01 dic 2020

Ir a contenido

TENSIÓN ENTRE SOCIOS

ERC estalla contra JxCat y abandona la 'mesa covid' por las filtraciones

Aragonès lidera el plante a los puigdemontistas por la 'fuga' de un documento provisional sobre la desecalada

Los posconvergentes se sacuden las culpas y atribuyen a Salut el origen del escape

Xabi Barrena

Pere Aragonès pide que no se haga caso de las filtraciones del plan de desescalada. / FERRAN NADEU / VÍDEO: ACN / BERNAT VILARÓ

En Catalunya se contabilizaron este miércoles 68 fallecidos y 574 ingresados en la uci a causa del covid. En paralelo, miles de personas de los sectores afectados por las restricciones esperan noticias sobre sus empleos y muchos más están pendientes de sus planes personales y familiares. Y ERC, el partido que lidera (accidentalmente) el Govern, se negó a abordar en la misma mesa la actualidad pandémica con sus socios del Executiu por entender que estos eran "desleales" y actuaban más como un lobi, en beneficio de los intereses de alguno de los gremios de los sectores afectados, que del bien común de la sociedad. Ese es el panorama de un Govern que está en el tiempo de descuento desde el 29 de enero y que agoniza justo en la peor situación social de los últimos 80 años. Un panorama que la reunión nocturna entre socios, pergeñada para una reconciliación temporal, no mejoró.

Poco después de las 8.30 de la mañana, el 'president' sustituto se levantó de la mesa de coordinación gubernamental sobre el covid-19. Lo hizo indignado y tras abroncar a los 'consellers' reunidos (Meritxell BudóDamià Calvet y Ramon Tremosa, por parte de JxCat, y Josep BargallóEster Capella y Alba Vergés, por ERC). Antes de irse aseveró que "no se puede seguir trabajando hasta que no cesen las filtraciones". Tras Aragonès, y de manera escalonada, abandonaron la sala el resto de 'consellers' de ERC.

Tras abroncar a los 'consellers' de JxCat Aragonès se levantó de la mesa y le fueron siguiendo el resto de miembros del Govern de ERC

Documento provisional de desescalada

El motivo del enfado monumental de los republicanos es la publicación, en casi todos los medios, a media tarde del martes, de un documento provisional de Salut en el que bosqueja un posible plan de flexibilización de las restricciones. "El problema radica en que, con la filtración, se instrumentaliza información confidencial de un documento aún vivo", es decir, sobre el que se está trabajando, "para condicionar la decisión del Procicat" en la reunión del jueves, afirma una voz republicana. Huelga decir que ERC acusa a JxCat de la filtración y viceversa, en concreto a Salut.

"Que se filtren borradores es lamentable y no debe volver a pasar"

Pere Aragonès

Vicepresidente en funciones de 'president'

ERC ve detrás de este movimiento un doble interés. Beneficiar al gremio de la restauración, a quien el 'conseller' de Empresa, Ramon Tremosa, prometió defender su propuesta de apertura de locales y, al tiempo, "desgastar a Aragonès, en clave electoral". "Antes de la filtración, el debate era si los bares abrían o no el día 23. Una vez todos los medios lo dieron por hecho, la discusión ya se centraba en si abrían suficientes horas. Es una conducta irresponsable", lamentan los republicanos.

Fuentes de ERC atribuyen a Carles Puigdemont una estrategia electoral que pasa por dar la sensación de "caos" en el Govern, porque los republicanos, que ahora lideran el Executiu, se llevarían la peor parte. Una estrategia que Esquerra califica de "trumpista". Y el ariete, siempre según ERC, de esa táctica es Tremosa, que fue nombrado como "'conseller' de Economia en la sombra'" para hacer las veces de opositor interno al propio Aragonès.

Entre la filtración del martes y el mutis de Aragonès, fuentes del Govern detallan otra reunión, el mismo martes por la tarde en la que, según los republicanos, Tremosa amenazó con levantarse e irse del cónclave si no se atendía su petición de apertura de los locales.

Reunión Aragonès-Budó

Tras la marcha de los republicanos por la mañana, Aragonés citó a Budó en su despacho por la tarde. Ambos coincidieron en que había que desencallar el asunto. Según fuentes de ambas trincheras, hubo cierta distensión, y se emplazaron para una nueva reunión del 'comité covid', con los 'consellers' y los expertos (el secretario general de Salut, Marc Ramentol, el de Educació, Josep González-Cambray, y el doctor Josep Maria Argimon) por la tarde. "Aragonès ha entendido que no ha sido su mejor día", apuntó una fuente posconvergente para explicar ese clima de entente creado con Budó.

La reunión finalizó pasadas las 11 de la noche y sin acuerdo. El objetivo sentar las bases de la relación hasta el 14-F que, ambas partes entienden, es la mejor manera de afianzar una eventual renovación de la alianza tras las elecciones.

Antes, durante la tarde, Aragonès, Budó y Vergés se reunieron con los sectores afectados, con el fin de tranquilizarlos, en lo posible, tras toda la polvareda política. Tremosa se ausentó de algunas para acudir a la presentación de su libro.

Los republicanos ven en la fuga de información intenciones lobísticas y de desgaste electoral

Entre unas cosas y otras hubo sesión de control en el Parlament. Los republicanos (Aragonès y Sergi Sabrià) no ahorraron dardos contra los posconvergentes y estos (Miquel Sàmper) trataron de contemporizar ("la culpa es de todos").  El 'president' sustituto señaló que la situación es "lamentable" y dijo suscribir "palabra por palabra" el mensaje en las redes sociales del subdirector de Programas de Protección Civil, Sergio Delgado, que en un tuit tachó de "falta de respeto total" la filtración del borrador del plan de reapertura.