30 nov 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA AL DIPUTADO DE JxCAT Y VICEPRESIDENTE DEL PARLAMENT

Josep Costa: "Miles de independentistas están dispuestos a ir a la cárcel"

"ERC no tiene una estrategia convincente; hablo de la dirección, creo que sus votantes opinan diferente", afirma el dirigente

"La desobediencia civil no pretende evitar que te castiguen. Cuando lo hace, el Estado se tira piedras a su tejado", asegura

Fidel Masreal

Josep Costa, el pasado viernes, tras la entrevista.

Josep Costa, el pasado viernes, tras la entrevista. / ÁLVARO MONGE

Josep Costa (Eivissa, 1976), vicepresidente del Parlament por JxCat, ha protagonizado notables choques con el presidente de la Cámara y con ERC. En su reciente libro 'Eixamplant l’esquerda' y en esta entrevista, su estrategia no deja indiferente.

-Afirma usted en su libro que "ERC ha puesto el freno para evitar el conflicto con el Estado". ¿ERC ya no es independentista, a su juicio?

-No lo he puesto nunca en duda. Lo que digo es que una cosa es ser independentista y otra tener un plan para hacer la independencia.

-¿ERC no lo tiene?

-No tiene una estrategia convincente. Hablo de la dirección del partido. Creo que sus votantes opinan diferente.

-Asegura que retirar el sueldo o la condición de diputados a destacados parlamentarios soberanistas fue decisión del presidente del Parlament. Al respecto existían resoluciones judiciales previas ¿Qué habría hecho usted?

-Hemos de partir de una perspectiva de separación de poderes. El Parlament y los tribunales no están el uno por encima del otro. Las Cámaras tienen autonomia e inviolabilidad.

-Es lo mismo que se ha reprochado al ‘president’ Torra al exigir el cese del secretario general del Parlament, Xavier Muro, por no publicar determinadas resoluciones antimonárquicas: que no respeta la separación de poderes.

-Es una opinión del ‘president’ que JxCat y yo compartimos. No ha pretendido imponer ninguna decisión en el Parlament.

-Cuando los letrados avisaron, en la Mesa, de que no publicarían algun párrafo, JxCat calló...

-Era tardísimo, el secretario general lo había comunicado por teléfono, no lo podíamos discutir con él, y no sabíamos si las resoluciones se aprobarían.

-Asegura que existen en el Parlament «ciertos altos funcionarios muy obiedientes con los jueces pero que gestionan la institución sin ética ni transparencia». Es una acusación grave.

Creo que no lo digo en estos términos...

-Es una cita de su libro. ¿A quién se refiere?

-No lo personalizo. La administración parlamentaria tiene un punto demasiado opaco, la gestión ha de ser más transparente.

-En el debate sobre la monarquía en el Parlament usted afirmó que quizás el rey debería ir a la cárcel...

-Si alguien cree que la conducta de la monarquia española es la misma que la de la família Pujol, las consecuencias son estas: si se confirma que toda la Casa Real es una estructura delictiva, han de ir todos a la cárcel.

Si se confirma que toda la Casa Real es una estructura delictiva, han de ir todos a la cárcel

-Apuesta por la desobediencia civil soberanista tanto tiempo «como sea necesario» y asumiendo sacrificios. ¿Como por ejemplo?

-Se trata de asumir el castigo que ante cada acción pueda llegar. La desobediencia civil implica assumir que te castigaran y no pretende evitar que te castiguen. Cuando lo hace, el Estado se tira piedras sobre su tejado.

-Bajo esta lógica ¿es mejor que el Estado castigue?

-Es igual, si no lo hace, es un incentivo para desobedecer más. Si 15.000 personas se declararon insumisas a la ‘mili’ asumiendo riesgos de cárcel, hay muchos miles de ciudadanos dispuestos a assumir el castigo del Estado por la independencia.

Si 15.000 personas se declararon insumisas a la 'mili' asumiendo riesgos, hay muchos miles de ciudadanos dispuestos a asumir el castigo por la independencia

-¿Miles de catalanes irian a la cárcel por la independencia?

-Estoy convencido, y cuantos más hay dispuestos, menos irán a la cárcel. No será útil al Estado.

-¿Habría usted mantenido la manifestación en el aeropuerto tras la sentencia del ‘procés’?

-Esa acción fue exitosa. Debería haber sido una buena opción, si no mantenerla, repetirla.

-Su apuesta es agrietar el Estado. ¿Cómo?

-No rehuyendo el conflicto, con movilización ciudadana, instituciones populares paralelas y reivindicando nuestros derechos sin pedir permiso.