28 oct 2020

Ir a contenido

GRABACIONES DEL SUMARIO DE LA 'KITCHEN'

El enigma de los negocios de Juan Carlos I

Villarejo asegura que el exministro Guindos conocía "sociedades y cuentas" del rey emérito

Acusa al exmonarca y al exdirector del CNI de las "amenazas de muerte" a Corinna Larsen

Pilar Santos / Ángeles Vázquez

El entonces ministro de Economía, Luis de Guindos, y el rey Juan Carlos, en junio de 2014, en la entrega de un premio.

El entonces ministro de Economía, Luis de Guindos, y el rey Juan Carlos, en junio de 2014, en la entrega de un premio. / DAVID CASTRO

Cuando en 2012 empezaron a publicarse informaciones sobre el dinero negro que los Pujol habían movido durante décadas, se podía llegar a pensar que semejante entramado no podía haber aguantado sin complicidades en las alturas. De repente, la acusación de Pasqual Maragall, de que CiU se había quedado con el 3% de los costes de la obra pública mientras gobernó, cobraba sentido. Maragall había pronunciado aquella frase en el 2005. Siete años antes.

Ahora, en el sumario de la ‘operación Kitchen’, el nombre de Jordi Pujol vuelve a saltar a los titulares relacionado con Juan Carlos IJosé Manuel Villarejo (que participó en el operativo que el Gobierno de Mariano Rajoy utilizó, supuestamente, para robar información a Luis Bárcenas sobre la financiación irregular del PP) asegura que se tardó en investigar al ‘expresident’ “para tapar” a Juan Carlos. Además, el excomisario dice en una grabación que hubo “denuncias muy complicadas” que hablaban “de sociedades y de cuentas del Rey" que estaban siendo investigadas por el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac) y que nunca llegaron a la fiscalía. Esos presuntos datos sobre Juan Carlos acabaron en manos del ministro de Economía de Rajoy, Luis de Guindos. En opinión de Villarejo, De Guindos, vicepresidente del Banco Central Europeo, los usó para “blindarse”.

"Secretos de Estado"

La Zarzuela no quiso hacer ningún comentario cuando este diario le contactó para hablar de ese pasaje del sumario. La opinión pública va sumando informaciones graves sobre el rey emérito. La imagen de Juan Carlos aceleró su descomposición en verano del 2018, al publicarse una grabación de Villarejo a Corinna Larsen, expareja del exjefe del Estado. Corinna aseguraba que el emérito había desempeñado un rol clave en el Instituto Nóos y que había cobrado una comisión por el AVE a La Meca. Esa mordida, depositada en una cuenta de la Fundación Lucum, la está investigando la fiscalía suiza y desencadenó la ruptura, en marzo, de Felipe VI con su padre. 'The Telegraph' informó de que el actual Monarca aparecía como beneficiario en la cuenta y Juan Carlos recibió el señalamiento de Felipe VI, que, al renunciar a la herencia, cuestionó la integridad de su padre.

Felipe VI cuestionó públicamente la integridad de su padre al renunciar a la herencia

Entre las miles de horas de grabaciones que Villarejo hizo y que veía como un seguro de vida para no entrar a la cárcel, aunque lleva en ella desde el 2017, también se escucha al excomisario relacionar a Juan Carlos con Félix Sanz, director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) entre 2009 y 2019. "El Troll [Sanz] y el emérito son los dos más hijos de puta",  dice el expolicía, que considera al exdirector del CNI el culpable de que haya acabado en prisión. Según Villarejo, ambos están detrás de las "amenazas de muerte" que Larsen ha recibido para no revelar "secretos de Estado". Asegura que ella tiene "todos los correos (...) a Juan Carlos sobre 'Nóos'" e información sobre "todas las sociedades de Juan Carlos y las vinculadas con Félix Sanz". 

Los "secretos", de serlos, se pudieron tejer durante los 39 años que Juan Carlos despachó con seis presidentes distintos, 14 ministros de Exteriores y decenas de embajadores testigos de su campechanería y su dominio de la escena, especialmente en las relaciones internacionales.