a cinco terroristas en Cambrils en el 2017 declaran en la Audiencia Nacional

Uno de los acusados intenta irse de la sala y el juez lo frena

Imagen de Archivo: Los Mossos d Esquadra abaten cuatro presuntos terroristas en Cambrils.

Imagen de Archivo: Los Mossos d Esquadra abaten cuatro presuntos terroristas en Cambrils. / Jaume Sellart (EFE)

3
Se lee en minutos
El Periódico

Los mossos d'esquadra que actuaron en Cambrils contra los terroristas del 17-A han declarado este lunes en el juicio que tuvieron que matar a los cinco yihadistas porque estaban cometiendo atropellos y apuñalamientos con chalecos explosivos simulados, horas más tarde de la masacre de la Rambla. En la localidad tarraconense fue atropellada una mujer, que falleció, una mossa resultó herida grave y otras 11 personas sufrieron lesiones al ser apuñaladas con cuchillos y un hacha.

Uno de los mossos ha relatado que sobre la una de la madrugada irrumpió a gran velocidad el coche ocupado por los cinco terroristas, que atropelló a su compañera y terminó volcando. "Vi que salieron del coche con chalecos bomba, que uno venía hacia mí gritando 'Allahu Akbar' (dios es grande) y cuando estaba a pocos metros le disparé con un subfusil y le abatí", ha explicado: "Seguidamente, cuando ya no tenía munición en el subfusil, otros tres vinieron corriendo hacia mí gritando 'Allahu Akbar' pero pude sacar mi otra arma reglamentaria y abrir fuego contra ellos y les abatí", ha añadido.

Su compañera, que fue herida grave, ha relatado lo que vivió tras ser atropellada por el coche de los terroristas: "Vi que tenía sangre, a una señora en el suelo que no se movía, el vehículo volcado y a unos individuos en el suelo con cinturones con botes de aluminio que se estaban levantando". "Vi que era un atentado y comencé a disparar, me quedé sin munición, se colocó delante de mí uno moviendo los brazos, le dije que no se acercara y se dio la vuelta y se fue en dirección contraria", ha relatado. La agente ha comentado que escuchó un "silencio aterrador" y que comunicó lo sucedido por la emisora. "Pensé que me quedaba allí muerta". Ambos mossos d'esquadra se encuentran de baja y han manifestado que les han quedado secuelas psicológicas.

Chaleco bomba

Un mosso que participaba en el dispositivo de paisano ha declarado que tras el aviso de la anterior agente encontraron al terrorista que había salido con vida sentado en el suelo en la avenida de la Diputación junto a un local lleno de gente. Ha agregado: "Llevaba un chaleco bomba con un objeto en la mano que pensaba que podía ser un detonador y gritaba 'Allahu Akbar' con la mirada ida, vino hacia nuestro vehículo y como hizo caso omiso al decirle que fuera al suelo disparé contra él".

"Pero estando en el suelo, se volvió a levantar gritando 'Allahu Akba'r riéndose y diciéndome con la mirada 'o me matas tú o te mato yo', dio dos pasos y volví a disparar", ha recordado este agente, que aún sigue con tratamiento psicológico por estrés postraumático.

Otros dos mossos d'esquadra que se desplazaron desde Salou a Cambrils para reforzar la actuación han explicado que al llegar vieron a sus compañeros de paisano con este terrorista, aún con vida. Uno de ellos ha indicado que al ver que llegaban agentes uniformados el terrorista volvió a incorporarse y se dirigió hacia ellos, y al no deponer su actitud le dispararon a las piernas ya que temían que explosionara el cinturón.

Un movimiento hacia el cinturón

Noticias relacionadas

Un compañero del anterior ha añadido que el terrorista "comenzó a moverse otra vez, alzó el puño hacia el cielo con un dedo extendido hablando en árabe, volvimos a dispararle y cuando hizo un movimiento en dirección al cinturón le abatimos". Los agentes han recordado que había mucha confusión pues no sabían si había más terroristas y que había mucha gente escondida en locales y personas que venían de la playa, a oscuras, con heridas.

Durante uno de los interrogatorios el acusado Driss Oukabir, cuyo hermano es uno de los presuntos terroristas abatidos en Cambrils, se ha levantado del banquillo dentro de la pecera de seguridad con la intención de irse, ante lo el presidente de la Sala le ha dicho que se sentara.