25 sep 2020

Ir a contenido

LAS CUENTAS PÚBLICAS

Diez alcaldes de ocho partidos se plantan contra el plan del superávit municipal

Los regidores instan al Gobierno a modificar el acuerdo económico de Hacienda y la FEMP para la acción local ante la crisis del covid-19

Los ediles recuerdan que sus formaciones suman más de 180 diputados, por lo que la convalidación del decreto ley es muy improbable

El Periódico

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / EFE / FERNANDO ALVARADO

Diez alcaldes de ocho formaciones políticas han pactado este viernes un documento de rechazo al acuerdo de Hacienda y la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) sobre la liberación de los remanentes y el uso del superávit municipal con motivo de la crisis desencadenada por el covid-19. Los firmantes muestran su oposición al pacto por excluir a los ayuntamientos sin remanentes del reparto de los 5.000 millones. Los promotores de la iniciativa la remitirán a los regidores de capitales de provincia y municipios de más de 100.000 habitantes para que se sumen.

Tras una reunión telemática, los alcaldes de Zaragoza, Madrid y Murcia (PP), Cádiz (Podemos), Lleida (ERC), Granada (Cs), Reus (PdCat), Bilbao (PNV), Santa Cruz de Tenerife (CC) y Pontevedra (BNG) han pactado un texto que ven como una "ofensiva municipal que no entiende de colores políticos" contra un acuerdo que, advierten, no saldrá adelante en la tramitación parlamentaria.

"Ni justos ni solidarios"

Según ha informado a Efe el portavoz del PP de la FEMP y alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, que ha coordinado la reunión, el documento, pendiente de cerrar los últimos flecos, rechaza el acuerdo entre Hacienda y la FEMP por excluir a los ayuntamientos sin remanentes del reparto de los 5.000 millones y por entender que los criterios "no son justos ni solidarios".

Pero no se trata solo de sumar a alcaldes de todo el espectro político. El documento también se enviará a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, con quien los regidores que impulsan el documento quieren fijar una cita para que tenga constancia del desencuentro provocado entre el municipalismo.

El acuerdo de Hacienda fue aprobado el pasado lunes en la Junta de Gobierno de la FEMP con el único respaldo del PSOE, lo que dio lugar a un empate que deshizo el voto de calidad del presidente de la institución y alcalde socialista, Abel Caballero.

En contra 180 diputados

Este viernes, Azcón, ha advertido de que los partidos a los que representan estos diez alcaldes suman en el Congreso más de 180 diputados por lo que la convalidación del real decreto ley, se antoja muy difícil.

Azcón se ha referido, por ejemplo, al caso de Bilbao, su alcalde, Juan Mari Aburto, del PNV, ha expresado su absoluto compromiso con el documento si bien, ha dicho, no estampará su firma porque los ayuntamientos vascos no tienen financiación del Estado sino foral. No obstante, Aburto ha dejado claro que en la tramitación parlamentaria el PNV votará en contra del decreto ley.

Sí se va a sumar a la firma, pese a ausentarse de la reunión de esta mañana, el alcalde de Valencia, Joan Ribó (Compromís), con lo que serán nueve partidos diferentes los que se suscribirán al frente común contra el decreto ley, ha confirmado Azcón.

En este escenario, el portavoz del PP en la FEMP ha advertido de que si el decreto se tramita como proyecto de ley, los plazos serán tan ajustados que el dinero no llegará este año a las ciudades. Y si sale derogado en el Congreso, Azcón se ha preguntado: "¿Qué ocurrirá con los ayuntamientos que ya han transferido sus remanentes al Estado: perderán su dinero?". Los consistorios que quieran acceder al fondo de 5.000 millones tienen de plazo hasta el 15 de septiembre para transferir sus ahorros al Estado, y entrar así en el reparto.

Flexibilización de la regla de gasto

Mientras, el real decreto ley deberá convalidarse en los 30 días posteriores a su publicación en el BOE por lo que esta debería producirse, como muy tarde, a principios de septiembre. Azcón también ha comentado que en el documento contempla que los ayuntamientos puedan disponer libremente de sus ahorros y puedan gastarlos en lo que quieran "y no en lo que quiera el Gobierno". También exigirá una flexibilización de la regla de gasto e incidirá en la reunión con la ministra de Hacienda.

Azcón ha reiterado que el documento dejará constancia de que el acuerdo "no representa al municipalismo", "no soluciona los problemas reales que tienen los vecinos" y, en el caso de Zaragoza, ha recordado, que esta ciudad, la quinta de España por población, queda excluida del fondo de 5.000 millones de euros.