25 nov 2020

Ir a contenido

Operación de la Guardia Civil

El juez afirma que Madí descalificaba a Torra y decía mandar en Interior

En un auto, Joaquín Aguirre lo considera sospechoso de "tráfico de influencias" para lograr contratos de la Generalitat

También destaca que aconsejó que Miquel Sàmper "no hiciera nada" hasta hablar con él y que Buch cayó porque no dejó a Torra hacer sus "animaladas"

G. Sànchez / J.G.Albalat

Madí presentó el 8 de noviembre del 2010 la campaña electoral de CIU en una carpa en los Jardinets de Gràcia.

Madí presentó el 8 de noviembre del 2010 la campaña electoral de CIU en una carpa en los Jardinets de Gràcia. / JULIO CARBÓ

La Guardia Civil pinchó decenas de teléfonos móviles en la operación contra el llamado 'estado mayor' del expresident Carles Puigdemont. De estas escuchas, según el auto del juez Joaquín Aguirre, se desprende que David Madí, presidente de Aigües de Catalunya, fue uno de los líderes de Tsunami Democràtic y cometió supuestamente "tráfico de influencias" para conseguir diversos contratos públicos. Aguirre también cree que Madí sigue teniendo mucho peso dentro del Govern y recoge en el escrito expresiones muy descalificativas que el sospechoso, presuntamente, habría usado contra Quim TorraOriol Junqueras o David Bonvehí. 

En el escrito, Aguirre destaca que Madí y Xavier Vendrell, otro de los encausados, se reunieron el 21 de octubre del 2019, una semana después de los graves altercados que se produjeron en Catalunya en protesta contra el encarcelamiento de los líderes al 'procés', con el entonces 'conseller' d’Interior, Miquel Buch, y el secretario d’Interior, Brauli Duart, ambos ya cesados por el president Torra. Y que tras esa reunión, Vendrell afirmó haberle "salvado el culo" a Buch –muy cuestionado por el independentismo por la actuación de los Mossos d'Esquadra durante las protestas–. También que Madí, cuando Buch y Duart fueron finalmente cesados, aseguró que a ambos "Torra se los folla porque le han llevado la contraria o no le han dejado hacer sus animaladas".

Según Aguirre, Madí "tampoco duda de que los Mossos estarán a su lado si declaran la independencia". Una información que el juez no considera "baladí" porque "tras el nombramiento de Miquel Sàmper" como 'conseller' d’Interior en substitución de Buch, "lo primero que dice es que no haga nada sin que primero hable con él porque hay que explicarle muchas cosas a nivel de personas de confianza y de todo. Que todo el equipo que hay allí –en la 'conselleria'– es suyo".

El auto incluye expresiones de Madí muy descalificativas para Torra –"subnormal", Oriol Junqueras –"desequilibrado"– o David Bonvehí –"subnormal"–. Y sostiene asimismo que Madí es sospechoso de "tráfico de influencias" y que por ese motivo ha contratado "a Joan Puigcercós y a Cinta Pascual" para que le abran "los consistorios gobernados por ERC". También ha tratado de influir "en la Agencia Catalana del Agua" con el objetivo "de que se realice un concurso sobre la detección de Covid-19 en el agua". Y concluye que Madí "ha intentado obtener rédito económico de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus".