22 oct 2020

Ir a contenido

TRAS LA POSIBLE INHABILITACIÓN DEL 'PRESIDENT'

La CUP apuesta por pactar elecciones y una presidencia simbólica para Torra

Los anticapitalistas plantean esta vía para acordar ya con JxCat y ERC el final de la legislatura

Júlia Regué

Los diputados de la CUP, Maria Sirvent y Carles Riera, en el hemiciclo del Parlament.

Los diputados de la CUP, Maria Sirvent y Carles Riera, en el hemiciclo del Parlament. / ACN / GUILLEM ROSET

La CUP entra en juego ante el incierto fin de la legislatura, más aún tras la remodelación del Govern, con un plan propio que apuesta por una convocatoria electoral cuanto antes y por ofrecer una presidencia simbólica para el 'president' Quim Torra.

El esbozo para encarar la posible ratificación de la condena por desobediencia en el Tribunal Supremo, que aún pulen los órganos internos del partido, aboga por reeditar en el Palau de la Generalitat lo que los anticapitalistas pusieron en práctica en el Ayuntamiento de Berga cuando la alcaldesa Montse Venturós fue inhabilitada por negarse a descolgar la 'estelada' en campaña electoral: ejercer simbólicamente sin contravenir la pena de inhabilitación.

Según ha avanzado 'Nació Digital' y ha confirmado EL PERIÓDICO, los 'cupaires' proponen pactar una fecha para llamar a las urnas y que Torra ostente una presidencia sin funciones administrativas hasta el día de las elecciones con agenda institucional propia pero sin la firma de decretos y resoluciones, que irían a cargo del presidente en funciones, Pere Aragonès.

En declaraciones a este diario, la diputada Maria Sirvent, ha asegurado que esta fórmula pretende "cortocircuitar la represión" porque es una vía que "permite que Torra pueda seguir haciendo su trabajo hasta la convocatoria electoral acompañado del presidente en funciones". "Es ampliamente compartido que hay una falta de proyecto gubernamental y las elecciones las tiene que pactar el 'president' y no el Tribunal Supremo porque estas elecciones se requieren al margen de su inhabilitación", ha añadido. "¿Cuánto tiempo más vamos a alargar esta legislatura que ha sido un fracaso a nivel de objetivos que se plantearon los dos partidos en el Govern?", ha añadido. En cuanto a la pandemia, ha apuntado que habrá que convivir con el virus y que si es un impedimento "lo será siempre".

La propuesta recoge de forma parcial los planteamientos de las dos formaciones en el Govern. ERC lleva meses exigiendo al 'president' que acuerde la convocatoria electoral y JxCat amaga con una desobediencia simbólica. La CUP planteará esta vía a los dos partidos en el Ejecutivo esta semana para abordar ya el final de la legislatura antes de que el Tribunal Supremo resuelva sobre la inhabilitación por desobediencia del 'president'.

En una rueda de prensa en el Parlament, el diputado 'cupaire' Carles Riera ha sostenido que "esta legislatura está agotada por la falta de proyecto y por la inoperancia del Govern" y que la "batalla campal" entre JxCat y ERC es el "elemento definitivo de bloqueo". 

"Hay una prioridad y una urgencia en convocar elecciones y no por la estrategia o la agenda de los tribunales y la represión. Esto tenemos que hacerlo cuanto antes, fijar esta fecha electoral que permita un cambio de ciclo y salga del callejón sin salida en el que nos tiene el Govern. Si la inhabilitación se produce antes, planteamos esta confrontación cívica, institucional y democrática, una respuesta antirepresiva, que pasa por no acatar y que siga ejerciendo", ha expuesto Riera. En este punto, ha apelado a la 'vía Venturós', que Torra ejerza sus funciones públicas pero que no desarrolle funciones administrativas que requieren su firma para evitar "parar la actividad de la Generalitat al servicio de la ciudadanía".