27 oct 2020

Ir a contenido

El independentismo arropa a Torra y apela a la libertad de expresión

Rufián (ERC) insiste en pactar la estrategia soberanista ante la posible inhabilitacón del 'president' y defiende el diálogo con el Gobierno

Borràs (Junts) reitera que la decisión sobre convocar elecciones está en manos de Torra y no de ningún tribunal

Fidel Masreal / Ángeles Vázquez

Quim Torra, a su llegada al Tribunal Supremo, el pasado 17 de septiembre.

Quim Torra, a su llegada al Tribunal Supremo, el pasado 17 de septiembre. / JOSÉ LUIS ROCA

Los máximos representantes del Govern, así como los partidos y entidades independentistas catalanas, junto a representantes de EH Bildu han arropado al 'president' Quim Torra a su llegada al Tribunal Supremo donde se celebra la vista por el recurso de la defensa de Torra tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que lo condena a 18 meses de inhabilitación por la pancarta en favor de los presos independentistas colgada del Palau de la Generalitat contra el mandato de la Junta Electoral Central en período electoral.

Previamente a la llegada del 'president', representantes de los partidos y entidades soberanistas catalanas han apelado a la libertad de expresión y han enmarcado el proceso a Torra en una "causa general" contra el independentismo en el marco de la "represión" del Estado.

Rufián pide un pacto

El portavoz de ERC, Gabriél Rufián, en sus declaraciones a las puertas del alto Tribunal, ha insistido en un "llamamiento a todas las fuerzas soberanistas" para "pactar, consensuar" la estrategia futura con el objetivo de "reforzar las instituciones". Es decir, Rufián ha reiterado la apuesta de Esquerra por acordar un calendario electoral con Torra ante la posible decisión del Supremo de ratificar la inhabilitación en breve.

En unas declaraciones posteriores, la portavoz de Junts per Catalunya en el Congreso, Laura Borràs, ha respondido a la propuesta de Esquerra que corresponde al 'president' la decisión sobre convocar elecciones y no debería ser el Supremo el que lo decida. "Deberíamos estar todos unidos al lado del 'president'", ha subrayado Borràs, quien ha afirmado que la inhabilitación sería "el atropello democrático más grave en la Europa occidental", por una pancarta "que defiende la libertad de expresión", cosa que supondría a su juicio que la justicia "pase por delante de la democracia". Borràs ha apelado al Gobierno para que responda "qué va a hacer para solucionar el conflicto".

Rufián ha hablado de "vergüenza" al referirse a esta posible inhabilitación porque se "atenta contra derechos fundamentales", si bien ha defendido la vía del diálogo de ERC con el Estado pese a que, a su juicio, el poder judicial "ha declarado la guerra a según qué ideas".

Junto al busto a Rousseau

También representantes de Òmnium y de la CUP han mostrado su apoyo a Torra, que ha llegado a la plaza de las Salesas poco antes de las once y media de la mañana junto a la 'consellera' de Presidencia, Meritxell Budó, y ha sido recibido con aplausos por parte de la comitiva. Torra, relajado, ha conversado con representantes políticos durante unos minutos muy cerca de un busto a Jean-Jacques Rousseau. Posteriormente ha entrado en el Supremo, donde sigue la vista como invitado, junto a Budó y el vicepresidente y 'conseller' de Economia, Pere Aragonès.