LA ACTIVIDAD PARLAMENTARIA

'Vuelta al cole' sin tregua en el Congreso

La oposición redoblará su presión al Gobierno en un curso político que seguirá marcado por la pandemia

Al examen de los Presupuestos se suma una posible moción de censura y el otoño judicial de Podemos

Minuto de silencio en el hemiciclo del Congreso por la víctimas del coronavirus

Minuto de silencio en el hemiciclo del Congreso por la víctimas del coronavirus / DAVID CASTRO

Se lee en minutos

Caliente, incierto, frenético o intenso se han convertido en epítetos del comienzo de cada curso político. La ajetreada vida del legislativo en el último lustro, con cuatro elecciones, dos mociones de censura y hasta prórrogas de un estado de alarma que duró cien días, no parece que vaya a dar tregua en este nuevo periodo de sesiones parlamentarias. En el horizonte hay ya una posible moción de censura, la difícil negociación de los presupuestos y el cerco de la oposición a la presunta financiación irregular de uno de los socios en el Ejecutivo.

Con la mitad del aforo, mascarillas y gel desinfectante, la apertura del curso será esta vez en el Senado. Como adelantó EL PERIÓDICOun debate de más de cinco horas en la Cámara Alta es el escenario elegido por Pedro Sánchez para arrancar el engranaje político y legislativo. La Cámara baja también reanudará los plenos y las sesiones de control al Ejecutivo, aunque mientras continúe la pandemia no habrá las tan habituales declaraciones de diputados en los pasillos. 

Test de unidad al Gobierno

Las puertas del hemiciclo del Congreso han permanecido cerradas en el periodo estival, que ha servido para enfriar los ánimos tras plenos cargados de reproches y acusaciones por la gestión de la inesperada pandemia. Los dos partidos en el Gobierno, PSOE y Podemos, unieron fuerzas para evitar las comparecencias en pleno extraordinario de presidente y vicepresidente segundo. De momento, Sánchez cierra filas incluso frente a los problemas judiciales del otrora principal rival político, Pablo Iglesias: el 'caso Dina', la imputación de Podemos por posibles irregularidades contables y las investigaciones del Tribunal de Cuentas sobre los gastos electorales del partido. Mantener esa unidad no será fácil: al otoño judicial de Iglesias se suman las diferentes posiciones sobre el papel que debe tomar el Congreso ante las presuntas irregularidades del rey emérito e incluso qué socio es el preferido para rubricar los presupuestos serán puntos de fricción difícilmente salvables. 

En la primera sesión de control tras el verano, la oposición dará cuenta de que la pandemia sigue siendo su principal preocupación. Contagios, economía, turismo o educación son los temas escogidos para las primeras preguntas, siempre con la crisis sanitaria como telón de fondo. La nota de color la pondrán JxCat y EH Bildu, con preguntas sobre el rey emérito y el apoyo de los expresidentes del Gobierno al exministro Rodolfo Martín Villa. El jueves uno de los debates que se prevén más duros: la convalidación del decreto ley de medidas financieras para los ayuntamientos. 

Presupuestos, segunda oportunidad

Sánchez es el único presidente que tras más de dos años en el Gobierno no ha logrado sacar adelante unos presupuestos y los que arrastra el país llevan la firma de Cristóbal Montoro. Su particular examen de septiembre es la cita más importante del calendario parlamentario. El suspenso de las últimas cuentas acabó en elecciones.

El Gobierno ya ha empezado los contactos para sumar nuevas tonalidades cromáticas al tándem de rojos y morados, pero la falta de mayorías complica una paleta en la que hay colores que se empeñan en no combinar. Podemos recela de Cs y las elecciones en Catalunya complican la vida a ERC. Como informaba este diario, Sánchez e Iglesias han acordado elaborar un borrador que sirva de punto de partida para tratar de cerrar las cuentas.

La moción de Vox

Vox no cesa en su empeño de erigirse como la verdadera oposición y sus líderes llevan meses anunciando una moción de censura que, de momento, parece que no cosechará más apoyos que sus 52 escaños. La coalición de PSOE y Podemos unirá fuerzas contra los envites del partido liderado por Santiago Abascal, pero está por ver cómo influirá la presión de los ultraderechistas sobre el PP y Cs. Tampoco les dará tregua a los populares la corrupción, ante el inminente levantamiento del secreto de sumario sobre el presunto espionaje con fondos reservados a Luis Bárcenas.

Si las últimas legislaturas se han caracterizado por mucho ruido y pocas leyes, en el horizonte legislativo de la presente parecen vislumbrarse los primeros proyectos. La ley de eutanasia, la de educación o la de cambio climático y transición energética están en plazo de enmiendas y el Gobierno pretende incluir en sus planes para este curso una ley de memoria democrática que permitirá ilegalizar asociaciones franquistas.

Te puede interesar

Las asignaturas pendientes

El Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Constitucional, RTVE y el Defensor del Pueblo son órganos cuya renovación sigue aún pendiente de la calculadora de mayorías parlamentarias. Gobierno y líder de la oposición se saben necesarios para alcanzar un acuerdo, pero el momento político nunca parece el idóneo para un apretón de manos que haría que se frotaran las suyas los de ultraderecha. El líder del PP, Pablo Casado, insiste en que no hay margen con Podemos en el Gobierno, pero algunos de los órganos pendientes de revisión llevan en funciones dos y tres años. Hay asignaturas pendientes que se arrastran curso tras curso.