27 sep 2020

Ir a contenido

RENOVACIÓN PENDIENTE Y SIN FECHA DE SOLUCIÓN

PSOE y PP se echan en cara el bloqueo institucional

El presidente del Gobierno dice que los acuerdos en agosto estaban ya "casi al 99%"

Los conservadores insisten en que rompieron el diálogo debido a Iglesias y Podemos

Miguel Ángel Rodríguez Juanma Romero

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al líder del PP, Pablo Casado, durante su reunión en la Moncloa el pasado 2 de septiembre. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al líder del PP, Pablo Casado, durante su reunión en la Moncloa el pasado 2 de septiembre.  / EUROPA PRESS

Nueva piedra en el camino para la renovación de los órganos institucionales. PSOE PP han vuelto a encallar en las negociaciones tras más de dos años intentándolo. Pedro Sánchez aseguró este lunes que el acuerdo con los conservadores para reelegir al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), entre otros, estaba prácticamente hecho, pero que, a última hora, los populares se echaron para atrás. Los conservadores sostienen que su rechazo se debe a la presencia de Unidas Podemos en el Gobierno de coalición y a nada más. Algo que no creen los socialistas. En medio de los dimes y diretes, el presidente del CGPJ y del Tribunal SupremoCarlos Lesmes, mostró este lunes su descontento con ambos partidos y llamó a terminar con la "anomalía" que supone llevar casi dos años en funciones.

Que había contactos muy discretos entre el Gobierno y el PP durante el verano es un hecho. Pero ambas partes difieren en el alcance y el motivo de la ruptura. Como avanzó 'El País' (y ratificó incluso Génova), el 22 de julio Pablo Casado confirmó por WhatsApp a Pedro Sánchez que estaba dispuesto a retomar las negociaciones para renovar el CGPJ, el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo RTVE.

Ábalos sostiene que el PP se echó atras por la "presión" ejercida por Álvarez de Toledo

Las conversaciones avanzaron en agosto hasta el punto de que, según relató el presidente en 'La hora de La 1' (TVE)"fructificaron en acuerdos prácticamente al 99%" y que el PP, "inexplicablemente, rompió". Para el PSOE, la razón es simple: Casado, adujo desde Ferraz el número tres, José Luis Ábalos, se echó atrás por la "presión" ejercida por Cayetana Álvarez de Toledo tras su cese como portavoz –ella alegó que discrepaba del acuerdo que estaba a punto de alcanzarse– y, desde fuera, por la ultraderecha de Vox.

Además, Sánchez lanzó una suerte de sonora amenaza con difícil traslación real: "El Gobierno no va a aceptar ningún bloqueo institucional y va a apelar a una mayoría parlamentaria alternativa", para desatascar órganos que "no merecen" estar paralizados porque el PP "no ha aceptado el resultado electoral".

Las mayorías necesarias

Pero la renovación de algunas instituciones está blindada o por la Carta Magna –CGPJTC– o por ley orgánica –Defensor–, ya que se exigen mayorías cualificadas, de tres quintos en Congreso (210 diputados) y Senado (159 señorías). Ahí el concurso del PP es imprescindible, porque la formación de Santiago Abascal se niega a cualquier entendimiento. El Ejecutivo sí podría articular mayorías alternativas para nombrar al consejo de RTVE, porque basta la mayoría absoluta (y la propuesta de la candidatura avalada por la mitad de grupos de cada Cámara) en segunda vuelta. También tiene más sencillo provocar el recambio en el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG) o en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

 

Ábalos admitió que no dejaba de ser una "advertencia", una llamada a la "responsabilidad" del PP. Fuentes de la Moncloa indicaron a este diario que se busca la fórmula para sortear el veto de Casado. "Estamos dándole vueltas, pero el PP no se puede saltar ni incumplir la Constitución, que quede claro", avisaron. Modificar leyes orgánicas acarrearía un gran desgaste al Ejecutivo, y reformar la Carta Magna es, directamente, inviable con un Parlamento tan fragmentado y polarizado. 

Los motivos

Los populares desmintieron rápidamente que Álvarez de Toledo hubiera influido en la ruptura de las negociaciones con el PSOE. El verdadero motivo, según explicaron en un comunicado, es Pablo Iglesias y Unidas Podemos. "El pacto de renovación institucional no podía avanzar con el Gobierno arremetiendo contra la Jefatura del Estado", apuntan en el escrito haciendo referencia a las críticas del vicepresidente segundo sobre la monarquía tras la salida de España de Juan Carlos I.

 

Además, subrayan que la imputación de Podemos como partido por presunta financiación irregular y las llamadas de los morados a acordar los Presupuestos con ERC hacen imposible intentar acordar con el Ejecutivo bicolor. Así se lo trasladaron al PSOE a mediados de agosto y lo expuso Casado en la reunión que mantuvo con Sánchez, apuntan. 

"Sin mayores dilaciones"

"Una seria anomalía". De esta forma definió Lesmes la situación actual durante el acto de apertura del año judicial en el Tribunal Supremo al que acudieron, entre otros, las presidentas del Congreso y del Senado, Meritxell Batet y Pilar Llop, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y Casado, informa Ángeles Vázquez. Como hizo el año pasado, llamó a renovar los órganos "sin mayores dilaciones" para evitar un "grave quebranto para la justicia española".