'CASO GÜRTEL'

Bárcenas pide el traslado a la cárcel donde puede ingresar su mujer

Rosalía Iglesias entrará en prisión cuando la Audiencia Nacional ejecute su condena de 12 años

El extesorero ha solicitado el cambio del centro penitenciario de Soto del Real al de Alcala Meco

Bárcenas pide el traslado a la cárcel donde puede ingresar su mujer

DAVID CASTRO

Se lee en minutos

El Periódico

El extesorero del PP Luis Bárcenas ha iniciado los trámites para solicitar el traslado a la prisión de Alcalá Meco donde previsiblemente ingresará en los próximos días su mujer, Rosalía Iglesias, para cumplir la condena de 12 años y 11 meses de cárcel que ha impuesto el Tribunal Supremo tras ratificar la sentencia de la Audiencia Nacional por los primeros años de actividades de la trama Gürtel (1999-2005), según han informado fuentes penitenciarias a Europa Press.

Bárcenas se encuentra en el centro penitenciario de Soto del Real desde mayo de 2018 cuando la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional le condenó a 33 años y cuatro meses de prisión, pena que el alto tribunal ha rebajado a 29 años y un mes.

Con el traslado, el extesorero 'popular' lograría estar cerca de su esposa, que se encuentra a la espera de que el tribunal de 'Gürtel' ejecute la sentencia firme del Tribunal Supremo y le comunique que debe ingresar en prisión.

Rosalía Iglesias, cuya pena también ha reducido el Supremo de 15 años y un mes a 12 años y 11 meses de prisión, tan sólo estuvo unas horas en la prisión de Soto del Real en 2018 al conocer la resolución de la Audiencia Nacional, pero salió al consignar una fianza de 200.000 euros que le impuso el tribunal para eludir la cárcel.

Sin mujeres por el covid

La petición de traslado está relacionada además con la decisión de Instituciones Penitenciarias de trasladar a las mujeres internas en Soto del Real por la gestión de la Covid-19. El pasado 16 de octubre informó de que Madrid V-Soto del Real se quedaba temporalmente sin mujeres, por primera vez desde su inauguración hace 25 años.

"La gestión de la Covid-19 y el reducido número de internas ha obligado a trasladar a las 21 mujeres de la prisión a otros centros de Madrid y Ávila", apuntaban desde Instituciones Penitenciarias en un tuit, algo que hacía imposible que ambos coincidieran allí.

De momento, y a la espera de que esos cambios lleguen a buen puerto para la pareja, lo que sí que tienen asegurado es su derecho a mantener encuentros familiares y 'vis a vis' íntimos, que se facilitarían en caso de coincidir en el mismo centro penitenciario.

El matrimonio y la 'Gürtel'

En la sentencia de 1.843 folios, dictada por unanimidad por el Supremo, la Sala concluía que hay indicios plurales y acreditados de que Rosalía Iglesias conocía la procedencia delictiva del dinero y el incremento del patrimonio de su marido que se justificaba con sus ingresos ordinarios, y destacaba la conducta activa de la condenada.

Además, señalaban los magistrados que Iglesias realizó actuaciones para ocultar y posteriormete hacer aflorar dinero ilícitamente obtenido por su esposo. Y ahondaban en que la defraudación atribuida a la mujer de Bárcenas se articuló a través de una serie de artificios en los que fue fundamental su intervención y que, de suyo, incompatibles con la ignorancia o el desconocimiento invocados por la acusada.

Te puede interesar

La sentencia fue igual de contundente con Bárcenas, del que se afirma que "desde al menos el año 2000 al margen de la actividad delictiva que en común llevó a cabo con otros acusados, desarrolló por su cuenta, y cuando lo precisaba en colaboración con su mujer, otra actividad dirigida a enriquecerse de modo ilícito intermediando en otras adjudicaciones de obras o apropiándose de fondos del PP".

Suma a esto que fruto de sus ilícitas actividades logró acumular un importante patrimonio que ocultó a través de un entramado financiero en entidades bancarias suizas, a través del cual invirtió en distintos valores y productos financieros, y afloró fondos cuyo origen no se correspondía con su declarada actividad ni con su ahorro.