24 nov 2020

Ir a contenido

CONSELL EXECUTIU

Ni el Govern ni El Homrani detallan el cese de la cúpula de Treball

El Executiu alcanza los 2.800 millones de gasto extra en la lucha contra la pandemia

La Generalitat espera tener esta semana una nueva remesa de ayuda a los autónomos

Xabi Barrena

La portavoz del Govern, Meritxell Budó.

La portavoz del Govern, Meritxell Budó. / EUROPA PRESS

Ni una palabra. Transcurridas 24 horas desde que el ‘conseller’ Chakir El Homrani destituyera a dos de sus puntales, Josep Ginesta y Cesc Iglèsies, ni el propio titular de Treball ni el Govern ofrecieron ninguna explicación. La única que se asomó a los medios fue la portavoz del Executiu, Meritxell Budó, para dar constancia del cese de ambos y su relevo por Oriol Amorós y Marta Cassany.

Fuentes republicanas del Govern atribuyeron la medida, que afecta a dos personas con amplio predicamento e historial de responsabilidades en ERC, a El Homrani “pero obviamente trabajada con Pere Aragonès”. Una segunda fuente republicana, más sorprendida por la caída de los dos directores generales (“son gente que sabe”) la  atribuyó en exclusiva a el ‘conseller’ como vía de demostrar cierta proactividad después del fiasco generado la semana pasada con el lanzamiento de ayudas con ‘numerus clausus’ y riguroso orden de llegada.

El presidente de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, afirmó que los ceses buscan un "revulsivo" en el departamento. "El 'conseller' ha decidido hacer cambios con la idea de reforzar "las áreas clave", señaló el republicano. Antes, los partidos de la oposición habían reclamado a El Homrani que dimitiera. 

Mejora pandémica

El doble cese se produce justo cuando los ecos de la chapuza se iban difuminando y cuando el Govern ultima (se espera para esta misma semana) una nueva tanda de ayudas, esta sí, prolongadas en el tiempo y sin primar la velocidad del autónomo con el ratón del ordenador. Y justo cuando los datos sanitarios permiten ya anunciar la flexibilización de las restricciones a los sectores económicos afectados.

La portavoz del Govern anunció, sin detallar “porque no está aun cerrado”, la atenuación de estas limitaciones, aunque sí señaló que los sectores de la restauración, la cultura y el deporte estarían entre los beneficiados. Según Budó, el nuevo espíritu que rige el Govern es el de atender atender al binomio salud-economía. Con todo, aseveró que no se está “en un escenario de desescalada, sino de flexibilización de las restricciones”. 

Por otra parte, el Govern aprobó un nuevo aumento de su presupuesto, a cargo del fondo extraordinario del Estado para la lucha contra el covid-19, de 795 millones. La mayor parte de este incremento se derivará a la Conselleria de Salut. Es este el cuarto aumento desde el inicio de la pandemia, junto con los 1.230 millones de julio, los 354 de septiembre y los 420 derivados de la variación del límite de déficit, después de que se situara la tasa de referencia del déficit para este 2020 en el 0,2% del PIB.

Fondos con los que crean distintas ayudas, como la aprobada este mismo martes, por valor de 25 millones de euros, de compensación al sector deportivo por el cierre de las instalaciones decretado. Pueden optar a estas ayudas los titulares de la gestión de estos equipamientos, sean clubes, federaciones o empresas del sector.