JUICIO DE LOS ATENTADOS DEL 17-A

El juez Guevara: "Si ahora es moda no respetar las instituciones, aquí se respetan"

El magistrado advierte a Cuevillas que estudiará denunciarle al Colegio de Abogados por un comentario irónico sobre su amabilidad

"A mí no se me contesta de esa forma. A mí personalmente, sí, pero a lo que estoy representando, no", sostiene el presidente del tribunal

El magistrado Alfonso Guevara, durante el juicio por los atentados del 17 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils, el pasado 10 de noviembre.

El magistrado Alfonso Guevara, durante el juicio por los atentados del 17 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils, el pasado 10 de noviembre. / FERNANDO VILLAR (POOL EFE)

Se lee en minutos

Con la forma de expresarse habitual del magistrado Alfonso Guevara, presidente del tribunal que juzga los atentados de Barcelona y Cambrils de 2017, era solo cuestión de tiempo que se produjera un enfrentamiento con alguna de las partes. Al final el primer encontronazo serio ha sido con el diputado Jaume Alonso-Cuevillas, abogado de Carles Puigdemont y, en este juicio, de los padres del niño de tres años muerto en La Rambla, que le agradeció la "amabilidad" con la que le había impedido preguntar por unas actas policiales.

"La ironía a otro lado, se lo advierto", le respondió Guevara, que añadió: "Creo que no he faltado el respeto a ninguno, he elevado el tono, porque no me oían... A mí no se me contesta de esa forma. A mí personalmente sí, pero a lo que estoy representando, no. Si ahora es moda no respetar las instituciones, aquí se respetan". Concluyó justo antes de anunciar que estudiará denunciar al letrado al Colegio de Abogados por lo que entendía había sido una falta de respeto.

Guevara se caracteriza por su tono brusco y cortante con los abogados, tanto de la defensa como las acusaciones. El enfrentamiento con Alonso-Cuevillas se produjo cuando este intentaba preguntar a uno de los mossos que interrogó al superviviente de Alcanar, el acusado Mohamed Houli Chemial, por las actas policiales levantadas.

Desde que empezaron los testigos una de las obsesiones del presidente del tribunal ha sido no preguntar a los mossos que acudían en esa condición por lo que luego ampliarán como peritos. Alonso-Cuevillas quería preguntar al agente por unas actas y Guevara le prohibió preguntar por el "contenido". El letrado dijo que entonces preguntaría por el "continente", pero efectivamente se refería a datos incluidos en las actas vetadas, lo que motivó que el presidente declarara impertinente su pregunta.

"A la basura"

Precisamente este miércoles Alonso-Cuevillas vio cómo Guevara enviaba literalmente "a la basura" por extemporáneo un informe que intentó incorporar ayer mismo a la causa que se inició tras los atentados en 2017 y con el que pretendía cuestionar la muerte en Alcanar del imán Abdelbaki Es Satty. 

En cualquier caso, el enfrentamiento tuvo algo de bueno, porque el tono de Guevara con el resto de abogados se suavizó e incluso dijo que respetaba a la abogada de Driss Oukabir a la que, en su turno, había reprendido por no llevar suficientemente preparado el interrogatorio de los testigos y preguntar por una declaración de su cliente que no se produjo.

"Es como si pongo 'Dios bendito'" 

Noticias relacionadas

Aunque eso no impidió que siguiera habiendo ciertos momentos de más tensión, como cuando intentó impedir a preguntas de una de las acusaciones que se conociera la contraseña del teléfono del acusado Driss Oukabir, que era en árabe "Alá es el más grande". Guevara señaló que se trata de "una manifestación de creencia" y por eso había tratado de impedir que se dijera.

"Es como como si yo pongo en mi teléfono 'Dios bendito'. Vamos a empezar a distinguir", añadió el presidente del tribunal y el letrado de la acusación dejó en manos de la Sala la valoración incriminatoria de esas palabras.