26 oct 2020

Ir a contenido

LAS PALABRAS PROVOCAN MALESTAR EN EL PSOE

Iglesias desvela que tuvo una "discusión fuerte" con Sánchez por la "huida" de Juan Carlos I

Montero y Calvo evitan polemizar con el vicepresidente y subrayan que la relación con Zarzuela es "impecable"

El líder de Podemos responde a Calvo que el acuerdo con Cs "es inviable": "No hay que engañar a nadie"

Miguel Ángel Rodríguez Juanma Romero

El vicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias

El vicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias / DAVID CASTRO

La marcha de España de Juan Carlos I generó polémica dentro del Ejecutivo. El sector podemista del Gobierno, que no había sido informado de este paso atrás del rey emérito, mostró su rechazo en público hacia la decisión adoptada por la Casa del Rey y apoyada por Pedro Sánchez. Pero, en aquellos primeros días de agosto, hubo también discrepancias que no vieron la luz. Este martes, Pablo Iglesias desveló que tuvo una "fuerte discusión" con el presidente del Gobierno y que el líder del PSOE acabó disculpándose por cómo había gestionado la salida del monarca emérito. Las revelaciones del líder morado irritaron al socio mayoritario del Gabinete. 

"Por la huida del rey emérito tuvimos una discusión fuerte y puedo decir que el presidente se disculpó. Eso le engrandece", contó el vicepresidente segundo a primera hora de este martes sobre lo que ocurrió tras el comunicado publicado por la Zarzuela informando sobre el deseo de Juan Carlos I de abandonar el país. "Que un presidente pida disculpas y diga 'esto tenía que habertelo dicho a pesar de que no ibas a estar de acuerdo' habla bien de Pedro Sánchez", continuó en una entrevista en la Cadena SER

Iglesias matizó que fue una "discusión cordial, en el marco del respeto, pero defendiendo posiciones distintas". A este respecto, señaló que son lógicas las discrepancias sobre este asunto en un Gobierno de coalición en el que "hay un partido monárquico y otro republicano". Un ataque claro al PSOE por haber protegido la figura de Juan Carlos I y de la monarquía pese a declararse republicano. 

Este no es el único roce que se ha producido entre ambos dirigentes. Iglesias dejó caer que tampoco tuvo conocimiento sobre la fusión entre CaixaBank Bankia. "Sobre las cuestiones que nos puedan molestar, si a mí me molesta algo que ha hecho el presidente, yo no voy a comentarlo en los medios de comunicación", dijo al ser preguntado sobre si le incomoda que Sánchez no le cuente ciertas cosas. 

"Tuvimos una discusión fuerte y el presidente se disculpó. Eso le engrandece"

Algunos ministros socialistas vieron las palabras de Iglesias en la SER tras la reunión del Gabinete, y no podían su profundo malestar, aunque la ira no va, por ahora, más allá. En la rueda de prensa posterior, tanto la portavoz, María Jesús Montero, como la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, evitaron polemizar con el jefe de Podemos. Ambas se escudaron, además, en que las deliberaciones del Consejo de Ministros son "secretas", si bien esa "discusión fuerte" que relató Iglesias no se produjo en ese foro. La titular de Hacienda indicó que desconoce las conversaciones del presidente con su equipo, y hay que dejarlas en el marco de la "relación bilateral" que mantiene con cada uno de ellos. El Gobierno trabaja "cohesionado y todos a una", y está "ocupado y preocupado" por sacar su "tarea ingente" a cabo. 

Para Calvo, "lo importante" son las relaciones del Ejecutivo con la actual Jefatura del Estado y con su titular, Felipe VI, que hizo que fuera "completamente transparente" la decisión de su padre, de manera que los ciudadanos la conocen y saben "las razones". La relación entre las dos instituciones es "impecable" y es obligación del Ejecutivo "sostener el orden constitucional de forma contundente", y en él figura la monarquía. 

Defensa, por tanto, de la Corona y de su titular. La vicepresidenta primera también recordó que el estatus del presidente del Gobierno "es muy diferente" al del resto de sus miembros. Y es él el que mantiene las "relaciones con la Jefatura del Estado". Es decir, que es Sánchez quien interlocuta de manera directa con el Rey y a él le debe preservar la confidencialidad de sus despachos.

En la misma línea prudente, aunque de crítica indirecta hacia Iglesias, se pronunció la portavoz parlamentaria socialista, Adriana Lastra. Dijo desconocer las conversaciones de Sánchez con sus ministros y no quiso pronunciarse sobre las mantenidas con Iglesias, pero si las conociera, añadió, no las haría públicas, porque ella "jamás" lo ha hecho. "Las conversaciones privadas, sean en el ámbito de mi partido o en el parlamentario, nunca las he hecho públicas". La desautorización era evidente

"Máximo apoyo"

Iglesias, por su parte, sigue tratando de echar por tierra la opción de negociar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el 2021 con Ciudadanos: "Es inviable". Haciendo referencia a unas declaraciones de la vicepresidenta Calvo, que el pasado fin de semana sostuvo en una entrevista que es "secundario" con qué apoyos salen adelante las futuras cuentas públicas, el secretario general de Podemos llamó a "no engañar a nadie" sobre la posibilidad de lograr un pacto con los naranjas que haga posible la aprobación de los Presupuestos. 

"Respeto la opinión de todo el mundo, pero creo que estos años se ha probado quién puede dar estabilidad a un Gobierno progresista en España", subrayó el vicepresidente segundo al ser preguntado por las palabras de su compañera en el Ejecutivo. A renglón seguido, insistió en que buscar el entendimiento con los de Inés Arrimadas, que gobierna en algunas comunidades "con el apoyo de la ultraderecha, es inviable".

Montero dice no saber los detalles de las charlas de Sánchez con sus ministros

Una vez más, hizo hincapié en que "va a ser esa mayoría [de la investidura] la que le va a dar estabilidad" a la coalición entre socialistas y morados. Así, apuntó a trabajar para cerrar acuerdos con ERCPNVEH BilduCompromísMás País y el resto de partidos minoritarios. Sobre el apoyo de los republicanos catalanes, Iglesias descartó, sin "hacer previsiones demasiado tajantes", la posibilidad de retrasar la tramitación de los Presupuestos en el caso de que coincidiera con las elecciones catalanas, aún sin fecha, para facilitar el 'sí' de Esquerra. 

Además, el líder de Unidas Podemos dejó claro que "la fuente de inspiración" de los Presupuestos es el acuerdo alcanzado entre socialistas y podemistas al comienzo de la legislatura y no los entendimientos que pueda alcanzar el PSOE con Cs. "Pueden hablar con quien quieran de lo que quieran, pero hay una cosa que es el acuerdo programático que tiene la firma de Pedro Sánchez y la mía", sentenció.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, este 8 de septiembre en la Moncloa. / JUAN CARLOS HIDALGO (EFE)

Montero, sin embargo, siguió con la doctrina oficial en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes. El Gobierno mantiene su voluntad de "ampliar la base" de apoyos, y por tanto se dirigirá a todos los grupos, sin excluir siquiera al PP, porque en un momento tan excepcional todas las formaciones están convocadas para arrimar el hombro.  Para la ministra de Hacienda, Iglesias estaba expresando "sus preferencias", pero ella negociará con todos. "Todos compartimos que tenemos que hacer un trabajo arduo con todas las formaciones que apoyaron esta investidura, pero no solo". "Necesitamos máximo apoyo para nuestras cuentas públicas, para unos Presupuestos progresistas e incluyentes sean capaces de recoger las aspiraciones de la mayor parte de hombres y mujeres". 

La imputación

En la SER, también se puso sobre la mesa la imputación a Podemos como partido y a tres dirigentes, entre ellos el secretario de Comunicación, Juanma del Olmo, por presuntas irregularidades en la financiación. "Que se investigue, que se investigue hasta el final", sentenció Iglesias, que indicó que su formación va a "seguir colaborando con la justicia".  "Sospecho que al final ocurrirá lo que siempre ha ocurrido cuando se nos ha investigado", aseguró, recordando que ya han presentado 14 denuncias contra su contabilidad y que todas han sido sobreseídas.