01 nov 2020

Ir a contenido

LA ESTABILIDAD DEL EJECUTIVO

Sánchez tienta al PDECat, que se abre a negociar los Presupuestos

El partido de David Bonvehí tendrá "línea propia" en Madrid al margen de JxCat

El presidente pacta reunir la mesa con Torra, que insiste en abordar la amnistía y la autodeterminación

Juanma Romero Daniel G. Sastre

Pedro Sánchez, con el secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y la presidenta del partido, Cristina Narbona, este 7 de septiembre en la sede de Ferraz. 

Pedro Sánchez, con el secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y la presidenta del partido, Cristina Narbona, este 7 de septiembre en la sede de Ferraz.  / EVA ERCOLANESE (PSOE)

Pedro Sánchez cree "inimaginable" no disponer de unos Presupuestos para el 2021. Y tiene motivos para pensarlo, porque sus potenciales aliados cuentan con incentivos para no provocar un fracaso que conduciría a unas elecciones anticipadas. Pero además va abriendo el abanico de opciones, abaratando el precio de cada apoyo. Porque a la vía de Ciudadanos y de ERC, incompatibles entre sí –por mucho que los socialistas apelen retóricamente a levantar "vetos cruzados"–, se le suma ahora una más: los cuatro diputados del PDECat en el Congreso. La mitad de los que consiguió la lista liderada por Laura Borràs en las generales del 10-N.

El presidente apuntó en esa dirección este lunes, en 'La hora de La 1', el programa matinal que estrenó TVE y que presenta Mònica López. Así, aseguró que busca unos Presupuestos Generales del Estado "de país", fruto de acuerdos "transversales" y amplios. Su "ambición" es rebasar los 176 diputados. Ir más allá de la mayoría absoluta. Y disponer de unas nuevas cuentas, dijo, antes de que acabe el 2020

Por eso, Sánchez avanzó que contactará "con todos los grupos", también con los cuatro diputados del PDECat –Ferran Bel, Sergi Miquel, Concep Cañadell y Genís Boadella– si "al final" se produce la escisión con JxCat. España demanda, en esta crisis, en momentos de extraordinaria dificultad económica, "proyectos incluyentes", justificó. El presidente abría así una cuña dentro del soberanismo, aprovechando a su favor el divorcio entre los posconvergentes y la marca de Carles Puigdemont. 

El PDECat quiere "hacer política"

El partido de David Bonvehí no se hizo esperar. Por la noche, tras una reunión de sus diputados en el Parlament y en el Congreso, dio el visto bueno a tantear las opciones. Fuentes del PDECat afirman que están dispuestos a "hacer política", y eso significa ahora "priorizar la lucha contra la crisis" económica y sanitaria frente a otras consideraciones.

Después de que Quim Torra terminara con la presencia del PDECat en el Govern destituyendo a la hasta ahora 'consellera' de Empresa, Àngels Chacón, el partido avisa de que defenderá una "línea propia" tanto en el Parlament como en el Congreso. El PDECat subraya que a partir de ahora "hay dos partidos diferentes" en esas Cámaras. Lo hace para distinguirse de Junts, el nuevo proyecto de Puigdemont, al que se han afiliado parte de los representantes públicos que hasta ahora militaban en el PDECat. Y añade que el partido "defenderá su línea y tradición ideológicas propias", que están más en la línea de las del PNV que de las formaciones unilateralistas.

El PDECat subraya que a partir de ahora "hay dos partidos diferentes"

Sumar al PDECat, no obstante, no entusiasma a ERC, pese a que gobierna con los posconvergentes desde 2016. Según su portavoz, Marta Vilalta, ERC "no negociará nada con el Gobierno de la mano del PDECat" porque no apoyará "un proyecto de Presupuestos que pueda virar a la derecha". Y PDECat y JxCat, dijo, son "partidos de centroderecha". 

Plan legislativo, este martes

Sánchez abordó otros temas en TVE: reiteró, por ejemplo, que su compromiso, contraído en el arranque de legislatura, de revisar la sedición en el Código Penal es "firme" y lo mantiene. "Tenemos que ser empáticos, sensibles y mirar a Europa", que ha señalado los «déficits» en la tipificación de este tipo de delitos, apuntó. Pero no hay fecha aún para esa modificación legal. Después, en Ferraz, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, indicó que esta cuestión no es moneda de cambio "en absoluto", porque es una iniciativa del Ejecutivo a la que no renuncia, y que tampoco aparcará por el hecho de que Cs se sume a los Presupuestos. 

Fuentes de la Moncloa indicaron a EL PERIÓDICO que la reforma del delito por el que fueron condenados los líderes del 'procés' y la negociación de las cuentas del 2021 son "cuestiones independientes". La modificación del Código Penal lleva "su ritmo" y la está trabajando el Ministerio de Justicia. "Irá cuando teníamos previsto. Para nosotros es importante y no es coyuntural por los PGE", abundaron.

El titular de Justicia, Juan Carlos Campo, ya enfrió las expectativas antes de las vacaciones de verano. Su departamento persigue un "debate sereno" que culmine en un "gran consenso. El Ejecutivo prevé presentar este martes su plan legislativo para los próximos meses, que ha preparado la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y que la Moncloa guarda con máximo celo, y ahí ya quedará una idea más aproximada de cuál es la programación del Gobierno. Por ejemplo, está a punto de salir del horno el anteproyecto de ley de memoria democrática, una norma señera y simbólica para la coalición. 

La reforma de la sedición "irá a su ritmo", al margen de las cuentas del 2021

Sánchez contactó por la tarde con Quim Torra para fijar la mesa de diálogo, que se reunirá "en los próximos días" en Barcelona, informó la Moncloa. Torra insistió en que pedirá que "el orden del día incluya el ejercicio del derecho de autodeterminación y la amnistía", porque ahí "radica el conflicto". El Gobierno solo indica que, "junto a la lucha contra la pandemia, se retomará la 'Agenda del reencuentro", la que le ofreció en febrero, "basada en el diálogo político, la regeneración institucional y la mejora de la cooperación".

El ‘president’ recordó a Sánchez que tiene dos citas judiciales: el 17 de septiembre, cuando el Supremo revisará su inhabilitación, y el 23, cuando declarará de nuevo ante el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya por las pancartas que colgó en el Palau de la Generalitat.