31 oct 2020

Ir a contenido

Iglesias sitúa a finales de septiembre la presentación del borrador de Presupuestos

El líder de Podemos asegura que Cs será de los últimos interlocutores para negociar

Asegura que las Cuentas para el 2021 incluirán una "revisión de la fiscalidad"

Miguel Ángel Rodríguez

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso de los Diputados, el pasado 3 de junio. 

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso de los Diputados, el pasado 3 de junio.  / EFE / J. J. GUILLÉN

El borrador de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021 estará lista a finales de septiembre. Al menos, así lo cree Pablo Iglesias que este miércoles se ha mostrado confiado en poder celebrar un acto con Pedro Sánchez antes de que termine el mes para presentar el documento base de las futuras Cuentas públicas. A partir de ahí, comenzará una negociación con el resto de formaciones que el vicepresidente segundo ha dividido en tres fases: primero se llamará a los que votaron 'sí' a la investidura del Presidente del Gobierno, después a los que se abstuvieron y, en último lugar, a los partidos de la derecha. Un orden que, ha dicho, está pactado con Sánchez y que sitúa a Ciudadanos en el último escalón de la negociación. 

"A ver si con esto meto un poco de prisa a los negociadores", ha bromeado Iglesias al mencionar el final del mes como fecha para hacer público el borrado y en referencia a María Jesús Montero, ministra de Hacienda y dirigente del PSOE, y el secretario de Estado de Derechos Sociales y ex secretario de Economía de Podemos, Nacho Álvarezencargados de acordar las bases presupuestarias. Según ha señalado, será en un acto público donde Sánchez y él mismo hagan público el documento. 

Llegados a ese punto, Iglesias ha explicado que ya hay un orden para las negociaciones diseñado con "cordura y cortesía" que primará a los socios del Ejecutivo. Así, el vicepresidente ha afirmado que primero llamarán a aquellos que votaron 'sí' a la investidura de Sánchez -PNVMás PaísNueva CanariasCompromís BNG-, después a los que se abstuvieron -ERC y EH Bildu- y, finalmente, se dialogará con los partidos de la derecha que se opusieron, entre los que estaría Cs.

De esta forma, el líder de Podemos ha dejado claro que su cesión a intentar dialogar con Inés Arrimadas no implica situarla como socia preferente del Ejecutivo. "Lo viable para que este Gobierno sea estable es asegurar la única mayoría que en los últimos seis años podría construir un futuro progresista para este país", ha subrayado dejando claro que los morados apuestan por revalidar los apoyos y abstenciones de hace nueve meses.

 

"¿Hay que hablar con los que votaron que no? Por supuesto que sí, pero sin perder el sentido de la razón", ha dicho en referencia a los naranjas, con los que cree que es muy difícil llegar a acuerdos ya que en tres comunicades autónomas gobiernan con el PP y gracias al apoyo de Vox.

Los contenidos

Tras las tensiones de las últimas semanas a costa de los Presupuestos y después de que Sánchez e Iglesias acordaran desterrar las divergencias y pactar un camino hacia las Cuentas públicas, Iglesias ha querido dejar muy claro que el borrador se basará en el acuerdo programático que pactaron al comienzo de la legislatura y que, además, fue refrendado en el Congreso.

No obstante, en materia fiscal hay ciertos roces. El pasado martes, la ministra de Hacienda apuntaba a una posible congelación de la subida fiscal acordada entre los socios de Gobierno. Una idea bastante diferente a la que ha expresado el líder morado que ha asegurado que el "acuerdo de presupuestos implicará una revisión de la fiscalidad en un sentido progresista redistributivo".

Preguntado por la situación económica del país, Iglesias ha admitido que "el momento es particularmente difícil para algunas empresas" pero cree que eso tiene que ser "compatible con una revisión de la fiscalidad". "No tanto en clave ideológica sino para que el Estado tenga los recursos necesarios para afrontar desafíos que son de país", ha argumentado tras recordad que "en este país hay margen para una fiscalidad más sensata que se acerque a los países del entorno".