24 nov 2020

Ir a contenido

XXIII CONFERENCIA DE PRESIDENTES

Las autonomías ejecutarán el 50% de los fondos europeos

Sánchez garantiza a los presidentes que podrán promover proyectos en el ámbito de sus competencias

Aragonès reclama ante Von der Leyen y en inglés un referéndum de autodeterminación para Catalunya

Juanma Romero Xabi Barrena

Pedro Sánchez, junto a la presidenta del Senado, Pilar Llop, y las ministras de Política Territorial y Hacienda, Carolina Darias y María Jesús Montero, este 26 de octubre antes de la XXIII Conferencia de Presidentes en la Cámara alta. 

Pedro Sánchez, junto a la presidenta del Senado, Pilar Llop, y las ministras de Política Territorial y Hacienda, Carolina Darias y María Jesús Montero, este 26 de octubre antes de la XXIII Conferencia de Presidentes en la Cámara alta.  / CHEMA MOYA (EFE)

Ya son 17 las conferencias de presidentes celebradas desde el estallido de la pandemia de covid-19, 23 desde que se alumbró en el 2004 este foro de interlocución del Estado con las comunidades, y la de este lunes discurrió sin tensiones. Era esperable, porque el pegamento eran los fondos europeos, la salva de 140.000 millones de euros —entre transferencias y préstamos— que regarán también las autonomías. Y Pedro Sánchez, para allanar el camino, garantizó ya desde el arranque de la cumbre que más del 50% de los proyectos del plan de recuperación y resiliencia serán ejecutados por las comunidades. 

El presidente del Gobierno devolvió al Senado su condición de sede de la conferencia de presidentes, después de que las 14 celebradas en la primera ola del coronavirus y la última, la del mes pasado, se organizaran desde la Moncloa y la anterior, la del 31 de julio, se desplazara a La Rioja. Pero, en esta ocasión, el principal reclamo era la presencia de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que participó de la reunión de manera telemática, como todos los mandatarios autonómicos y el jefe de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), el socialista Abel Caballero, alcalde de Vigo. La cita se produjo además con un nuevo estado de alarma activo en todo el país, decretado el domingo por el Consejo de Ministros. Está pendiente si el Gobierno podrá prorrogar la medida hasta el 9 de mayo, pero al menos durante la conferencia no se escuchó ningún cuestionamiento, ni siquiera de los barones del PP (sí fuera de ella). 

El foco se situó, pues, en la lluvia de millones de Europa. Sánchez confirmó que el proyecto de Presupuestos del Estado para el 2021, que este martes aprobará el Consejo de Ministros —horas más tarde Unidas Podemos aguó el anuncio del líder socialista al no dar por cerrado el acuerdo, pero las diferencias se salvaron a última hora—, incorporará un adelanto de 27.000 millones de euros del fondo comunitario. Un tercio del total de 72.000 millones de transferencias directas que corresponden a España. El presidente aseguró, tras la pregunta del andaluz Juanma Moreno, que el Ejecutivo no renuncia a pedir el montante de 140.000 millones, pero los 68.000 millones de préstamos se reclamarán más adelante. Se ejecutarán primero, por tanto, las ayudas a fondo perdido

"Tienen que reactivar la economía y avanzar hacia un futuro más ecológico y resiliente. El éxito del plan dependerá de la calidad de las inversiones"

Ursula von der Leyen

Presidenta de la Comisión Europea

El jefe del Ejecutivo explicó que los presidentes autonómicos podrán promover, en el plan de recuperación, proyectos o programas en cualquier ámbito, porque hay competencias que son de las comunidades y que están muy vinculadas al borrador entregado a Bruselas. Así, las autonomías podrán ejecutar proyectos y programas que presenten y sean aprobados en materia de vivienda, educación, políticas sociales, políticas activas de empleo o medio ambiente. Y para ello se acordarán convenios marco entre los ministerios implicados y las regiones. Además, se pondrá en marcha la conferencia sectorial de fondos europeos liderada por Hacienda, igual que se eliminarán trabas burocráticas y reformarán leyes para agilizar la absorción de los recursos llegados de Bruselas. 

Sánchez citó algunos proyectos que podrán ser ejecutados por las comunidades atendiendo a sus competencias, como la rehabilitación sostenible de viviendas, a la que se reservarán 4.350 millones. 2.500 millones se destinarán a políticas medioambientales; 7.000, a políticas educativas; 2.000, a la economía de los cuidados, y 600, a la modernización y digitalización de las administraciones públicas. Además, se lanzará el Plan Justicia 2030, para "impulsar un servicio público de justicia eficiente y de mayor calidad", que supondrá la creación de oficinas judiciales en 5.200 municipios. 

"Ola de renovación"

"Han estado ustedes ahí para ayudar a la población y ahora Europa quiere estar ahí con ustedes", les dijo Von der Leyen a los mandatarios autonómicos, a los que apremió a plantear "reformas e ideas valientes". "Tienen que reactivar la economía y avanzar hacia un futuro más ecológico y resiliente. El éxito del plan dependerá de la calidad de las inversiones", apuntó, llamándoles a trabajar "en equipo". Y añadió que son los presidentes los que tienen que llevar la "ola de renovación" a sus territorios y ciudades. El fondo Next Generation EU es, recalcó, una "oportunidad única". Además, adelantó que podrán tener interlocución directa con la Comisión, porque sus técnicos estarán en contacto con los consejeros autonómicos que se encarguen de los fondos en cada territorio. 

No hubo acuse de recibo de la dirigente alemana a la petición de referéndum y Page afea el uso del inglés

Los mandatarios autonómicos coincidieron en reclamar criterios "objetivos", "transparentes" y "justos", no "partidistas" a la hora de repartir los fondos. Pero mientras que unos enfatizaban el peso de la población o la afección del paro, otros, como los responsables de Asturias o Aragón, pedían tener en cuenta el envejecimiento o la despoblación rural. 

Pere Aragonès, 'president' en funciones de la Generalitat, aprovechó la presencia de Von der Leyen para reclamar, en inglés, un referéndum de autodeterminación. "Catalunya es un país europeo, profundamente comprometido con la Unión Europea. Nuestra aspiración es poder participar con nuestra propia voz, como hacen todos los Estados. Esta aspiración tan solo puede resolverse con más democracia, como se resuelven todos los conflictos políticos en Europa", señaló el dirigente republicano, quien añadió que el Govern está preparado para asumir la gestión directa de los fondos. El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, afeó el uso del inglés a Aragonès: "La lengua española es la lengua de todos", le espetó. También levantó ampollas que Aragonès se refiriera a Catalunya como "nación", lo que motivó que algún presidente autonómico señalara que "la nación es España".

Ya en rueda de prensa posterior, el vicepresidente advirtió de que no pensaba "normalizar una situación de represión". Aceptó, sin embargo, que apenas hubo acuse de recibo por parte de la presidenta de la Comisión Europea. "Como era una conferencia telemática y se abordaban muchos temas", no hubo ninguna reacción por parte de Von der Leyen, explicó Aragonès, que no reparó "en qué cara ponían el resto de interlocutores", en referencia a Sánchez y los demás dirigentes autonómicos.

El 'president' de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, escucha a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante la XXIII Conferencia de Presidentes, celebrada de manera telemática, este 26 de octubre. / efe / epa

Tampoco el Gobierno se detuvo en el pasaje. La ministra de Política Territorial, Carolina Darias, la encargada de resumir la jornada de trabajo por la parte del Ejecutivo central, prefirió subrayar que el sentimiento más generalizado fue el de "esperanza". Confianza en que el maná europeo ayude a superar una crisis en todos los ámbitos. 

Proyectos "viables y de futuro"

El popular Alberto Núñez Feijóo pidió un reparto de los fondos europeos con "criterios transparentes y objetivos" y para proyectos "viables y de futuro". El jefe de la Xunta explicó que ya ha enviado al Gobierno una propuesta de un centenar de proyectos que movilizarían más de 9.400 millones de euros.

Los presidentes piden criterios objetivos y claros y un reparto justo de los fondos

"Criterios objetivos y transparentes", coincidió la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, que también insistió en la necesidad de un "papel protagonista" para las autonomías y de protocoles "comunes" para proteger las fronteras —de nuevo, el acento en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas—. El murciano Fernando López Miras, también del PP, pidió que sea una agencia evaluadora externa la que certifique un proceso de reparto de los fondos llegados de la Unión Europea "transparente y equitativo". 

Que no haya "discrecionalidad", convergió el andaluz Juanma Moreno, al que según sus cálculos le corresponderían 23.000 millones de euros totales. Pero los fondos no son transferencias directas a las autonomías, sino programas que han de ejecutarse, en este caso con participación de regiones y ayuntamientos. 

Y si el canario Ángel Víctor Torres pidió tener en cuenta criterios de población, tasa de paro y afección de la crisis del covid en el PIB, el asturiano Adrián Barbón, también socialista, trasladó a Von der Leyen la "urgente necesidad" de proteger el acero a través de un arancel medioambiental que proteja a la industria siderúrgica frente al "acero sucio" de terceros países. Barbón quiere que se tengan en cuenta factores como el envejecimiento o la despoblación. En las políticas verdes también puso el acento la presidenta navarral, María Chivite, también del PSOE. El barón valenciano, Ximo Puig, incidió en la necesidad de un "espacio Schengen sanitario". 

Habrá 4.350 millones para viviendas, 2.500 para políticas verdes o 7.000 para educación

El lendakari celebró la presencia de Von der Leyen por lo que supone el reconocimiento del "papel clave" de las autonomías en la salida de la crisis. "Los Estados miembros son la puerta de entrada a los fondos Next Generation. Los gobiernos autonómicos somos el piloto de esa recuperación pegada a la realidad territorial", sostuvo Iñigo Urkullu.

Los fondos, añadió García-Page, son una "enorme esperanza" que deben dirigirse a "tapar la hemorragia, a taponar la herida". Porque, recordó a los que contraponen economía y virus, si no se ataca el covid, "no arreglaremos la economía".