24 nov 2020

Ir a contenido

CAMINO A LAS URNAS

Iceta busca un 'frente amplio'

La estrategia del PSC es crecer con votantes de todas sus fronteras ideológicas

En el partido temen que la abstención perjudique su crecimiento electoral

Daniel G. Sastre

Pedro Sánchez, junto al líder del PSC, Miquel Iceta, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el pasado 6 de febrero en Barcelona. 

Pedro Sánchez, junto al líder del PSC, Miquel Iceta, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el pasado 6 de febrero en Barcelona.  / ENRIC FONTCUBERTA (EFE)

Los resultados de las dos últimas elecciones al Parlament son traumáticos para el PSC. Muy lejos de las cifras millonarias de votantes de Pasqual Maragall, en lo más crudo del ‘procés’ los socialistas catalanes se vieron superados por Ciudadanos, tras la irrupción de Inés Arrimadas como candidata. En un contexto algo diferente, menos inflamado, el PSC espera que las urnas en el 2021 le devuelvan parte de lo perdido en esta década negra para ellos.

La estrategia está clara. El líder del PSC, Miquel Iceta, explicitó el lunes el mensaje que va a repetir incansablemente hasta el día de las elecciones, que espera que cale en la sociedad catalana: "Somos el centro de gravedad de la alternativa al independentismo". Si en el 2015 y sobre todo en el 2017 Cs se hizo con la mayoría de votos de los contrarios a la secesión, ahora Iceta espera recuperarlos en un contexto menos enconado.

La cuestión, para los socialistas, es cómo hacerlo. Y la idea de la dirección del partido ya está clara: seducir a electores de todas las fronteras posibles por la vía de la captación de pequeños partidos y personalidades relevantes de otras órbitas. Ya lo hicieron en el 2017 con el acuerdo electoral con Units per Avançar, la formación del exdirigente de Unió Ramon Espadaler.

Tender puentes

"Se trata de evitar que la tela de la convivencia se rasgue más", dice una fuente del partido, que insiste en que el PSC debe significar para los electores "determinación" –a la hora de "seguir tendiendo puentes" entre catalanas- y "utilidad" como formación que puede encargarse de tareas de gobierno.

En esa línea está la reunión que la plana mayor del PSC –además de Iceta estaban el ministro de Sanidad y secretario de Organización Salvador Illa y la portavoz parlamentaria Eva Granados- mantuvo con representantes no solo de Units, sino también de la Lliga Democràtica y Lliures. Se trata de partidos no independentistas que han nacido tras la implosión de lo que en su día fue Convergència i Unió.

En el partido han detectado que el crecimiento de la abstención puede ser uno de los principales enemigos de su remontada. "Las encuestas dicen que el bloque que más se moviliza es el independentista, porque tiene algo que hacer aún. El no independentista cree que ya no existe la amenaza, y eso puede hacer que toda la gente que en algunos municipios fue a votar a Cs en el 2017 esta vez no se mueva", dice una fuente de la dirección. La participación en las últimas elecciones catalanas se fue casi al 80%; los socialistas temen que una caída de cerca del 10% pueda perjudicarles.

Crecimiento "equilibrado"

El objetivo, dice Iceta, es crecer de forma "equilibrada", tanto con nuevos votantes que procedan de sectores más conservadores que el PSC como de otros que vengan de más a la izquierda. Por eso el primer secretario de los socialistas catalanes también se ha reunido últimamente, de forma discreta, con quien fuera candidato de los ‘comuns’ en las elecciones del 2015, Lluís Rabell. "En política quien suma, gana. En estos momentos, el independentismo está dividido y fragmentándose, y en cambio el PSC va creciendo como la referencia para mucha gente que lo que quiere es un cambio", insistió el lunes el líder del PSC.

Otras fuentes subrayan que Iceta se ve "con todos", y no siempre con la intención de llegar a un acuerdo electoral. Hay diferentes visiones internas sobre estos acercamientos, pero en la dirección no creen que puedan perjudicarles. Admiten que hay "un pequeño grupo de personas" que pueden estar molestas por que el PSC se abra a fuerzas que no pertenecen a su espacio tradicional, pero piensan que se compensa por otro lado. "En la ejecutiva del lunes apoyamos ese tipo de conversaciones, así expresas que eres capaz de dialogar con todo el mundo", dice otra voz del partido.