15 ago 2020

Ir a contenido

Junqueras y Torra abordaron el adelanto electoral en Palau

El presidente de ERC rindió visita al 'president' el 24 de julio, gracias al ya retirado tercer grado

Insistió en que en un coalición ambas fuerzas deben consensuar la fecha de los comicios

Xabi Barrena

Oriol Junqueras sale de la cárcel de Lledoners con permiso penitenciario, el pasado 3 de marzo. 

Oriol Junqueras sale de la cárcel de Lledoners con permiso penitenciario, el pasado 3 de marzo.  / JORDI COTRINA

El líder de ERC, Oriol Junqueras, no se había reunido aun nunca con Quim Torra, siendo este ‘president’. La condena a 13 años de cárcel, incluidos los dos de prisión provisional, habían impedido el encuentro, habida cuenta de que la elección de Torra se produjo cuando Junqueras, y el resto de presos independentistas, llevaban ya siete meses en la cárcel. El pasado viernes 24 de julio, Junqueras rindió, finalmente, visita a Torra. Lo hizo en virtud del tercer grado que, por entonces, aun disfrutaba. Un régimen de semi-libertad que, a los pocos días, le fue retirado tras el recurso de fiscalía, atendido por el juez de vigilancia penitenciaria. En el cónclave, la cuestión electoral estuvo más que presente.

Ambos líderes, y sus respectivas fuerzas protagonizarón un áspero intercambio de acusaciones cuando, a raíz de una entrevista efectuada desde la cárcel, el republicano exigió pactar ya «escenarios y calendario» electoral con el fin de evitar «prisas, improvisaciones y chantajes». Según ERC, dejar los comicios en manos del Tribunal Supremo (que tiene pendiente su decisión sobre la inhabilitación de Torra por la polémica de los lazos del Palau de la Generalitat) es una «irresponsabilidad». «Hace tiempo que avisamos», añadió entones el exvicepresidente. El propio Torra fue el encargado de dar la réplica a Junqueras y, como es habitual , señaló que en tiempos de gestion de la pandemia,  «no es momento de abocar el país, las instituciones y los partidos a un proceso electoral», puesto que es el momento de  anteponer «el país al partido», dijo Torra entonces. 

En la conversación del 24 de julio, explican fuentes cercanas al encuentro, el republicano insistió en que en un gobierno de coalición cabría esperar que ‘president’ y vicepresident pacatarán el calendario electoral

Según narran conocedores de lo sucedido en la reunión y en su preparación, el encuentro fue solicitado por el presidente de ERC, y tuvo lugar por espacio de una hora  en la Casa dels Canonges en la que el lider republicano se ofreció al ‘president’ para lo que fuera menester. 

Otro de los asuntos que se abordó fue de la necesidad de trabajar en común en los distintos ámbitos del Govern. Junqueras, además, pidió al ‘president’ que diera aire tanto a la Conselleria de Benestar Social como la de Salut,  la de Alba Vergès, a la que Torra  desacreditó en el Parlament la semana pasadas.

Duelo en suspenso

El tono cordial tampoco se modificó cuando abordaron cuestiones de mayor calado. Por ejemplo, la relaciones entre Junqueras y el ‘expresident’, que se habían retomado, precisamente, desde el acceso del republicano al tercer grado y que, en buen lógica, decaerán ahora.

Puigdemont y Junqueras habían iniciado ya el duelo cara a las próximas elecciones. El exvicepresidente con una atareada agenda y el ‘expresident’ con su libro (’M’explico’) y la  fundación de su partido, y consiguiente lucha fraticida con el PDECat.