CAMINO A LAS URNAS

Cs y PP concurrirán por separado a las elecciones catalanas del 14-F

Arrimadas carga contra populares y socialistas por desdeñar una coalición constitucionalista en Catalunya

Acusa a los dos partidos de "haber vendido una y otra vez" a los catalanes "cuando han gobernado España"

1
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Responsable de la sección de Política.

Escribe desde Barcelona

ver +

Ciudadanos PPC han dado por roto este lunes cualquier posible acuerdo preelectoral en Catalunya. La líder naranja, Inés Arrimadas, ha anunciado visiblemente molesta que su partido concurrirá en solitario a las elecciones catalanas previstas para el próximo 14 de febrero tras escuchar cómo el dirigente del PP, Pablo Casado, descartaba en la COPE coaligarse con Cs alegando que su formación está "en otra etapa".

Arrimadas ha comunicado la decisión tras la reunión de la comisión permanente cargando con dureza contra el PSC y el PP por anteponer "intereses partidistas" y dejar "tirados" a los catalanas. "Hemos visto que el PSC quiere un tripartito formado por ERC y el PP nos ha confirmado que quieren sacar 6 o 7 escaños en vez de cuatro", les ha recriminado. A su juicio, socialistas y populares han "vendido una y otra vez" a los catalanes "cuando han gobernado España" unigendo a Cs como la "única alternativa" al independentismo: "Nos han entregado al separatismo por un puñado de votos. Cuando hay una opción real de hacer una candidatura constitucionalista no quieren sumar esfuerzos", ha afeado, especialmente al PP, porque el PSC se salió de la ecuación desde el primer momento, una eventual alianza que Arrimadas ha tachado de "revulsivo" contra el independentismo. 

Idas y venidas

Noticias relacionadas

La coalición constitucionalista fue ofrecida en un primer momento por el PP bajo la marca 'Catalunya Suma' pero Cs la descartó una y otra vez hasta el batacazo electoral en el examen a las elecciones generales del 10-N. Las preferencias se intercambiaron. Cs trató de arrastrar al PP para eludir del aislamiento en Catalunya después de haber ganado los comicios del 2017, pero los pronósticos electorales de los populares empezaron a mejorar y el fiasco de la coalición en Euskadi es alejó aún más. La última encuesta del Centre d'Estudis d'Opinió pronostica que crecería de cuatro a hasta 8 o 9 escaños, mientras que los naranjas cosecharían entre 13 y 14 representantes, cayendo así hasta la cuarta fuerza. 

Pero en el fondo, más allá de la bolsa de diputados, en el PPC incomoda, y mucho, el acercamiento de Arrimadas al PSOE. Fuentes del partido se niegan a concurrir junto a la "muleta" del PSOE en el Congreso, un giro al centro del que los populares no quieren ser corresponsables en unas elecciones en las que no sólo se baraja el 'procés', sino el programa socioeconómico para la reconstrucción tras el impacto del covid-19.