28 nov 2020

Ir a contenido

Moción de censura | Casado no desvela su voto y desprecia a Vox: es una "cuestión menor"

Afirma que la "maniobra" de los ultras no le importa "nada"

El PSOE pide a los populares que diga 'no' al "fascismo"

Pilar Santos

Pablo Casado, durante el comité de dirección del PP del pasado 5 de octubre. 

Pablo Casado, durante el comité de dirección del PP del pasado 5 de octubre.  / DAVID MUDARRA (ACN)

Es el debate parlamentario más relevante desde el fin del estado de alarma, pero Pablo Casado no quiere darle importancia. El líder del PP ha decidido mostrarse indiferente ante la moción de censura de Vox, sabedor de que es una iniciativa que va contra Pedro Sánchez pero también contra él. Cree que así, rebajando la trascendencia de la iniciativa se quita del foco, aunque su misterio (no ha revelado todavía si ordenará a su partido abstenerse o votar 'no') lleva justo a lo contrario. 

En una rueda de prensa este lunes, Casado desdeñó la moción de Santiago Abascal, su competidor en la derecha. Pese a las reiteradas preguntas de los periodistas, el dirigente conservador no quiso aclarar si se decantarán por rechazar directamente la moción o darle una abstención. En el equipo del presidente del PP están sopesando pros y contras y, sobre todo, quieren ver con qué tono les habla Abascal. Hasta qué punto se ceba con los escándalos de corrupción que siguen lastrando al partido y también esa tibieza que le achacan a la "derechita cobarde" del PP. Si se "excede", cuentan varios diputados, es probable que acabe dándole un 'no'. La abstención la puede argumentar en que no quiere a Sánchez, pero tampoco a Abascal, y en la hemeroteca: el PSOE optó por esa solución intermedia cuando Pablo Iglesias presentó la moción (también fallida con antelación) a Mariano Rajoy. 

"No voy a perder el tiempo en cuestiones menores"

Pablo Casado

Casado calificó la moción de "maniobra parlamentaria" y aseguró que no le "importa nada" ni a él ni a "nadie", porque está "condenada al fracaso". "No voy a perder el tiempo en cuestiones menores", respondió otra de las veces. Vox, efectivamente, no podrá sacar adelante su iniciativa porque solo tiene 52 parlamentarios y todo apunta que no logrará ninguno más a no ser que algún diputado del PP se desmarque.

No da libertad de voto

La votación en este tipo de debate, que arrancará el miércoles a las nueve, se hace de uno a uno y de viva voz. En este caso, por el covid-19, el hemiciclo estará medio vacío para respetar la distancia y muchos votarán también vía telemática. Casado ha advertido de que no hay libertad de voto, una posibilidad que, según recordó, los estatutos del PP solo admiten en "cuestiones éticas o morales que pongan en cuestión" las "convicciones más profundas". El castigo suele ser una multa.

La exportavoz del grupo popular Cayetana Álvarez de Toledo grabó un vídeo el domingo por la noche en el que sugiere que su partido debería abstenerse. Considera que la "inevitable derrota numérica" de Vox "no es argumento suficiente para rechazarla". El 'no' del PP, apuntó, "debilitaría su condición de alternativa" y "reforzaría" a Sánchez. 

Según el partido ultra, el jueves, cuando se vote, habrá más de 52 'síes' a Abascal, informa Miguel Ángel Rodríguez. El portavoz del Comité de Acción Política de Vox, Jorge Buxadé, lamentó que el PP esté aún esperando ver "por dónde sopla el viento" para cerrar su posición. 

El PSOE sí tiene claro qué respuesta debería dar Casado a Abascal: el secretario general, José Luis Ábalos, argumentó el 'no' para alejarse del "fascismo" y no ser "indiferente" ante Vox, informa Juanma Romero.