23 oct 2020

Ir a contenido

a propuesta de Vox

Madrid quitará las calles a los socialistas Largo Caballero e Indalecio Prieto

El Ayuntamiento saca adelante esta iniciativa al ser apoyada por los ediles del PP y de Ciudadanos

El Periódico

Javier Ortega Smith (izquierda) y José Luis Martínez-Almeida (derecha).

Javier Ortega Smith (izquierda) y José Luis Martínez-Almeida (derecha). / EFE / EMILIO NARANJO

El Ayuntamiento de Madrid retirará las calles dedicadas a los dirigentes socialistas Francisco Largo Caballero, presidente del Gobierno de la República durante la guerra civil (1936-1937), e Indalecio Prieto, ministro en varios periodos entre 1931 y 1938, al respaldar el PP y Ciudadanos una iniciativa de Vox, que se apoyó en la ley de memoria histórica aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. El PSOE madrileño no descartan acciones legales para revertir la decisión, que consideran fruto de una "interpretación torticera" de la citada norma.

Los socios del gobierno municipal, PP y Cs, enmendaron la propuesta inicial de Vox para que el cambio en el nomenclátor se produjese en virtud de la ley de Zapatero, que señala que "las administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la guerra civil y de la represión de la dictadura".

El portavoz municipal de los ultraderechistas, Javier Ortega Smith, tildó a Prieto y Largo Caballero de "auténticos criminales" y justificó que "personajes siniestros de nuestra historia no deben formar parte de los nombres de las calles y las plazas". El secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez, lamentó la utilización "torticera" de la ley de memoria histórica y defendió que ambos dirigentes socialistas "se distinguieron por la lucha de los intereses de los trabajadores y las leyes sociales".

Ciudadanos defendió que la "ley es igual para todos", para "los criminales de un lado y de otro" y advirtió sobre "lo peligroso de reescribir la historia a base de legislación e ideología". Y el PP pretextó que fue el anterior equipo de gobierno, de Manuela Carmena, al modificar 52 calles, algo que no hizo "alguien tan sospechoso como Tierno Galván" que le devolvió su nombre a 27 vías y ha defendido que el PP no hace política con la memoria histórica, sino que da cumplimiento a la ley, al contrario que el PSOE "con el macabro espectáculo del Valle de los Caídos".

Desde el PSOE el concejal socialista Ramón Silva ha defendido que la proposición es revisionista e "incita al odio", que Largo Caballero y Prieto fueron "demócratas y antifascistas" que "combatieron la sublevación golpista y fascista" y ha acusado a Vox de ser "criminales ideológicos" que sustentan "al nazismo y el fascismo" en el Ayuntamiento. 

Checas y la matanza de Paracuellos

"La Guerra Civil no fue un enfrentamiento de buenos contra malos, ni de pacíficos demócratas contra pacíficos sanguinarios, fue un fracaso colectivo", ha agregado Miranda, imputando a Largo Caballero la "matanza de Paracuellos" o complicidad con las checas y a Prieto que se disparara "a bocajarro" a los disidentes. 

Desde Más Madrid Marta Gómez Lahoz ha expresado su "pudor" por debatir esta iniciativa en medio de la crisis sanitaria y ha asegurado que "los símbolos que pretenden retirar son el espíritu de la concordia de la transición" con la que "PP y Ciudadanos estaban plenamente de acuerdo". "Estamos comprobando qué es lo que están pagando por este apoyo de Vox", ha agregado. 

¿Quiénes fueron Largo Caballero e Indalecio Prieto?

El dirigente socialista Largo Caballero (1869-1946) fue presidente del Consejo de Ministros de la República durante la guerra civil, entre septiembre de 1936 y mayo del 37, periodo en el que estuvo al frente además del Ministerio de Guerra, presidente del PSOE y secretario general de la UGT, mientras que Prieto (1883-1962), rival de Largo Caballero, fue ministro de Defensa bajo la presidencia del Consejo de este y de la de Juan Negrín, además de ministro de Hacienda y de Obras públicas entre 1931 y 1933 y presidente del PSOE en el exilio. 

El Partido Popular y Ciudadanos han unido sus votos a los de Vox para modificar el callejero, tras exigir en la legislatura pasada que los cambios introducidos por al exalcaldesa Manuela Carmena se introdujeran por consenso y con el consejo de un comisionado experto en memoria histórica. 

En el pasado mandato se aprobó el cambio en la denominación de 52 calles, una decisión traslada a los tribunales por varias organizaciones, incluida la Fundación Francisco Franco, que en primera instancia logró que no se avalase el cambio de ocho calles, aunque la sentencia no es firme.