24 nov 2020

Ir a contenido

CONFLICTO INSTITUCIONAL

Los jueces echan un pulso al Gobierno por el Rey

La cúpula judicial sale en defensa del Monarca por su ausencia en Barcelona

Una llamada de Felipe VI al presidente del CGPJ provoca críticas de Iglesias y Garzón

J. G. Albalat / Ángeles Vázquez

Carlos Lesmes expresa su enorme pesar por la ausencia del Rey en la entrega de despachos a los nuevos jueces. / VÍDEO: EFE

Sobriedad, rigor institucional, austeridad por las medidas de seguridad por el covid y polémica por la ausencia por primera vez del Rey Felipe VI en la tradicional entrega de despachos a los nuevos jueces, que se celebró este viernes en la Escuela Judicial, en Barcelona. La cúpula judicial salió en tromba en defensa del Monarca, al que el Gobierno de Pedro Sánchez recomendó que no acudiera al acto. En su dicurso, el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, lamentó la falta del jefe del Estado.  "Sentimos un enorme pesar por esta ausencia", sostuvo, a la vez que recordó que "la justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey".

Por ello, precisó, la presencia del Monarca en el acto "va mucho más allá de lo protocolario" y "tiene una enorme dimensión constitucional y política, expresión del apoyo permanente de la Corona al Poder Judicial y en su defensa de la Constitución y de la ley en beneficio de todos los españoles". Al acabar el discurso, el vocal del CGPJ José Antonio Ballesteros alentó a los asistentes a un "Viva el Rey".

Felipe VI se ha salido de la discreción protocolaria que suele acompañar a la Casa Real. Al terminar la entrega de los despachos, telefoneó a Carlos Lesmes para decirle que le "hubiera gustado estar en Barcelona", acompañando a los nuevos jueces como ha hecho siempre. El presidente de alto tribunal trasladó el mensaje recibido a los flamantes jueces, conforme el propio Monarca le había pedido.

El gesto hacia los nuevos jueces reavivó la polémica por que el Gobierno no le autorizara a ir a Barcelona. Fue muy criticado por el ministro de Consumo, Alberto Garzón, que en Twitter escribió: "La posición de una monarquía que maniobra contra el Gobierno democráticamente elegido, incumpliendo de ese modo la Constitución que impone su neutralidad, mientras es aplaudida por la extrema derecha, es sencillamente insostenible".

Sin ir tan lejos como Garzón, el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, también ahondó en la supuesta falta de neutralidad de Felipe VI: "Respeto institucional significa neutralidad política de la jefatura del Estado, renovación de los órganos judiciales en tiempo y forma, actuaciones de la fuerza pública proporcionales". Y recordó que el artículo 1.2 de la Constitución establece que "la soberanía reside en el pueblo español, del que emanan todos los poderes del Estado". PP y Ciudadanos respondieron de inmediato exigiendo al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que desautorice a sus dos ministros y defienda al Rey.

La aclaración de Zarzuela

Sin embargo, Zarzuela, al ver que se podía estar malinterpretando la llamada a Lesmes hizo una aclaración. Fuentes de la Casa del Rey aseguraron que había sido "una llamada de cortesía al presidente del CGPJ con el objeto de trasladar su felicitación personal a la nueva promoción de la carrera judicial, sin consideraciones institucionales respecto del acto ya celebrado”, informa Pilar Santos. 

El ambiente, según asistentes a la ceremonia, fue completamente diferente a lo habitual por la ausencia del Rey y las medidas sanitarias por la pandemia. Esta situación no impidió que Lesmes hablara durante unos minutos con el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, o que departiera con los nuevos togados. Al finalizar el acto y al levantarse todo el mundo, el ministro se aproximó a Lesmes y se oyó decir:  "Se han pasado tres montañas". El Ministerio de Justicia se apresuró a apuntar que el representante del Ejecutivo "no reconocía su voz". Otra ausencia destacada fue la del presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, aludiendo motivos de agenda.

Lemes, con semblante serio, expresó que el "lamento" por la ausencia del Rey  no solo obedece al hecho de que se rompe con una tradición de más de 20 años, sino también, y sobre todo, porque la presenciade del Jefe del Estado en la cereminia "responde al especial vínculo constitucional de la Corona con el Poder Judicial, vinculación que forma parte de nuestra tradición histórica desde la Constitución de Cádiz de 1812, y que sirve además para resaltar la dignidad de nuestra función".

El presidente del Supremo insistió que la Constitución de 1978 ha permitido transitar a España por "su más largo periodo de paz, progreso, estabilidad y convivencia, al instituir y regular el Poder Judicial" y "emplea una fórmula de hondo significado simbólico y constitucional: la justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey. Esta breve frase expresa la legitimidad del Poder Judicial, que emana, como todos los poderes del Estado, del pueblo español en el que reside la soberanía nacional".

La unidad y "permanencia del Estado"

Lesmes no dejó pasar la oportunidad para expresar que "la administración de la justicia se hace en nombre de quien simboliza la unidad y permanencia del Estado, conjugándose así, armónicamente, en la fórmula constitucional, las ideas de soberanía y unidad de nuestra nación".

Tras reitear "nuestro pesar por lo sucedido, y sean cuales sean las circunstancias que lo han motivado", expresó su "firme deseo de que Su Majestad el Rey pueda seguir alentando con su presencia en Barcelona a los nuevos jueces en el acto de inicio de su apasionante y difícil tarea de proteger los derechos de los españoles y defender el orden jurídico".

Al acto presidido por Lesmes asistió también la fiscala general del Estado, Dolores Delgado, y miembros de la cúpula judicial catalana. Según desveló la alumna que intervino en representación de los nuevos jueces, algunos de sus compañeros no aistieron a la entrega de despachos porque estaban "descepcionados" por la ausencia del Rey, aunque recalcó que el acto es "algo más" y abogó por  la "dignidad del Poder Judicial". En concreto, participaron en el acto 47 nuevos togados, de los 62 convocados, aunque en algunos casos la ausencia por la pandemia. El mismo director de la Escuela Judicial, Jorge Jiménez, recalcó que, a pesar de la ausencia del Rey, "contamos con el apoyo de la Corona, de nuestros conciudadanos y del Poder Judicial".

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, admitió este viernes que el Gobierno tiene responsabilidad sobre la ausencia del rey Felipe VI al acto de entrega de despachos a los nuevos jueves en Barcelona. Una decisión que atribuyó a “razones que ocupan el día a día”, dijo, agradeciendo al monarca que “sepa estar siempre en su sitio, que es el de la neutralidad política”. Calvo no quiso entrar en conflicto con el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y evitó pronunciarse sobre el malestar los jueces. “Como soy Gobierno y no poder judicial, y respeto mucho al poder judicial, no tengo nada que decir”, informa Julia Camacho.

En un encuentro en Sevilla organizado por la Cadena Ser, Calvo recordó que el Gobierno se mueve “en el terreno que estamos obligados por la Constitución”, y que esa labor incluye “refrendar políticamente cuáles son las actuaciones y posiciones del rey Felipe VI”. La vicepresidenta desvinculó la decisión a la inminente sentencia del Tribunal Supremo sobre la inhabilitación del president de la Generalitat, Quim Torra. “El Gobierno es el Ejecutivo y no sabe cómo se pronuncia el poder judicial ni en qué caso”, dijo, añadiendo “¿Quién sabe cuándo es la sentencia? El Gobierno no lo sabe ni le compete saberlo”.