27 sep 2020

Ir a contenido

TENSIONES EN LA POSCONVERGENCIA

Artur Mas cree que el partido de Puigdemont fomenta la división soberanista

El 'expresident' rechaza sumarse a Junts para no avalar la "separación"

Confirma que se queda en el PDECat y que no volverá a la primera línea política

Daniel G. Sastre

Artur Mas durante su rueda de prensa en el Palau Robert.

Artur Mas durante su rueda de prensa en el Palau Robert. / MANU MITRU

Artur Mas ha roto su silencio de meses para hablar sobre la crisis del espacio político que él lideró durante una década. Aunque ha buscado preservar un tono institucional, el expresidente de la Generalitat ha defendido con claridad al PDECat y ha lanzado varios dardos a Carles Puigdemont. Sobre todo uno: ha acusado a Junts, la fuerza que promueve, de fomentar la división del soberanismo y del espacio posconvergente.

¿Por qué ha callado Mas tanto tiempo cuando mucha gente le había pedido que hablara? Porque, ha dicho, estaba intentando que la ruptura no se consumase. Pero, una vez que Puigdemont y sus fieles abandonaron en masa la militancia del PDECat y lanzaron una opa hostil por la marca Junts per Catalunya, y después de que Quim Torra echara del Govern a la única ‘consellera’ del PDECat, Àngels Chacón, ha decidido expresar su opinión en público.

Mas se queda en el PDECat sin matices. "Yo no me he movido, otros sí", ha recordado. "¿Por qué no me integro en Junts? Después de 30 años trabajando por proyectos que buscan suma e integración y la conseguían, no puedo acabar en un proyecto que puede llevar a la separación. Vengo de Convergència, que era eso, de CiU, que era eso, de la Casa Gran del Catalanisme, de JxSí, que es la gran operación conjunta de unidad en el mundo soberanista, y de Junts per Catalunya, que nació en un despacho de Bélgica entre Puigdemont y yo acompañados de muchos dirigentes del PDECat. Por primera vez tengo la sensación de que esto podría acabar en una separación. Y no quiero acabar mi trayectoria política así", ha explicado.

Mas ha asegurado que todavía no descarta que el mundo posconvergente pacte una fórmula para presentarse de forma conjunta a las elecciones, que aún no tienen fecha. Su idea preferida, descartada por Puigdemont y los suyos, es la de la coalición electoral entre JxCat y el PDECat.

Pero, si no es posible, el ‘expresident’ no descarta hacer campaña por el PDECat. "Una de mis decisiones es subrayar el perfil institucional. Ahora, eso no quiere decir que yo no pueda participar de alguna manera en las elecciones. Pero si lo hago será sobre todo dando ideas. Eso no renuncio a hacerlo", ha dicho.

Sí a negociar los Presupuestos

También ha defendido la personalidad propia del PDECat a la hora de negociar los Presupuestos Generales del Estado. El grupo de JxCat en el Congreso ha quedado partido por la mitad –cuatro diputados frente a otros cuatro- entre los partidarios de Puigdemont y los que se quedan en el partido de David Bonvehí. "Si este riesgo de separación se consuma, si acaba con dos partidos diferentes, y dos estrategias electorales y programas diferentes, tanto derecho tiene uno como otro de defender sus programas y sus ideas", ha dicho, para avalar una eventual negociación de las cuentas por parte de los representantes del PDECat.

Las palabras de Mas llegan en un momento de gran división en el independentismo, sobre la respuesta conjunta ante una eventual inhabilitación del 'president' Quim Torra, sobre la que Mas no se ha querido pronunciar. Todo ello con un trasfondo preelectoral y con unas encuestas que dan a ERC el primer puesto en Catalunya por encima de los posconvergentes. 

La newsletter del director

Recibe en tu correo el análisis de la jornada de la mano del director de elPeriódico.com, Albert Sáez.

Suscríbete

Triste, decepcionado y enfadado

En cualquier caso, Mas ha dejado claro que no quiere "ningún cargo", ni ahora ni en el futuro. Pese a que cuadros del espacio convergente han insistido en que debía volver a la primera línea, ahora se siente "triste, decepcionado y enfadado" por la situación interna de esa parte del soberanismo