NUEVO ACTOR POLÍTICO

Junts plantea pedir un referéndum a la UE y limita la doble militancia

El partido de Puigdemont llama a materializar la independencia "lo antes posible"

La formación permitirá militar a los afiliados al PDECat solo hasta las elecciones

Torra escucha la intervención por videoconferencia de Puigdemont, en el acto inaugural del congreso fundacional del nuevo Junts per Catalunya el pasado 25 de julio.

Torra escucha la intervención por videoconferencia de Puigdemont, en el acto inaugural del congreso fundacional del nuevo Junts per Catalunya el pasado 25 de julio. / EFE / JXCAT

Se lee en minutos

Fidel Masreal

Junts per Catalunya, el nuevo partido de Carles Puigdemont, planteará un nuevo "embate" contra el Estado si las fuerzas independentistas superan el 50% de los votos en las próximas elecciones catalanas. Bajo esta premisa, la ponencia política de la formación escindida del PDECat, a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, plantea la posibilidad de "solicitar la intervención de la Unión Europea (UE) para forzar un referéndum acordado".

El documento, que los militantes de Junts votarán hasta domingo, apuesta por acelerar el "proceso de materialización del mandato del 1-O" y la independencia "lo antes posible", aunque evita fijar plazos concretos. La confrontación es la apuesta principal del partido, queriéndola hacer "compatible" con "forzar un diálogo y una negociación con el Estado" para conseguir un referéndum acordado y con "lograr la independencia al margen de toda negociación", es decir, por la vía unilateral.

Documento

Ponencia política de Junts

Ponencia política de Junts

De hecho, sobre el referéndum pactado, la ponencia considera que después del 1-O, "un nuevo referéndum solo podría tener algún sentido en caso de que esté acordado con el Estado y que haya las garantías que este respetará el resultado, cosa que en el actual estado parece imposible". Por eso abogan por pedirlo a la UE en el caso de que el independentismo supere el 50% de los votos, en las elecciones que el 'expresident' Quim Torra definió como "plebiscitarias".

El texto también contiene enmiendas a la estrategia de ERC. Los posconvergentes señalan que "independientemente de cual sea la mayoría partidaria de la independencia, por amplia que sea," el Gobierno no negociará el derecho a la autodeterminación, tampoco "por buena fe ni por aceptación del principio democrático". "Por eso, el ensanchamiento de la base electoral y social del independentismo es del todo conveniente, pero no es ni mucho menos suficiente para doblegar la resistencia del Estado", inquieren.

Las condiciones para el diálogo

Los posconvergentes sostienen que sin confrontación no habrá una negociación real con el Estado: "El diálogo no llegará sin una movilización ciudadana y una acción política determinada que asuma la confrontación democrática como inevitable [...] El diálogo sin coherencia y firmeza en la acción política es, con toda seguridad, un camino estéril", reza la ponencia.

Y apuntan las condiciones mínimas para reunir la mesa de diálogo: "Una negociación seria requiere unas condiciones que en este momento están completamente ausentes: la necesidad de una garantía externa (mediador), método y establecimiento de una agenda de diálogo, mucho trabajo discreto y preparatorio de una eventual mesa de diálogo, y poca exhibición propagandística de la misma". De todas formas, consideran que el Estado solo se sentará en la mesa si se siente "obligado" porque "percibe que su correlación de fuerzas evoluciona de forma negativa a sus intereses".

Documento

Ponencia organizativa de Junts

Ponencia organizativa de Junts

En la ponencia apuestan por incrementar el frente internacional, con el Consell per la República al frente, para que las instituciones europeas interfieran en el conflicto catalán. 

Te puede interesar

En cuanto a la ideología, la ponencia organizativa sitúa los espacios ideológicos del partido -"liberal, socialdemócratas e izquierda"-, pese a que dirigentes de este espacio insistieron en que pretenden crear una nueva formación de "centroizquierda". 

A nivel interno, el nuevo partido permitirá a sus afiliados la doble militancia "hasta que haya una eventual confrontación electoral", lo que significa que cualquier militante del PDECat podrá serlo también de Junts salvo que la marca heredera de CDC se presente a las elecciones.