DECISIÓN JUDICIAL

El juez avala la semilibertad de Forcadell y Bassa

El magistrado desestima el recurso presentado por la fiscalía contra la decisión de la Generalitat

Las resoluciones destacan que el riego de reincidencia es bajo y que ninguna quieren volver a la política

Carme Frocadell, saliendo de la prisión de Wad-Ras tras optener el tercer grado penitenciario, en julio pasado.

Carme Frocadell, saliendo de la prisión de Wad-Ras tras optener el tercer grado penitenciario, en julio pasado. / ACN / ALBERT CADANET

Se lee en minutos

J. G. Albalat

El juez de vigilancia penitenciaria Jesús Ignacio Mendoza ha avalado este martes la semilibertad (tercer grado pernitenciario, que les permite solo ir a dormir a la prisión) que la Generalitat concedió en julio a la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y a la 'exconsellera' de Dolors Bassa, ya que, en su opinión, no presentan riesgo de reincidencia y la gravedad de sus condenas no es un "obstáculo insalvable".

En sendos autos, el titular del Juzgado de Vigilancia número 1 de Barcelona desestima los recursos presentados por la fiscalía contra el tercer grado a ambas condenadas por el Tribunal Supremo por el 'procés'. Forcadell y Bassa, a diferencia de los dirigentes independentistas encarcelados en el centro penitenciario de Lledoners, han seguido disfrutando del régimen abierto porque la justicia descartó suspendérselo. Esta decisión puede ser impuganada por la acusación pública ante el mismo juzgado o ante el Tribunal Supremo, como órgano sentenciador.

El magistrado considera que Bassa y Forcadell cumplen los requisitos para la semilibertad y recuerda que el tercer grado "no es una gracia o indulto atenuado", sino una modalidad de cumplimiento de la pena en tanto se ha progresado en otras fases inciales, y constituye un "eje esencial la asunción de los hechos objeto de la condena como indicativo de la reeducación  y reinserción" Para el togado. "la gravedad delictiva (en este caso sedición) y el tiempo de cumplimiento" no constituyen "obstáculos insalvables si la respuesta al tratamiento penitenciario es la adecuada", y concreta que incluso es posible, aunque sea "excepcional", conceder el tercer grado ya desde la entrada en el centro penitenciario

Autocrítica e ideología

En el caso de Forcadell, que ingresó en prisión preventiva en marzo del 2018, el juez valora que ha seguido con "óptima implicación" el tratamiento encaminado a revisar los hechos por los que fue condenada, lo que se concreta en "una actitud favorable de autocrítica", "de adecuada resolución de los problemas" y una identificación de "los riesgos y el comportamiento pasado". El auto también hace mención a los "niveles bajos en los factores de riesgo, buena empatía y óptima estabilidad" de la expresidenta del Parlament, sin proyectos de "efectividad en la vía política". Por tanto, "no se deducen factores obstaculizantes" al desempeño de "vital" de Forcadell "en el contexto de semilibertad". 

Respecto a Bassa, el juez sostiene que, "sin renunciar a la ideología, materia no punible obviamente", la 'exconsellera' muestra los recursos adecuados para abordar "alternativas diferentes" a los hechos por los que fue condenada, los cuales reconoce, igual que las "consecuencias de los propios actos". Como Forcadell, el riesgo de incidencia es mínimo.

Planes de futuro

Te puede interesar

El auto de Basa sostiene, además, que la exalto cargo tampoco tiene "ninguna intención de retornar a la esfera política", porque sus planes de futuros son trabajar, jubilarse, cuidar a su madre y vivir en familia. El juez detalla que la 'exconsellera' ha seguido en el centro penitenciario actividades "orientadas a potenciar los valores prosociales", incluyendo entrevistas personales para trabajar los factores que la "predispusieron" a los hechos por los que fue condenada.

Según el magistrado, Bassa "no presenta necesidades personales susceptibles de terapia, y sí recursos para reorientar su vida lejos de factores de riesgo", a lo que se suma su petición de asesoramiento legal "como elemento de control ante cualquier intervención de carácter público", "y la mención última de rehusar y excusarse" de "ofertas de retorno al ámbito político". Incide en que la 'exconsellera' ha cumplimentado el "encaje" del cumplimiento penitenciario con "la figura de la inserción plena" a través de la formación. Así, ha estudiado un master en Filosofía del Pensamiento Contemporáneo.