29 nov 2020

Ir a contenido
La abogada Olga Tubau

JORDI COTRINA

LA ABOGADA QUE LOGRÓ LA ABSOLUCIÓN

Olga Tubau: la elegancia en el estrado

La defensora de Trapero tiene una sensibildiad especial y una tércnica profesional minuciosa

J. G. Albalat

Elegante por fuera y por dentro, con una técnica profesional minuciosa, con estilo propio, y una sensibilidad especial que salió a relucir cuando se emocionó su informe final en defensa del mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero“Olga, las lagrimas son el fruto del bien trabajo y una pasión por la verdad y a su defensa. Gracias por tu labor y estilo”. Las palabras del también penalista barcelonés David Aineto en Twitter reflejan el sentir del mundo del derecho hacia la abogada Olga Tubau (París, 1961), una jurista que a golpe de esfuerzo y ‘sapienza’ se ha ido ganado en su larga trayectoria el respeto no solo de sus colegas de profesión y la judicatura. Pero no solo por sus conocimientos jurídicos, sino también por su humanidad.

Hasta hace poco, en su perfil de WhatsApp aparecía Gregory Peck en su encarnación de Atticus Finch, uno de los abogados más famosos de la literatura y el cine, protagonista de ‘Matar un ruiseñor’. Ahora tiene una imagen suya. Casada y con tres hijos (uno de ellos trabaja en su despacho), Tubau es una devoradora de libros. Tiene una especial devoción por Albert Camus, aunque es una amante de la literatura francesa en general, por su origen parisino, y de la novela policiaca, según sus allegados. En sus estanterías no faltan obras de Andrea Camilleri, el creador del comisario Montalbano, y Donna Leon, la  madre del comisario veneciano Guido Brunetti.

Escena de la película protagonizada por Gregory Peck / Ap photo

“Es una mujer equilibrada, de muy pocos excesos y moderada en todo”, explica a este diario una persona muy cercana a ella. Come poco y muy sano, con abundantes vegetales en su alimentación habitual. A consolidar ese equilibrio le ayuda una de sus aficiones: nadar en mar abierto. Haga frío o calor, con neopreno o no, es habitual que alargue el veranos unos meses para lanzarse al agua y dar brazadas. El baile es otra de sus pasiones. Da muestra de ello en la cena anual de Sant Raimon de Penyafort, que organiza el Col.legi d'Advocats de Barcelona. Amiga de sus amigos hasta las últimas consecuencias, en su vida profesional la discreción es su constante.

La esencia del maestro

Licenciada en Derecho por la Universidad de Barcelona en 1985, máster en Derecho penal y  ciencias políticas, fue miembro de la junta de gobierno del colegio profesional. Tubau empezó su andadura como abogada en el despacho de Luis del Castillo (Madrid, 1934-Figueres, 2018). Años antes había conocido a Berta, hija de este maestro jurista y también abogada, en el Liceo Francés, donde ingresó al trasladarse de París a Barcelona. Luis se dio cuenta que el futuro de Tubau eran las leyes y no la filosofía francesa, que era lo que ella quería estudiar. Al final, la abogada defensora de Trapero escogió la senda del Derecho. Tras pasar por el bufete Jufresa&Martell, en el 2004, montó su propio gabinete jurídico con Lydia Lajara, al que se incorporó Carlos Echevarri.

Trapero no ha sido, ni mucho menos, su primer caso mediático. En los 90, Tubau representó a Segundo Marey, un vendedor inmobiliario de oficinas al que mercenarios pagados con fondos reservados del Ministerio del Interior confundieron por un etarra y secuestraron. Fue el juicio que sentenció a los GAL y que acabó con la condena del exministro José Barrionuevo y el exsecretario de seguridad Rafael Vera. Pero también llevado decenas y decenas de procesos penales que no han salido a la luz pública. Pequeños, grandes, medianos.

La abogada Olga Tubau rompe a llorar durante su defensa a Laplana y Trapero. / ACN VÍDEO

 En los Mossos todavía se le recuerda por su éxito en el caso de Ester Quintana. Esta abogada logró la absolución de los dos agentes acusados de reventar el ojo con una bala de goma a esta mujer durante una huelga general, pero también consiguió que la Generalitat pagara a la víctima una indemnización antes del juicio. El nombre de Tubau ha vuelto a la palestra en las últimas semanas: representa al productor televisivo Josep Maria Mainat.