29 oct 2020

Ir a contenido

CAMINO A LAS URNAS

Iceta quiere la pelota

El líder del PSC lanza una batería de propuestas tras la inhabilitación de Torra para buscar la iniciativa política

Los socialistas pretenden convertirse de nuevo en el referente de los catalanes no independentistas

Daniel G. Sastre

Miquel Iceta durante su intervención en el pleno del debate de política general en el Parlament.

Miquel Iceta durante su intervención en el pleno del debate de política general en el Parlament. / FERRAN NADEU

La carrera hasta las urnas será larga, pero Miquel Iceta se ha pasado dos días tratando de demostrar que no tiene miedo de desfondarse. Aunque lo más probable es que las elecciones no se celebren hasta el 7 de febrero, el líder del PSC ha utilizado las primeras horas de interinidad en la Generalitat para presentarse como el más activo líder de la oposición al independentismo.

Tres gestos de las últimas horas delatan esa voluntad de tomar posiciones cuanto antes. El primero se produjo minutos después de que el Supremo confirmara la inhabilitación de Torra: Iceta ya tenía preparada una comparecencia de tono casi institucional, en la que dijo, entre otras cosas, que "Catalunya necesita abrir una nueva etapa, con un Govern fuerte y cohesionado".

En ese discurso, ya apuntó el segundo movimiento que tratará de situar en el escenario de los próximos días, para transmitir la voluntad de que las elecciones se celebren cuanto antes: que haya un "candidato instrumental", con el acuerdo de la mayoría del Parlament, cuyo único cometido sea, una vez elegido 'president', convocar las elecciones.

En la misma línea va la carta que Iceta, junto con la portavoz parlamentaria del partido, Eva Granados, envió este mismo martes al presidente del Parlament, Roger Torrent, para que en diez días active la cuenta atrás hacia las urnas haya o no haya candidato a liderar el Govern.

El tercer paso en la dirección de asumir la iniciativa política es el anuncio de que el PSC no participará en el pleno que JxCat y ERC han pactado para "despedir" a Torra, que incluye la intervención del hasta ayer 'president'. Para Iceta, se trata de una "manipulación" del Parlament, que solo servirá para acoger una "escenificación partidista".

A cuatro meses de las elecciones, las encuestas dicen que el PSC crecerá, y que, ayudado por el desplome de Ciudadanos, tiene en su mano convertirse al menos en el principal partido de la oposición. Falta concretar la estrategia hasta las urnas para acentuar esa tendencia, pero en el último sondeo del (GESOP) para EL PERIÓDICO, los socialistas superaban en 10 escaños a la formación de Inés Arrimadas y se quedaban a menos de dos puntos de JxCat, segundo clasificado.

'No' al pacto con Cs

Ese objetivo de convertirse de nuevo en la referencia política de los catalanes no independentistas lleva también al partido a dedicar el menor tiempo posible a desdeñar la propuesta de Ciudadanos de una candidatura conjunta constitucionalista. "Lo hemos dicho en varias ocasiones", respondió un poco disgustado Iceta cuando le volvieron a preguntar por el asunto. Y añadió: "Vamos a ir con nuestro programa, con nuestras siglas, y no contemplamos otra cosa".