22 sep 2020

Ir a contenido

SITUACIÓN "PREOCUPANTE"

El Gobierno no contempla por ahora decretar la alarma en Madrid

El Ejecutivo insta a Ayuso a que lo pida ella: "Quiere que le quitemos la responsabilidad de las medidas difíciles"

Sanidad confía en que la región adopte nuevas restricciones, porque es la que tiene las competencias

Juanma Romero

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la sesión de control en el Congreso de este 16 de septiembre. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la sesión de control en el Congreso de este 16 de septiembre.  / J. J. GUILLÉN (EFE)

La decisión original partió en junio y, en esencia, no ha cambiado. Pedro Sánchez sufrió para llegar hasta la sexta prórroga del estado de alarma, el último cheque que le concedieron, y a regañadientes, los grupos parlamentarios, y desde que concluyó la desescalada, decidió trasvasar la responsabilidad a las comunidades autónomas. Con el "apoyo" del Ejecutivo central. Esa determinación no ha cambiado. Y por eso el Gobierno no se plantea, al menos por ahora, tomar las riendas e intervenir la Comunidad de Madrid. No prevé decretar el estado de alarma en la región, salvo que sea Isabel Díaz Ayuso se lo reclame.

Y esto no entra en los planes de la presidenta, cuyo Gabinete se halla inmerso, otra vez, en la confusión, después de que su viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, anunciara "confinamientos selectivos" y "restricciones a la movilidad", medidas que sin embargo no fueron respaldadas por la baronesa conservadora. La incertidumbre sobre qué hará Madrid a partir del viernes, para cuando ha anunciado más limitaciones, es total. Pero mientras la segunda ola de coronavirus no deja de agrandarse, y es la región con peor situación epidemiológica. La que claramente "preocupa" a Sanidad, como reconoció el propio ministro, Salvador Illa

Sin embargo, distintas fuentes del Gobierno de Sánchez consultadas por EL PERIÓDICO llegan a la misma conclusión: no se moverá ficha, no se tomará la iniciativa. No por ahora. "La alarma la tendrá que pedir la Comunidad de Madrid. Lo que quiere Ayuso es que le quitemos la responsabilidad de tomar medidas difíciles. Pero no, que lo pidan ellos", sentencia con rotundidad un ministro. En la Moncloa, la posición es igual de rocosa: no se contempla activar el artículo 116 de la Constitución solo para la región. Y desde el Ministerio de Sanidad, la misma respuesta: "Confiamos en que se tomarán medidas en Madrid. La presidenta se verá obligada a ello".

22,1% de positividad

No hay, por tanto, cambios respecto a la posición inicial del Gobierno. En el equipo del líder del Ejecutivo recuerdan que las comunidades disponen, como les recordó en su comparecencia ante los medios de finales de agosto, de recursos humanos —más de 2.700 rastreadores de las Fuerzas Armadas—, económicos —16.000 millones de euros no reembolsables, 2.000 de ellos destinados a educación— y legales. Sánchez, a este respecto, recordó a las autonomías que pueden solicitar la declaración del estado de alarma en todo su territorio o en parte de él. Ninguna lo ha hecho hasta ahora.

Illa evita el choque con Ayuso y dice estar "en contacto permanente" con su Ejecutivo

Tampoco Madrid, de nuevo el foco de la pandemia de coronavirus en toda España, el punto que acumula el 30% de los contagios. La comunidad reportó en las últimas horas 1.854 casos diagnosticados el día previo, por los 4.728 de toda España, y su incidencia acumulada en los últimos 14 días es de 642,98 positivos por 100.000 habitantes, cuando la media nacional es de 256,57. Madrid notificó 124 de los 366 fallecidos en la última semana. El 22% de las camas de hospitales están ocupadas por pacientes covid (el 8,5% en el conjunto del país). Y la tasa de positividad (el porcentaje de infectados respecto a las PCR realizadas) es del 22,1% en la comunidad, por el 13% de toda España. Como publicó EL PERIÓDICO este miércoles, el riesgo de contagio en Madrid es extremo, sin que el Ejecutivo autonómico haya adoptado medidas tan contundentes como otras comunidades en mejor situación epidemiológica. 

El titular de Sanidad intentó evitar de nuevo la colisión directa con Ayuso, aunque mostró su "preocupación" por la evolución de la pandemia en Madrid. Tras un encuentro con el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), el socialista Abel Caballero, y la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, Illa rehusó valorar las eventuales restricciones que prepara el Gobierno autonómico hasta conocer la "literalidad exacta" de los acuerdos, aunque dijo estar en "contacto permanente" con el Ejecutivo madrileño. Como en otras ocasiones, manifestó su confianza en que se adopten las medidas adecuadas, informa EFE.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso (PP), conversa con su vicepresidente, Ignacio Aguado (Cs), el pasado 15 de septiembre en el debate del estado de la región, en la Asamblea autonómica. / JESÚS HELLÍN (EUROPA PRESS)

"Las situaciones difíciles hacen grandes líderes"

El ministro recordó que el presidente ofreció a las comunidades la posibilidad de pedir el estado de alarma, porque la mayoría gubernamental prestaría su voto en el Congreso. Esas palabras de Illa no son solo la argumentación oficial, son las que repiten en privado miembros del Gabinete. "Pedro fue claro al respecto. La responsabilidad es de cada comunidad y cuentan con todo el apoyo del Grupo Socialista si quieren (y piden) que se decrete el estado de alarma en todo o parte de su territorio. Pero la situación de Madrid genera pena y ansiedad. Y no se merece esto", indica otro prominente ministro del Ejecutivo. 

En la cúpula del partido en Madrid, esa "ansiedad" es aún mayor, ya que las bases del PSOE-M piden a los jefes una crítica más acerada hacia Ayuso. Hacer algo. La moción de censura sigue siendo la bala de reserva. Ferraz no cree que sea el momento de promoverla y enfrió las expectativas del secretario regional y delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco. El portavoz en la Asamblea, Ángel Gabilondo, no quiere que se presente una moción que no prospere —y para ello haría falta, necesariamente, el concurso de Ciudadanos—, porque de perderse solo serviría para reforzar a la baronesa popular. No obstante, el exministro socialista se mostraba este miércoles en 'Al rojo vivo' (La Sexta) dispuesto a "sacrificarse" como candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid para dar paso a los naranjas si con ello sale Ayuso del Ejecutivo: "No seré un obstáculo", proclamó. 

"En política, no hacer, no actuar, también tiene un precio", avisan en la Moncloa

En la Moncloa prefieren que, por el momento, la dirigente del PP tome de su propia medicina. En el momento álgido de la pandemia, cargó contra el mando único, se convirtió en el ariete de Génova contra Sánchez. No cree que haya llegado el punto en el que deba 'rescatarla'. "Hay un coste que Ayuso no baraja, que es el de inacción. En política, no hacer, no actuar, también tiene un precio. Nosotros, en el Gobierno, sí hemos demostrado que hacíamos, no se nos puede acusar de inacción. Y las comunidades tienen herramientas para plantar cara al lío. Que las asuman", emplazan en el equipo de Sánchez.

Otra ministra apunta que, pese a las alarmantes cifras que arroja Madrid, aún no es momento de intervenir, porque distan mucho de las registradas en marzo y abril, y la tensión asistencial no ha llegado al mismo extremo. Y avisa de que el Gobierno central no debe dejarse llevar por cálculos estratégicos. "Para bien o para mal, el foco de la historia estará en este Gobierno por la pandemia, y este Ejecutivo tiene una obligación con los ciudadanos, más allá de la gestión que haga Ayuso. Las situaciones difíciles son las que hacen a los grandes líderes. Y si las cosas se pusieran peor, cara al otoño y al invierno, hay que tener liderazgo, y convendrá que el Gobierno tenga mayor presencia". El Ejecutivo se da un margen. De ahí el que toda decisión quede revestida de cierta provisionalidad. Todo es por ahora. Pero la ola en Madrid avanza, sin que dé señales de que esté remitiendo.