26 oct 2020

Ir a contenido

El Gobierno se desmarca del manifiesto en defensa de Juan Carlos I

González Laya pide separar la figura del rey emérito de la acción de la justicia

Alfonso Guerra lamenta el juicio paralelo al que se está sometiendo al monarca

Miguel Ángel Rodríguez

La ministra de Asuntos Exteriores  Union Europea y Cooperacion  Arancha Gonzalez Laya.  

La ministra de Asuntos Exteriores  Union Europea y Cooperacion  Arancha Gonzalez Laya.   / RICARDO RUBIO (EP)

Felipe VI encontró en el Gobierno, o al menos en el sector socialista del Ejecutivo, quien apoyase los pasos que está dando en favor de la "transparencia" de la Casa del Rey. Sin embargo, el apoyo de Pedro Sánchez a la monarquía y, en concreto, a Juan Carlos I tiene un cierto límite. Ayer, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, admitió la importancia del rey emérito en la historia española pero dejó claro que esto "no puede ser obstáculo para que la Justicia actúe" si observa indicios de posibles delitos.

La ministra rechazó así el manifiesto respaldado por cerca de 80 personalidades de la política española -alrededor de una treintena son exministros del PSOEPP UCDen "defensa del reinado de Juan Carlos I". Los firmantes, entre ellos el exvicepresidente socialista Alfonso Guerra, sostienen que si las acciones pasadas del rey emérito "pudieran ser merecedoras de reprobación, lo decidirán los tribunales de Justicia, pero nunca se podrá borrar la labor del rey Juan Carlos en beneficio de la nación".  

Igualdad ante la ley

González Laya subrayó la "importancia" de separar la figura histórica del monarca emérito de la acción de la justicia. De esta forma, apuntó que Juan Carlos I merece "máximo respeto, como también merece máximo respeto la independencia de la Justicia para investigar cualquier hecho con respecto al anterior jefe de Estado, siempre respetando la presunción de inocencia ".

Un mensaje similar trasladó la ministra de Defensa, Margarita Robles. "Hay una cosa que es importante ponerla de relieve y además con toda contundencia: nadie, y nadie es nadie, está por encima de la ley; cualquier persona, sea quien sea, si es llamado por la administración de justicia, tendrá que comparecer, esté dónde esté", sostuvo. Además, como su compañera de gabinete, defendió que esto no supone restar "valor" a la monarquía ejercida Felipe VI.

Las palabras del actual equipo de Sánchez contrastan con la visión de Guerra. El que fuera vicepresidente durante los dos primeros mandatos de Felipe González calificó de "cacería" el juicio paralelo al que, dijo, está siendo sometido Juan Carlos I a manos de "populistas y nacionalistas" que solo pretenden "atacar a la Constitución". "El rey emérito no puede pasar a la historia en la página de sucesos por mucha importancia que tenga el suceso, tiene que pasar a la historia de otra manera, no se puede tirar al estercolero de la historia", sentenció en una entrevista en la Cadena Ser.