05 ago 2020

Ir a contenido

ESCRITO DE ACUSACIÓN

La AVT pide una prisión permanente por cada asesinado en los atentados del 17-A

También solicita 2.250 por los 150 heridos de los atropellos, 20 años por los estragos y15 por los explosivos, entre otros

Para el presunto colaborador de la célula terrorista pide 25 años de cárcel, al también acusarle de los explosivos

Ángeles Vázquez

Mohamed Houli Chemlal, natural de Melilla, herido grave tras la explosión en la vivienda de Alcanar.

Mohamed Houli Chemlal, natural de Melilla, herido grave tras la explosión en la vivienda de Alcanar. / EFE/JJ GUILLEN

Las acusaciones populares suelen solicitar unas penas muy superiores a las de la fiscalía, pero en el caso de los atentados del 17 y 18 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils la diferencia es astronómica. Se debe a que las primeras entienden que los acusados deben responder por los 15 asesinatos que se realizaron en los atropellos y los 150 heridos, mientras que el ministerio público considera que no, porque estos planes se improvisaron por los terroristas que no murieron en la explosión de Alcanar, en la que perdieron el explosivo que preparaban, y que acabaron siendo fueron abatidos por los Mossos.

Una de esas acusaciones, la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) solicita en su escrito, al que ha tenido acceso este diario, 15 prisiones permanentes, una por cada asesinado en los atentados, tanto para el superviviente de Alcanar, Mohamed Houli Chemali, como para la persona que alquiló el coche con el que se perpetró el atropello de las ramblas, Driss Oukabir.

Mohamed Houli Chemali se enfrenta a 41 años por parte de la fiscalía y Oukabir, a 36, por los delitos de integración en organización terrorista, fabricación y tenencia de explosivos y estragos en grado de tentativa. En cambio, para la AVT ambos deben responder por 15 delitos de asesinato y otros 150 intentados, por los heridos que se produjeron en los atentados. Por cada uno de estos deben responder con 15 años de prisión, lo que asciende a 2.250 años de cárcel, a los que se deberían sumar 12 más por integración en organización terrorista, 15 por depósito de explosivos, 20 por estragos y 30 por dos lesiones que se produjeron en Alcanar.  

Para el tercer acusado, Said Ben Iazza, como colaborador de la célula, solicita 10 años de cárcel y multa de 24 meses con cuota diaria de 10 euros, a los que suma otros 15 años de cárcel por un delito de depósito de explosivos, lo que hace un total de 25 años de cárcel, frente a los ocho que solicitaba para él el ministerio público. 

La AVT no pide pena alguna para el joven Pau Pérez al que Youness Abouyaaqoub mató para hacerse con su vehículo y huir de Barcelona, tras haber cometido el atropello de La Rambla, porque solo este terrorista que acabó siendo abatido por los mossos puede responder por esta acción, ya que la improvisó sobre la marcha.

En cambio, lo hace por los asesinatos consumados y en grado de tentativa,  porque considera que tanto Houli como Oukabir, al igual que "el resto de miembros de la célula, aceptaron la propuesta, impulsados por el extremismo religioso implantado por el imam Abdelbaki Es Satty", que logró adoctrinar a los jóvenes de Ripoll.