Asociaciones judiciales piden al Gobierno explicaciones por la ausencia del Rey en la entrega de despachos en Barcelona

Varias entidades defienden que "las circunstancias políticas no deben condicionar un acto solemne de un poder independiente como la Justicia"

El Rey, en el acto de apertura del año judicial, el 7 de septiembre en Madrid.

El Rey, en el acto de apertura del año judicial, el 7 de septiembre en Madrid. / EUROPA PRESS

3
Se lee en minutos
El Periódico

Las asociaciones judiciales han instado al Gobierno a aclarar la ausencia del Rey por primera vez en la entrega de despachos a jueces que se celebrará este viernes en Barcelona, y han advertido de que un acto de un poder del Estado como es este no puede estar empañado por circunstancias políticas.

Por primera vez, no será el Rey quien presida el acto de entrega de despachos a la 69 promoción de nuevos jueces, sino que lo hará el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes. Fuentes del CGPJ explicaron a Efe que, como todos los años, se envió una invitación al rey y Felipe VI aceptó, si bien el jueves se recibió una segunda comunicación de Zarzuela en la que se informaba de que el Monarca no acudirá al evento.

La APM, asociación mayoritaria en la carrera, "exige" al Gobierno "que aclare las verdaderas razones de la ausencia" del Rey y pide a través de un comunicado que adopte "las medidas necesarias" para velar por la seguridad e integridad física de todos los asistentes.

Considera "muy preocupante" que el Ejecutivo "declare su incapacidad para garantizar la seguridad" del Rey en un acto institucional, más aún --incide-- si "como se apunta en algunos medios, esa invocación a la seguridad solo pretende disfrazar motivos abiertamente contrarios a la Constitución". Y subraya que los jueces, como poder del Estado, administran justicia "en nombre del Rey".

Respeto a la separación de poderes

La Asociación Judicial Francisco de Vitoria (AJFV), la segunda más representativa entre jueces y magistrados, tiene claro que "las circunstancias políticas no deben condicionar un acto solemne de un poder independiente como la Justicia" porque "eso también es separación de poderes".

A su juicio, si hay un acto institucional al que tiene que asistir el Rey es a la entrega de despachos a quienes entran a formar parte de uno de los tres poderes del Estado, una presencia que no es obligada por ley, pero que cuenta ya con una tradición de más de veinte años. "La decisión adoptada de no contar con él no se corresponde con la alta dignidad de la función de juzgar", apuntan desde esta asociación.

Desde la progresista Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD) se hace sin embargo una llamada a evitar crear polémicas y problemas donde quizá no los haya, porque se desconocen los motivos que han llevado al Rey a no participar en el acto.

"A veces, ante situaciones excepcionales, como la pandemia, se adoptan medidas excepcionales", apunta a Efe su portavoz, Ascensión Martín, quien considera no obstante que sí sería necesaria una mayor transparencia. A su juicio, la presencia del Rey sería deseable, pero su ausencia no va a empañar el acto ni la ilusión de los nuevos jueces tras años de esfuerzo.

La situación en Catalunya

Noticias relacionadas

La presidenta de la minoritaria Foro Judicial Independiente (FJI), Concepción Rodríguez, cree no obstante que, de ser cierto que la ausencia de Felipe VI está relacionada con la situación política en Catalunya, se trataría de algo "muy grave", ya que se estaría hablando de la integridad territorial del Estado. "No puede ser que la política de segunda esté afectando a la estructura del Estado de derecho", señala a Efe.  

La Zarzuela, a petición de este diario, no quiso dar ninguna explicación de por qué Felipe VI va a romper la tradición de presidir el acto. Juan Carlos empezó a hacerlo cuando la Escuela Judicial se instaló en Barcelona, en 1997.  Un portavoz oficial de la jefatura del Estado se limitó a señalar que la ceremonia "no está en las previsiones". Hace dos años, los Mossos tuvieron que blindar los accesos a L’Auditori de Barcelona por las protestas convocadas por los Comités de Defensa de la República (CDR). Y la Casa del Rey diseñó una visita exprés al Monasterio de Poblet en julio, dentro de la gira que Felipe y Letizia hicieron por toda la Península para apoyar al turismo tras el confinamiento,  que apenas duró dos horas. La Zarzuela anuló entonces la etapa de Barcelona por razones sanitarias, ya que se estaban registrando numerosos rebrotes.