"DISCIPLINA" COLECTIVA

El Gobierno espera tener las vacunas para el final del estado de alarma

Sánchez confía en poder implementar las campañas de vacunación dentro de seis meses, en mayo

Apunta que la llegada del tratamiento y el cambio de estación ayudarán a recuperar la normalidad

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, saluda a Pedro Sánchez a su llegada a la presentación del plan de recuperación y resiliencia en València, este 5 de noviembre. 

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, saluda a Pedro Sánchez a su llegada a la presentación del plan de recuperación y resiliencia en València, este 5 de noviembre.  / ROBER SOLSONA (EUROPA PRESS)

Se lee en minutos

Sergio Gómez

En medio del debate sobre la necesidad de adoptar medidas más duras para combatir la segunda ola de la pandemia , el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vuelto a apelar este jueves a la "moral de victoria" y a la "disciplina colectiva" que permitieron doblegar la primera ola para lanzar un mensaje de optimismo. El jefe del Ejecutivo ha situado a principios de mayo la implementación de las campañas con las nuevas vacunas que podrían estar listas para ese momento, coincidiendo con el final del estado de alarma de seis meses aprobado por el Congreso. Esta circunstancia, acompañada del cambio de estación, "nos ayudarán a recuperar progresivamente la ansiada normalidad", ha asegurado Sánchez durante la presentación del plan de recuperación postcovid en València.

El anuncio se produce dos semanas después de que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, avanzara la intención de recibir las primeras 3,1 millones de dosis de la vacuna entre finales de este año y principios de 2021 si las investigaciones avanzan según la hoja de ruta prevista.

Hasta entonces, Sánchez ha llamado a la ciudadanía a actuar "con el mismo esfuerzo y resistencia" que en primavera para volver a doblegar la curva. El presidente del Gobierno ha pedido un plazo de "dos o tres semanas" para evaluar las medidas que se están tomando antes de aplicar restricciones más severas como piden algunas comunidades autónomas, algo que también avanzó Illa hace unos días. 

Frente a las críticas, en cualquier caso, Sánchez ha puesto en valor la estrategia nacional acordada por el conjunto de las administraciones en el seno del Consejo Interterritorial de Salud, como instrumento que guía las decisiones, ante los interrogantes que se plantean sobreposibles nuevos confinamientos domiciliarios. Una hoja de ruta que descansa sobre tres pilares: los indicadores comunes y homologados para todas las autonomías; el repertorio de acciones acordadas en común y respaldadas por el estado de alarma (que van desde la limitación de horarios o de personas en espacios públicos a los cierres perimetrales o clausura de establecimientos); y una evaluación común para medir la eficacia de estas medidas.

Te puede interesar

El presidente ha vuelto a incidir en que el periodo de seis meses del estado de alarma es "el que marcan los científicos". Sánchez, además, ha recordado que el reto es lograr, tras el fin del estado de alarma previsto para el 9 de mayo, una incidencia acumulada de la pandemia de 25 casos por cada 100.000 habitantes cada 14 días.