30 oct 2020

Ir a contenido

RUFIÁN LO VE UNA "FALTA DE RESPETO"

Calvo redobla el aviso a Torra: si es inhabilitado, no podrá sentarse en la mesa de diálogo

Achaca al 'president' la responsabilidad por no haberse reunido el foro de los dos gobiernos

Lanza un sutil mensaje de crítica a Iglesias por sus gestiones con ERC y Bildu para los Presupuestos

Juanma Romero

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, el pasado 15 de septiembre en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la Moncloa. 

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, el pasado 15 de septiembre en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la Moncloa.  / DAVID CASTRO

La segunda reunión de la mesa de diálogo sobre Catalunya no tiene aún fecha pero, lo que está claro, al menos para el Gobierno, es que si Quim Torra es finalmente inhabilitado por el Tribunal Supremo, no podrá sentarse más a ella

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, recalcó ese mensaje en 'La hora de La 1' (TVE) justo este jueves, apenas dos horas antes de que el Supremo revise en una vista pública la condena al 'president' de año y medio de inhabilitación que le fue impuesta por el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya por desobedecer a la Junta Electoral Central (JEC), que le había ordenado retirar las pancartas y símbolos independentistas durante el periodo electoral de las generales del 28 de abril de 2019. 

Calvo defendió en la televisión pública que el Gobierno de Pedro Sánchez apostó por el diálogo desde el primer minuto para dar una salida al conflicto político en Catalunya. El "intento de ruptura del orden constitucional" que supuso el referéndum del 1 de octubre de 2017 y la posterior declaración de independencia, que tuvo una "respuesta muy contundente" por parte del Supremo, "no puede volver a repetirse", así que "la única salida es la política y encontrar acuerdos", alegó. De modo que como el camino, para el Ejecutivo, es ese y no otro, hay que "continuar" con esa mesa, que se constituyó en febrero con la presencia de los dos presidentes, Sánchez y Torra, y en ella "se podrá sentar quien lo sea y no esté inhabilitado". "Esto es de carácter muy elemental", añadió. 

La mano derecha de Sánchez ya había lanzado ese recardo ayer miércoles en 'Julia en la Onda' (Onda Cero), pero después de su entrevista Laura Borràs, portavoz de JxCat en el Congreso, había advertido (sobre todo a ERC) de que ningún grupo independentista podría permitir que se pudiera reunir la mesa sin que estuviera al frente de ella el jefe de la delegación catalana. 

La presión surtió efecto sobre ERC. Gabriel Rufián, portavoz de la formación independentista en el Congreso, cargó contra Calvo por sus palabras en TVE. "Torra es el ‘president’, el cargo más importante de Catalunya, representa a mucha gente y es una falta de respeto decir lo contrario", informa Europa Press. 

Cumplir las normas

La Moncloa perseguía que el foro de interlocución de los dos gobiernos se hubiera reunido esta misma semana, pero el jefe del Govern lo rechazó. Calvo, en TVE, le endosó esa culpa, sin rodeos. Explicó que el Gobierno "siempre" ha estado dispuesto a reunir la mesa, excepto durante el estado de alarma —para atender las urgencias de la pandemia—, igual que está "dispuesta ERC". "Por nosotros no ha sido", indicó la vicepresidenta, quien indicó que "muchas cosas se explican por el origen", porque fueron los republicanos quienes hicieron la propuesta de creación de ese instrumento para abstenerse en la investidura de Sánchez y quien planteó que participara de ella su socio en el Govern, JxCat, quien sin embargo nunca ha defendido su utilidad si no se discute el ejercicio del derecho de autodeterminación y la amnistía. 

No precisa cuándo puede estar lista la reforma de sedición, pero indica que puede salir de Justicia antes del 2021

Calvo señaló que no cree que se reproducirán las imágenes de tensión de hace casi un año, tras conocerse la sentencia del 'procés', porque también Catalunya está siendo muy afectada por la pandemia del covid-19 y acucia la crisis económica. Tampoco se quiso situar en un escenario en el que Torra desobedeciera al Supremo si es inhabilitado. Sí recordó que todos los ciudadanos, y por descontado los cargos públicos, están bajo el imperio de la ley y "todos" han de cumplir las normas y los pronunciamientos de los tribunales. "Todos, ciudadanos e instituciones, sabemos cuál es nuestro lugar". 

El Gobierno, como adelantó EL PERIÓDICO, ha incluido la reforma de la sedición, la pena por la que fueron condenados los líderes del 'procés', en su plan anual normativo 2020. Calvo no adelantó cuándo será aprobado en primera lectura el anteproyecto por parte del Consejo de Ministros, aunque sí precisó que el borrador que maneja el Ministerio de Justicia está "bastante avanzado" y puede estar listo "en cualquier momento", incluso para antes de fin de año.

Esa reforma del Código Penal incluirá no solo una revisión de los delitos contra la Constitución —que el Gobierno cree que ha de amoldar a la doctrina europea—, sino también incorporar otras materias como la protección del medio ambiente y de los animales o reforzar los delitos contra la libertad sexual de las mujeres. Comprenderá, por tanto, varias cuestiones y que el Ejecutivo quiere tramitar de manera "rápida". Calvo apuntó que no sabe si la reforma estará ya presentada antes de los Presupuestos pero, en todo caso, "da igual", dando por sentado que son cuestiones diferentes y no van ligadas. 

"Tres, con quién, por este orden"

Respecto a las cuentas del Estado para el 2021, Calvo hizo referencia a la ronda de reuniones previas que ella misma está llevando a cabo con los grupos —el lunes lo hizo con el PP, el miércoles con ERC y las formaciones que integran el Grupo Plural, este jueves lo hará con Ciudadanos—. La vicepresidenta apuntó que está hablando con los partidos para "ordenar el trabajo parlamentario" de los próximos meses, tarea que le corresponde como ministra de la Presidencia y Relaciones con las Cortes, y lo hace "gustosa", y es "lógico" que también hable de los Presupuestos, porque se está en los "prolegómenos" de la negociación de verdad. 

Calvo subraya que tiene que "pesar mucho" la fuerza de cada partido (o sea, PSOE o UP) en las decisiones del Gobierno

Calvo, frente a Pablo Iglesias, que insiste en que los PGE han de pactarse con la mayoría de la investidura —lo que dejaría fuera de la ecuación a Cs—, mantuvo que en una situación "absolutamente excepcional" como esta es importante jerarquizar. Y lo primero es "tener esos Presupuestos". Dos, el contenido de los mismos, para que den una respuesta "solidaria, responsable y social" a la crisis. Y tres, "con quién". "Por este orden"

A partir de ahí, dio un toque de atención a Unidas Podemos, aunque muy sutil y sin citarlo. Las urnas, dijo, han dado a cada fuerza "unas proporciones", han indicado cuál debe ser su peso en la Cámara, convirtiendo sus votos en escaño. "Eso hay que respetarlo, y mucho, porque es lo que han dicho los ciudadanos". "Y yo observo, en una parte del debate político en nuestro país, que diera igual casi todo eso, y que importa mucho más quién tiene más peso mediático o de ruido, que quién está sosteniendo un peso importante de millones de votos detrás de sí, y esa es la verdadera democracia, y eso tiene que pesar mucho en lo que tengamos que hacer, en todos los órdenes". Es decir, que los 120 diputados del PSOE pesan más que los 35 de UP, y por tanto es el partido de Sánchez el que lleva el timón, vino a decir. 

Calvo volvió a recordar que es Hacienda quien está preparando el borrador de los PGE, y lo está haciendo "a toda máquina", no solo ahora, cuando está negociando las partidas con sus socios morados, sino que lo ha estado haciendo "todo el verano", ya que tuvo que elaborar el texto 'ex novo', ya que los de Cristóbal Montoro, de 2018, no valen "para nada" por la devastación del covid-19. A continuación, reiteró ese aviso a los podemistas: "Hay demasiada gente moviéndose en las superficies, y aquí lo importante es cuando la ministra de Hacienda dé el paso de colocar el borrador [de PGE] en lo alto y después se tendrá que pronunciar todo el mundo en relación a cuáles son las prioridades sociales de este país, al margen de las definiciones ideológicas. Algunos andan en el debate previo de las cosas". 

Sobre los plazos, la vicepresidenta aseguró que María Jesús Montero está trabajando para tener cuanto antes listo el borrador. Aún el Gobierno está "en los plazos de tiempo" para que los Presupuestos estén aprobados antes del 31 de diciembre, "aunque sea en el filo". Pero "no pasa nada si hay que prorrogar dos semanas" las cuentas de Montoro, las últimas que elaboró el PP antes de ser desalojado del poder. 

Sobre la situación epidemiológica en Madrid, Calvo, como también avanzaba ayer este diario, descartó decretar el estado de alarma. El Ejecutivo se declara "preocupado, vigilante y dispuesto a ayudar a la Comunidad de Madrid en todas las medidas que tome". Estará en la "coordinación y ayuda leal". 

Pero "justamente como el problema está en Madrid", arguyó, el Gobierno se siente impelido a no "pisar las competencias" del Ejecutivo autonómico. El Gobierno está para "coordinar y ayudar". La vicepresidenta recordó cómo Isabel Díaz Ayuso clamó contra el mando único durante a la alarma, y hablaba de "dictadura constitucional", cargando durísimamente contra Sánchez. 

Sobre la nueva ley de memoria democrática, cuyo anteproyecto presentó ella misma el pasado martes, Calvo confirmó que ni "deroga" ni "toca" la ley de amnistía de 1977, pero ello no impedirá que la Fiscalía de Sala en el Supremo que la norma creará pueda investigar los crímenes del franquismo y busque la "verdad" de la represión. 

Calvo agradece la disposición de Cs

Tras la entrevista en TVE, la vicepresidenta primera prosiguió con su ronda de reuniones con los grupos en el Congreso. Este jueves fue el turno de Ciudadanos. Tras el encuentro de hora y media con el portavoz adjunto, Edmundo Bal, y el secretario general del grupo, José María Espejo, buena sintonía, como las dos partes reconocieron, aunque sin frutos concretos.

 

Carmen Calvo trasladó a los dirigentes naranjas que el Ejecutivo "en muchos momentos" va a "requerir su apoyo" para sacar adelante las leyes programadas para este curso. Entre ellas, claro, los Presupuestos. La número dos de Pedro Sánchez agradeció a la formación de Inés Arrimadas su "capacidad de dialogar" en un momento en el que la "arquitectura de votación" es muy complicada por la fragmentación parlamentaria, informa EFE. 

 

Mientras, Bal insistió en que no será posible casar Cs y ERC. "Son dos vías incompatibles". El diputado naranja insistió en que trasladó ese mensaje a la vicepresidenta, y espera que el Gobierno opte por su partido porque "la inmensa mayoría de los españoles y Bruselas quieren unos Presupuestos con Cs" ya que suponen "una garantía de "moderación, igualdad y centralidad". Para Cs, la línea roja son ERC y Bildu, porque sería "radicalmente inadmisible que el Gobierno se pusiera de rodillas ante los separatistas". De este modo, no veta a otros partidos. La disposición de los liberales es inequívoca. 

 

"Si se nos presentan unos presupuestos sensatos, centrados y razonables, llenos de soluciones para los españoles, a Cs le dará igual lo que haga el resto", sostuvo Bal, informa Europa Press.