CARGO RESTITUIDO

Trapero acepta volver a dirigir los Mossos d'Esquadra

Después de ser absuelto, el mayor ha aceptado la propuesta de Sàmper y retomar el mando que perdió en aplicación del artículo 155

"Era necesario y justo volver a la situación que había antes del 1-O", resume el comisario Sergi Pla, portavoz del sindicato de mandos Copcat

El mayor Trapero, restituido como jefe de los Mossos d’Esquadra. En la foto,  Josep Lluís Trapero, con el ’conseller’ de Interior, Miquel Sàmper. / DEPARTAMENT D'INTERIOR / VIDEO: EFE

3
Se lee en minutos
Guillem Sànchez

El mayor Josep Lluís Trapero vuelve a asumir el liderazgo de los Mossos d'Esquadra. Acepta así finalmente la oferta del 'conseller' d'Interior, Miquel Sàmper. Trapero fue destituido en aplicación del artículo 155 a finales del 2017. Durante tres años ha ejercido tareas menores, alejadas del día a día y sin contacto con la cúpula del cuerpo. Un periodo de tiempo que ha pasado en la penumbra, rechazando las centenares de entrevistas que le han pedido, concentrado en preparar su defensa en el juicio en la Audiencia Nacional. Semanas después de conocer una sentencia que lo absolvía, que ponía fin a un calvario personal e institucional, Trapero ha decidido regresar a la dirección del cuerpo policial autonómico. Volver al mismo lugar del que fue apartado en el turbulento otoño catalán del 2017. 

Trapero, tras el fallo judicial y la oferta de Sàmper, había pedido al 'conseller' unos días para meditar si aceptaba o no la proposición de regresar. Este jueves, el mayor le ha trasladado que sí pensaba hacerlo y el 'conseller' le ha respondido que procedía a activar su restitución de forma inmediata. 

En una reunión que Sàmper ha mantenido con el director general, Pere Ferrer, y con el hasta este jueves comisario jefe de la policía catalana, Eduard Sallent, el 'conseller' ha informado a este último de que iba a ser relevado de su cargo por Trapero. Después, ha llamado al mayor, con quien ha mantenido una primera reunión para escenificar en la Conselleria un traspaso de poderes que se ha hecho sin la presencia de Sallent. 

Sàmper ha agradecido en un comunicado los servicios prestados a Sallent, que se ha hecho cargo de los Mossos en situaciones tan complicadas como las sucedidas en el otoño del pasado 2019, con el estallido de graves altercados que sacudieron Catalunya, y sobre todo Barcelona, tras la condena del Tribunal Supremo a los líderes del 'procés'. 

Tres años al margen

Ha sido otra sentencia, la de la Audiencia Nacional, la que ha terminado devolviendo a Trapero al puesto de máxima responsabilidad del cuerpo. Absuelto de la acusación de sedición por la actuación de los Mossos frente a la Conselleria de Economia el 20 de septiembre del 2017 y, sobre todo, durante la votación del 1-O, el mayor recibió el ofrecimiento enseguida de ocupar un lugar que perdió en aplicación del artículo 155 por parte del gobierno de Mariano Rajoy. Él fue el único policía destituido entonces. Ahora recupera el cargo, cuando se cumplen tres años durante los cuales se ha mantenido al margen de todo, concentrado en su defensa. 

El regreso de Trapero parecía cuestión de tiempo dado que no había rechazado de entrada la propuesta de Sàmper, lo cual indicaba que meditaba seriamente la opción de aceptarla. Este jueves la Conselleria le ha entregado de nuevo el timón. La decisión abre un nuevo horizonte dentro del cuerpo y, previsiblemente, conllevará cambios importantes en la propia cúpula. "Era imprescindible, necesario y de justicia, restituir la situación previa al 1-O. Nadie hubiera entendido, conociéndolo, que hubiera dicho que no o que hubiera aceptado un cargo de carácter más político", razona el comisario Sergi Pla, portavoz del sindicato de mandos Copcat

El cuarto cambio en tres años

En aplicación del 155, Ferran López substituyó a Trapero y tuvo que lidiar con un momento especialmente turbulento para el cuerpo, enfrentado con la Policía Nacional y con la Guardia Civil, investigado por la justicia y con el Govern intervenido por el ejecutivo de Rajoy. No son pocos los que en el seno de los Mossos creen que entonces se acercaron al abismo mucho más de lo que se sabe públicamente. Para navegar aquellas aguas, fue decisivo el talante conciliador de López. 

Noticias relacionadas

Con el fin del 155 y la restitución del Govern, Miquel Buch fulminó a López y dio la batuta a Miquel Esquius. No duró mucho porque Buch, de nuevo, lo relevó por Eduard Sallent, quien más tiempo ha estado al frente de los Mossos desde la marcha de Trapero. Este jueves, le tutela regresa al mayor: cuatro cambios de jefe en tres años.