24 nov 2020

Ir a contenido

REUNIÓN DEL CONSEJO CIUDADANO

Iglesias avanza que el pacto de Presupuestos con el PSOE está cerca y avisa: "No gustará" a Cs

El vicepresidente segundo subraya que dado que ERC y Bildu están dispuestas a hablar, es el Gobierno el que debe esforzarse para lograr su apoyo

Apunta como tarea "fundamental" del partido caminar hacia un "horizonte republicano", dado que la monarquía está revelando su "agotamiento"

Juanma Romero

Pablo Iglesias, este 19 de septiembre ante el consejo ciudadano estatal de su partido: A Ciudadanos no le gustarán los Presupuestos, se ve la influencia de Podemos. / FOTO: DANI GAGO / VÍDEO: EFE

De la ecuación debe quedar fuera Ciudadanos y es más, seguro que quedará fuera Ciudadanos. Pablo Iglesias no se ha movido de su posición desde hace semanas, meses. Rechaza que la formación naranja se encuentre en el pacto para los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Pero ahora que se acerca la culminación de ese consenso dentro del Gobierno de coalición, está convencido de que Inés Arrimadas no podrá sumarse, porque ese proyecto de cuentas públicas para el 2021 "no va a gustarle". 

El vicepresidente segundo del Gobierno lanzó este sábado ese mensaje en el arranque de la reunión del consejo ciudadano estatal de Podemos, citado telemáticamente y convocado a las puertas de que él mismo y Pedro Sánchez presenten su acuerdo presupuestario. Pero además puso tareas a su partido: una de ellas, "fundamental", dijo, es caminar hacia un "horizonte republicano", dado que la Monarquía en España está revelando su "agotamiento". 

"La presencia de Podemos en el Gobierno se va a notar en los próximos PGE. Hay que dejar acabar la negociación a Nacho Álvarez [secretario de Estado de Derechos Sociales e interlocutor de la formación morada] y a María Jesús Montero [ministra de Hacienda]. Muy pronto presentaremos el presidente y yo el borrador de los Presupuestos, pero os adelanto que a quienes forman el bloque de la gobernabilidad con la extrema derecha no les va a gustar", aseguró Iglesias ante sus compañeros. 

Las cuentas del 2021 dejarán ver, dice, la "influencia" de Podemos y el Gobierno "progresista" 

Se dirigía, claro, a Ciudadanos, a quien quiere sacar de la ecuación de la ley más importante para el Gobierno y la que puede dar a Sánchez la llave de la investidura. El PSOE no renuncia a atraer a Ciudadanos, e insiste en ampliar la base de apoyos de los PGE, pero sí es cierto que en las dos últimas semanas se ha ido recomponiendo el bloque de la mayoría de investidura, de tal manera que la opción de que salgan adelante gracias a ERC no se percibe ya como imposible. Pero los socialistas son conscientes de que, dada la volatilidad emocional de los republicanos —que se negaron a apoyar varias prórrogas durante el estado de alarma, pese a la asfixia política del Ejecutivo, y tumbaron las cuentas del 2019—, no pueden cerrar la puerta a Cs. 

Avances en justicia fiscal

Iglesias, sin embargo, da portazo a la 'vía Arrimadas'. Según aseguró este sábado, los Presupuestos que se van a presentar van a "dejar ver la influencia" de Podemos, que en España hay un "Gobierno progresista" y con ellos dentro. Serán unos PGE, dijo, "ambiciosos, con una inversión fuerte en la línea del sentido común, de sentido de época que está marcando el acuerdo europeo, que están llamados a fortalecer lo público, a reconstruir muchos de los elementos dañados como consecuencia de la pandemia y que van a incluir, como no podía ser de otra manera, algunos avances importantes en materia de justicia fiscal". "Ningún Gobierno que se diga a sí mismo progresista se puede permitir", en un momento como este, "no tomar medidas" para corregir la brecha de siete puntos en presión fiscal respecto a la media de la Unión Europea, alegó. Es decir, que habrá alguna subida de impuestos para las rentas más altas. 

El líder de Podemos recalcó que en los últimos días "se ha constatado algo muy claro", y es la "disposición" de los socios de investidura para negociar los PGE. Él mismo se reunió el pasado miércoles con ERC y Bildu, en una ronda paralela a la que lidera la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, solo que esta sí que ha incluido a Cs (e incluso al PP) y no se ha sentado, al menos por ahora, con la formación 'abertzale'.

Advierte a Sánchez de que "depende" del Gobierno el atraer a los socios de investidura

"Depende fundamentalmente de nosotros, del Gobierno, sacar los PGE adelante con la mayoría de investidura, que es la única mayoría que puede dar estabilidad a la legislatura y sentido histórico a años que van a ser de reconstrucción y transición [...]. Está en manos del Gobierno", insistió, "recorrer ese camino, que es el que desean de manera inequívoca nuestros votantes". Iglesias se dirigía al PSOE, por tanto, al advertir de que es la obligación del Ejecutivo procurar el apoyo de ERC y Bildu, dado que no están cerrados a respaldar las cuentas del año próximo. Apremiaba así a Sánchez a dejar en vía muerta la 'opción Arrimadas'. 

El vicepresidente segundo anticipó que el partido recibirá "muchísimas presiones" y serán "duras", en el sentido de que hay que primar la "transversalidad" en los próximos Presupuestos en un momento crítico para el país, y probablemente vengan "acusaciones" como las de los últimos meses —el 'caso Dina', que se ha diluido, o los contratos presuntamente irregulares con Neurona— y que generan "horas de discusión" en tertulias. Iglesias interpreta que esas presiones "confirman el peso político" de Podemos en el país. 

PP y Cs, "destrucción de lo público"

Animó a los suyos a aguantar el tirón porque lo que está en juego, cree, no son solo los PGE, sino el momento de "transformación" en el que se halla España, la "dirección del Estado" en los próximos años y décadas, cuál es la mayoría política que puede hacer avanzar el país. Y también porque una de las tareas básicas de la legislatura será afrontar la "crisis territorial", a Catalunya. Iglesias recordó a Sánchez que en España hay una "anomalía histórica", y es que PP y Cs "han unido su destino" a la ultraderecha de Vox, "tienen poder institucional" gracias a una fuerza que desearía "suprimir la democracia" y que "prefiere un Gobierno dictatorial", porque así lo dijo Santiago Abascal hace 10 días en el Congreso, cuando afirmó que el de Sánchez es el peor Ejecutivo en 80 años, incluyendo en la cuenta, por tanto, al régimen franquista.

PP y Cs, añadió, lideran una política de "destrucción de lo público", que camina en la "dirección contraria" a la que marcarán los Presupuestos. Y, para Iglesias, la prueba palmaria de cuál es su orientación es el Gobierno de la Comunidad de Madrid

Defiende que hay que "dejar atrás" un modelo de turismo y construcción del que fue "eficaz promotor" la Corona

El otro gran asunto de su breve intervención ante el consejo ciudadano fue a referencia a la Corona. El "horizonte republicano", avanzar hacia una "nueva república". "Los que somos republicanos deebemos entender el momento de crisis en el que se encuentra la Monarquía española y el modelo de Estado que ella encarna. Debemos tener la valentía y la audacia para poner sobre la mesa la necesidad de que España avance hacia el horizonte de una nueva república, en el que la democracia llegue a la Jefatura del Estado". 

"Modelo centralista"

Iglesias reivindicaba de nuevo el carácter republicano de su formación, frente a un PSOE monárquico. No es la primera vez que saca la bandera, puesto que desea marcar la diferencia respecto al socio mayoritario del Gobierno. Más ahora, tras la "huida" del rey emérito a Emiratos Árabes Unidos, que provocó incluso una "discusión fuerte" con Sánchez, como él mismo relató. 

A juicio del líder de Podemos, cada vez "menos gente", y especialmente los jóvenes, entiende que no se pueda elegir al jefe del Estado o que este no responda ante la Justicia como cualquier cargo público o que no pueda ser apartado si comete un delito.

Un horizonte republicano como proyecto, añadió, significa "fortalecer los derechos sociales, los servicios públicos, la igualdad de género, la educación y la cultura, las bases materiales de la democracia". Y ha de "dejar atrás" un modelo económico basado en la "especulación inmobiliaria, la exclusividad del turismo y la contratación pública, del que la Monarquía fue un eficaz promotor". Modelo que se ha convertido, a su juicio, en el "principal obstáculo para el desarrollo económico de España".

Iglesias defendió que la institución monárquica "no representa la oportunidad de negocio de los sectores empresariales más dinámicos", los que han de impulsar el nuevo modelo productivo. "Seguramente esta disociación entre los intereses económicos de España y las viejas estructuras revela el agotamiento del papel histórico que la Monarquía jugó en nuestra patria", adujo. 

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante la reunión del consejo ciudadano estatal de Podemos, este 19 de septiembre. / DANI GAGO (PODEMOS)

El líder de Podemos defendió que el horizonte republicano ha de ser el "escenario de superación de la crisis territorial", de una organización de país "más federal, más confederal", "construida sobre la fraternidad y el reconocimiento de la diversidad y la plurinacionalidad" de España. Un proyecto, en fin, que apele a "todos los pueblos del Estado frente a la crisis territorial a la que nos ha llevado el modelo centralista encarnado por la Monarquía, que es ajeno a la pluralidad constitutiva de nuestra patria y en el que millones de personas se sienten excluidas". 

"Creo que trabajar y construir alianzas para avanzar hasta este horizonte republicano tiene que ser una de las tareas políticas fundamentales de Podemos en los próximos tiempos". Y en esa labor será clave, añadió, el papel de la militancia de la formación, que ya se equipara al del resto de fuerzas, con el pago de una cuota de tres euros mensuales. Iglesias no puso fecha a ese teórico fin de la Corona. Es más un propósito de partido, de diferenciación política, más que una línea de trabajo en el Gobierno, en el que la batuta la lleva Sánchez. Y el presidente ya ha dejado clara su voluntad de resguardar al rey Felipe VI y de separar su acción de la de su padre.

No hay "correlación de fuerzas"

No obstante, en un ejercicio de realismo, el vicepresidente admitió que "es evidente que a día de hoy no existe una correlación de fuerzas en el Parlamento que pueda desbloquear una reforma constitucional en clave republicana, pero en política las cosas pueden cambiar". Y Podemos, dijo, es la "mejor prueba", porque es una fuerza que nació en 2014, cuando "parecía imposible" romper el bipartidismo o que llegara al Ejecutivo central. Y hoy, en el 2020, con solo seis años de vida y "sin pedir ni un solo euro a los bancos", resaltó, esa formación se sienta en el Consejo de Ministros. "Podemos nació para hacer posible lo imposible. A seguir avanzando", remachó. 

"Trabajar alianzas" para avanzar al horizonte republicano debe ser una de las tareas "fundamentales" de Podemos

Iglesias había enlazado el "horizonte republicano" con la ley de memoria democrática, cuyo anteproyecto presentó este pasado martes el Ejecutivo y que nace del impulso de la vicepresidencia primera, que lidera Carmen Calvo. La norma declarará "nulos de pleno derecho" los juicios sin garantías del franquismo, asumirá la exhumación de los 25.000 cadáveres que yacen aún en fosas comunes o en las cunetas y creará una Fiscalía de Sala en el Supremo que se dedicará a investigar los crímenes de la dictadura. 

Es una "ley muy importante", reivindicó Iglesias, que representa un "paso histórico en el camino hacia la verdad, la justicia y la reparación y también de la reconstrucción de la memoria democrática". Pero es importante no solo por la mirada al pasado sino por "el futuro", por el avance hacia ese "horizonte republicano". A juicio del vicepresidente segundo, la presencia de Unidas Podemos en el Gobierno "se nota" y se aprecia en leyes como esta o como la de Presupuestos.