BRONCA ENTRE PODERES DEL ESTADO

La semana que dinamitó la relación entre la justicia y el Gobierno

La ausencia del Rey en la entrega de despachos a los nuevos jueces se toma en el mundo judicial como un cuestionamiento

Las palabras de Navajas contra los fiscales del 'procés' se transforman en una lucha en torno a la fiscala general del Estado

El presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, interviene en presencia del rey Felipe VI en la apertura del año judicial. 

El presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, interviene en presencia del rey Felipe VI en la apertura del año judicial.  / POOL / J. GUILLEN EFE

Se lee en minutos

Las relaciones del Gobierno con el mundo judicial se han enturbiado esta semana hasta cotas pocas veces alcanzadas por dos acontecimientos que han contribuido a minar la confianza que debía imperar entre el Ejecutivo y los jueces y fiscales, como dos poderes del Estado. Uno ha sido la ausencia del Rey Felipe VI en la entrega de despachos a los nuevos jueces, en Barcelona, y el otro, las declaraciones del teniente fiscal del Supremo en relación, especialmente, a los fiscales del ‘procés’, sin que la fiscala general, Dolores Delgado, haya dicho una palabra.

Esos dos episodios han coincidido con el anuncio del Gobierno de iniciar la tramitación de los indultos de los condenados por el 1-O y la mezcla ha sido explosiva sobre todo en cuanto a especulaciones sobre las verdaderas razones por las que el Gobierno no autorizó asistir al Rey a un acto al que ya acudía sin falta su padre desde que se abrió la Escuela Judicial y al que Felipe VI una semana antes había confirmado que iría.

Consulta previa a Casa Real

La ceremonia, para la que se consulta con la Casa Real cualquier detalle, desde fecha a lugar de celebración o medidas de seguridad, saltó por los aires. La llamada que el Rey dirigió al presidente del Poder Judicial, Carlos Lesmes, supuso que los ministros de Podemos le acusaran de faltar a la neutralidad que le impone la Constitución

Justo la misma Constitución por la que la presencia del monarca era tan importante para la mayoría de los jueces, no solo para los especialmente monárquicos o de derechas. La consideran poco menos que imprescindible por su artículo 117, que proclama que "la justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey por jueces y magistrados integrantes del poder judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley".

Para cerrar el capítulo, en el que los perfiles de jueces se llenaron fotos del Rey en Twitter, la mayoritaria Asociación Profesional de la Magistratura exige al Gobierno conocer los motivos por los que no se le autorizó a ir. Esto contribuiría a acabar con las especulaciones, que han ido desde una hipotética falta de seguridad, que le afectaría a él, pero no al ministro de Justicia o a la fiscala del Estado, hasta una supuesta "oportunidad política" que cuesta justificar. Fuentes próximas al Ejecutivo lo explican por la cercanía del acto con la sentencia del Supremo que previsiblemente inhabilitará al presidente de la Generalitat, Quim Torra, lo que temen que perjudicara la imagen del Rey en Catalunya como ocurrió con su discurso del 3 de octubre de 2017. Juan Carlos Campo podrá esta semana acabar con las divagaciones al responder al PP en el Congreso.

División fiscal

Esa difusa oportunidad política también se daría en el otro acontecimiento para algunos de los jueces y fiscales consultados por este diario. Dudan de futuras promociones para los cuatro fiscales de Sala del Supremo que defendieron la rebelión en el juicio del ‘procés’, después de que el número dos de la Fiscalía mostrara sus dudas sobre esa acusación y entendiera la condena final de sedición con que el Supremo les había "pinchado el globo". Todo, además, partía de unas declaraciones en las que Luis Navajas acusó de estar "contaminados ideológicamente" a Consuelo Madrigal y Fidel Cadena, este último pendiente de renovación como fiscal jefe de Penal del Supremo.

Te puede interesar

A diferencia de los jueces que con más o menos vehemencia en general defendían la presencia del Rey en Barcelona, los fiscales se dividieron claramente entre conservadores y progresistas. Los primeros, agrupados en la Asociación de Fiscales, sostienen que los problemas de la institución parten del propio nombramiento de Dolores Delgado tras haber sido ministra de Justicia y le reprochan no haber salido en defensa de sus compañeros del 'procés'. La Unión Progresista de Fiscales, a la que perteneció Delgado, cree que lo mejor es resolverlo internamente con las informaciones previas abiertas por si hubiera responsabilidad disciplinaria.

A ambos conflictos se suma, además, un problema que parece endémico: un Consejo General del Poder Judicial pendiente de renovación desde hace dos años por la falta de acuerdo de los principales partidos.