28 nov 2020

Ir a contenido

congreso de los diputados

El Gobierno confía en que puede sacar su plan con el 'sí' del PNV y el PDECat

El Ejecutivo negocia para convencer a ERC y Cs de que lo apoyen o como mínimo se abstengan

La votación puede visibilizar el divorcio entre PDECat y Junts en el Congreso

Pilar Santos

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, este 21 de octubre durante la moción de censura de Vox en el Congreso.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, este 21 de octubre durante la moción de censura de Vox en el Congreso. / DAVID CASTRO

La gravedad de la segunda ola del coronavirus ha llevado a algunos partidos que habitualmente son reacios a la intervención del Gobierno central a anunciar el 'sí' al nuevo estado de alarma hasta el 9 de mayo que propone Pedro Sánchez. Es el caso de los cuatro diputados del PDECat y los seis del PNV, que ya han comunicado que votarán a favor de la cobertura jurídica que la Moncloa ofrece a todas las autonomías para que puedan hacer frente a los contagios. Según fuentes parlamentarias, el jefe del Ejecutivo está tranquilo porque solo necesita mayoría simple y tiene amarrada la aprobación de su iniciativa mediante 'síes' y abstenciones. No le inquieta que el PP pueda decidir votar en contra, de ahí la contundencia con la que la ministra Carolina Darias rechazó este lunes las ocho semanas que planteaba Pablo Casado.   

En el Congreso cuentan con que el nuevo estado de alarma y también su prórroga se debatirán y someterán a votación el próximo jueves. Los contactos de la dirección del grupo socialista han sido múltiples estas últimas horas. Con especial cuidado está escuchando las peticiones de Cs y ERC, dos grupos que son claves para sus intereses. A ninguno de los dos les gusta que el periodo sea tan extenso y ambos reclaman a Sánchez mayor rendición de cuentas durante el plazo en que se alargue esa medida extraordinaria. 

División del grupo

Con el 'sí' de los parlamentarios del PSOE, Podemos, el PNV, los cuatro del PDECat (que podrían votar diferente a sus otros compañeros de Junts per Catalunya) y el diputado de Nueva Canarias, el Ejecutivo ha reunido ya 166 votos a favor de los 350 de la Cámara. Solo ha confirmado el rechazo total Vox (52). Y, como necesita solo más 'síes' que 'noes', confía en que los de Inés Arrimadas y los republicanos catalanes, si no dan su apoyo, se abstengan como mínimo, además de lograr algún respaldo más entre los grupos pequeños (Más País, Compromís, Teruel Existe, BNG...).

Los nacionalistas vascos celebran que ahora las decisiones correspondan a las autonomías

El portavoz del PDeCAT, Marc Solsona, defendió que el estado de alarma es "necesario en la situación actual", por lo que cuenta con el "voto inicial" de los cuatro parlamentarios del partido. Ferran Bel, Sergi Miquel, Concepció Cañadell y Genís Boadella se mantienen en el mismo grupo que los cuatro de JxCat, pero disponen de autonomía de voto tras el divorcio entre ambos. Junts no ha concretado su decisión, pero ve que la iniciativa de la Moncloa "no dota de los instrumentos necesarios a la Generalitat para tomar medidas y acciones concretas en Catalunya".

Por su parte, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, también confirmó la luz verde de su partido si el decreto de alarma "se mantiene" en los términos de que sean las comunidades autónomas las competentes para tomar las decisiones correspondientes "pegadas al terreno". 

Cs y los plazos 

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, señaló que la prórroga de seis meses del estado de alarma planteada por el Gobierno resulta "excesiva" y que intentará negociar con el Ejecutivo para que la ampliación de la medida constitucional sea "mucho menor". La predisposición de su partido es favorable a los intereses de Sánchez, ya que apoyó todas las prórrogas que se votaron en primavera.

Ciudadanos asume que el estado de alarma deberá estar vigente en España a "largo plazo" para que se puedan adoptar medidas de lucha contra el coronavirus dentro de un marco jurídico "estable", pero exigirá al Gobierno que el presidente comparezca periódicamente en la Cámara baja para rendir cuentas sobre la gestión de la pandemia.