25 oct 2020

Ir a contenido

Los reyes reanudan su agenda en Palma bajo la presión política

Felipe VI retoma sus actos fuera de La Zarzuela con el habitual viaje a Palma

El rey se reunirá con Sánchez en el palacio de Marivent el próximo miércoles

Miguel Ángel Rodríguez

Los reyes Felipe y Letizia en el Cerro de Santa Catalina,  en Gijón. 

Los reyes Felipe y Letizia en el Cerro de Santa Catalina,  en Gijón.  / EFE / Ballesteros

La monarquía deja atrás una semana complicada. La decisión de Juan Carlos I de abandonar España tras hacerse públicas diversas informaciones comprometedoras sobre supuestos negocios opacos que mantenía en el extranjero han convulsionado a la Casa Real. Sin embargo, Felipe VI parece dispuesto a tratar de volver a la normalidad institucional cuanto antes y hoy retoma sus actos fuera de los muros de La Zarzuela, en concreto en Palma, lugar habitual de veraneo de la Familia Real. El monarca, junto a la reina Letizia y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, tienen previsto estar en la capital mallorquina y sus alrededores durante los próximos 12 días. Unas vacaciones que difícilmente lograrán quitar el foco sobre la marcha del rey emérito y su actual paradero, el cual no se hará público hasta que Juan Carlos lo apruebe. Cada gesto y cada palabra de Felipe VI estará bajo el escrutinio de una clase política que en los últimos días se ha atrincherado en el debate sobre el futuro de la monarquía.  

Cambio de agenda 

La llegada de los reyes, el pasado viernes, a Palma generó una expectación mayor a la de otros años. Apenas cuatro días después de que se hiciera pública la carta de Juan Carlos I a su hijo, Felipe VI entró en el Palacio de Marivent conduciendo un coche en el que iba el resto de la familia para dar comienzo a sus vacaciones estivales. Sin embargo, este año no será como los anteriores.

La situación actual de la Casa Real, con el rey emérito en paradero desconocido, resulta delicada. Entre las anomalías de su estancia en Mallorca este verano está la suspensión del tradicional posado de Marivent en el que Felipe suele departir con los periodistas que acuden. Las incómodas preguntas sobre su la actual localización de su padre, sumado a la pandemia del coronavirus -como argumentan desde La Zarzuela-, parecen hacer preferible la cancelación del acto. 

Tensión política

No obstante, Felipe VI si mantendrá en su agenda varios encuentros con distintas autoridades. La cita central será el miércoles, cuando el monarca se reuna con el presidente del Gobierno en Marivent, como viene siendo habitual cada año.  El jefe  del Ejecutivo llegará a la cita con un Consejo de Ministros tensionado. Los de Pablo Iglesias están molestos por cómo se ha gestionado la "huída indigna" de Juan Carlos I y por no haber sido informados previamente de la marcha del rey emérito.

Los morados exigen conocer dónde se encuentra en la actualidad el padre de Felipe VI. Una información que, previsiblemente, solo conocen el rey, Sánchez, el ministro del Interior, Fernando Gránde-Marlaska, de quien depende la escolta de Juan Carlos, y la ministra de Exteriores, Arancha González Laya.

A esto se suma la presión de varios socios del Gobierno. ERC apoyó el pasado viernes una resolución en el Parlament para declarar que "Catalunya es republicana" y Compromís ha pedido ya una modificación de la Constitución para poder elegir al jefe del Estado.

Retocando el callejero "Juancarlista"

No ha pasado una semana siquiera de la salida de Juan Carlos I de España y su nombre ya ha desaparecido de ciertas calles de la geografía española. Las informaciones publicadas en los últimos meses sobre el rey emérito y su marcha repentina no han gustado en varios ayuntamientos que ya han renombrado algunas de las más de 630 calles que hasta hace unos días lucían el nombre de Juan Carlos I. 

En Gijón, el Gobierno del PSOE, apoyado por IU, tomó la semana pasada la determinación de suprimir el nombre de una de las principales vías que articulan la ciudad, la avenida Juan Carlos I. La misma idea salió adelante en Vitoria cinco días antes de que se anunciara la marcha del padre de Felipe VI. En la localidad vasca, el PNV, respaldado por el PSE, sustituyeron el nombre del monarca por la avenida 8 de marzo.

Sin embargo, hay quienes defienden dejar el callejero como está y no eliminar el nombre de Juan Carlos I. Según argumentan, pese a las informaciones conocidas, el exmonarca también debe gozar de presunción de inocencia. Así, el consistorio de Madrid, dirigido por el PP y Cs, se ha negado a realizar cambios en sus calles, al igual que los ayuntamientos de Valladolid y de Elche, ambos con alcaldes socialistas al frente.