PLENO DEL PARLAMENT

La oposición muestra su hartazgo ante el enésimo choque en el Govern

PSC y 'comuns' piden a JxCat y ERC una tregua interna hasta las elecciones

Sàmper y Vergés reconocen que el Ejecutivo ha cometido "errores"

El jefe de la oposición y líder de Cs, Carlos Carrizosa, este miércoles en el Parlament.

El jefe de la oposición y líder de Cs, Carlos Carrizosa, este miércoles en el Parlament. / EUROPA PRESS / DAVID ZORRAKINO

Se lee en minutos

La incesante pugna entre los socios en el Govern, JxCat y ERC, ha desatado las críticas de una oposición que ve con hartazgo cómo la gestión de la pandemia se supedita a la lucha partidista. Los republicanos se han levantado este miércoles del comité de crisis contra el covid tras la "filtración" de JxCat a los medios de comunicación del borrador sobre las nuevas restricciones, un extremo que los posconvergentes niegan.

La trifulca interna se ha trasladado a la sesión plenaria en el Parlament y la oposición no ha dudado en requerir explicaciones ante tal "descontrol". Las cifras de la segunda ola, en cierto modo optimistas porque se ha doblegado la curva de contagios, no han tapado las quejas de Cs, el PSC, los 'comuns', el PPC y la CUP que si bien diferen en su opinión sobre las restricciones, coinciden a la hora de lamentar el desgobierno que generan los choques entre JxCat y ERC.

"Son un desastre para los catalanes, que no se merecen un gobierno que juegue con su salud y con la economía", ha espetado el dirigente naranja, Carlos Carrizosa, quien ha tachado de "desastre" la acción del Govern contra el covid-19 por actuar "a golpe de filtraciones y de enmiendas" provocando que "todo el mundo esté aterrorizado" con las medidas que toman. "Han dejado tirados y sin ayudas a los autónomos y les van a seguir pisando el cuello otros diez días más", ha inquirido tras el colapso de la polémica web de ayudas, y ha exigido que cese la "improvisación", poniendo como ejemplo la gestión de la Comunidad de Madrid.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha defendido que la oposición está siendo "más responsable" que el propio Govern, y les ha pedido una tregua al menos hasta las elecciones, un extremo en el que ha coincidido con la líder de los 'comuns', Jéssica Albiach, porque los catalanes, ha dicho, no se merecen este "desbarajuste": "No nos lo podemos permitir", ha lamentado Iceta sobre las divergencias entre JxCat y ERC, y les ha emplazado a gastar los recursos de los que disponen y a mentalizarse ya sobre la tercera ola para que estén prevenidos ante esa situación. 

Albiach ha definido como una "telenovela con acusaciones de traidores, intrigas y filtraciones" el estado actual del Ejecutivo catalán mientras hay "trabajadores al límite" en Catalunya. "No sé si son conscientes del daño que están haciendo al país", ha remachado, y ha pedido que tengan capacidad de entendimiento hasta el 14 de febrero, fecha prevista para la celebración electoral si la pandemia lo permite.

Para la CUP lo sucedido estas últimas semanas es "un patético final de un ciclo en el que JxCat y ERC sucumben al nefasto resultado de su política de gestionar una autonomía en declive". "Ustedes no salvan vidas, lo hace el personal sanitario", ha advertido a republicanos y posconvergentes. El PPC, por su parte, ha pedido al 'vicepresident' con funciones de Presidència, Pere Aragonés, que "ponga orden" para enderezar la situación.

El enemigo en casa

Te puede interesar

Aragonés ha sido contundente contra JxCat y ha tachado de "absolutamente lamentables" las filtraciones, pero el encargado de entonar los reproches en nombre de ERC ha sido el presidente del grupo parlamentario, Sergi Sabrià: "Algunos días tenemos la sensación de que gobierno y oposición se sientan en el Consell Executiu [...] Basta de peleas, basta de ir por libre, basta de buscar el desgaste del compañero, basta de filtraciones interesadas para después salir a hacerse el ofendido", ha lanzado a los posconvergentes sugiriendo que tienen al enemigo en casa en plena precampaña electoral. El diputado de JxCat, Lluís Guinó, ha sorteado el dardo y ha defendido que es importante saber rectificar cuando uno se equivoca.

Los 'consellers' Miquel Sàmper (JxCat) y Alba Vergés (ERC) han admitido que el Govern ha cometido "errores" y han recalcado la "responsabilidad muy grande" que tiene el Ejecutivo del que forman parte.