14 ago 2020

Ir a contenido

Urkullu: «El PDECat se descompone, roto por la DUI»

El presidente vasco intuyó antes de la declaración la fractura convergente

Esscribió en sus notas que Junqueras encarnaba «lo peor de la política»

Xabi Barrena Gemma Robles

Urkullu: «El PDECat se descompone, roto por la DUI»

En el legajo de  614 folios del lendakari sobre Catalunya solo hay un manuscrito. Se trata de una hoja con el membrete de la presidencia vasca en la que Iñigo Urkullu, entre el 25 y el 26 de octubre de 2017, apunta una serie de ideas: «Descomposición de PDECat, rota por DUI». Pero, también: «PSC roto por el 155»;«Gobierno dividido»; «Catalunya tiene dimensión para desestabilizar España»;«las elecciones [del 21-D]no solucionan el problema».

Urkullu conocía entonces la controversia interna en el PDECat y en el Govern. Tenía hilo directo con la coordinadora del partido, Marta Pascal, y con un ‘conseller’ del Executiu, Santi Vila. Ambos se oponían a la proclamación de la DUI. A Pascal, en tono afectuoso, le escribió el 26-O, cuando parecía que Puigdemont convocaría elecciones: «Soy muy consciente de vuestra situación personal y colectiva.  Y alabo, por tanto, tu coherencia y  ejercicio de responsabilidad ante el sufrimiento y el desgarro. Zorionak [Felicidades]. Un abrazo sentido».

La CUP 

En esa hoja manuscrita el lendakari apuntó también: «La CUP urbana es anarcoide, anticapitalista y antisistema. La CUP rural, independentista». Y es que el peneuvista tiene bastante ojeriza al partido anticapitalista, como demuestra en unas notas privadas. Se deja ver ahí el Urkullu más maquiavélico.


El escrito se realizó después de la declaración de independencia del 10 de octubre, que fue suspendida inmediatamente. Urkullu señaló: «En lo que respecta a la declaración de Puigdemont, ha activado el desgaje del autentico corazón de la sinrazón ultima, la CUP. Este es un dato relevante y que habría que ir alimentando con mucha inteligencia. En este tiempo de diálogo se tendría que ser capaz de ir profundizando la fosa con la CUP y empujar a esta, con la mayor celeridad posible a que se refugie en los ayuntamientos, su  objetivo prioritario una vez cumplida su misión de reventar la estabilidad institucional».

Solo dos actores

Todo ello, continuó en su escrito, para dejar el tablero a las dos fuerzas centrales del soberanismo, PDECat  y ERC. «Este escenario crearía un nuevo campo de juego mas tranquilo, aun cuando corre el peligro de que se quiebre por la feroz batalla entre ERC y el PDECat». Y es justo en ese punto cuando decidió emitir un juicio sobre Oriol Junqueras, al que, pasados los meses, fue a visitar a CP Lledoners.: «Sin embargo, esta supuesta feroz batalla quizás ya no sería tal porque Junqueras la ha ganado en un juego donde lo peor de la política se ha encarnado en él». Tras esa hipotética victoria de ERC, Urkullu avistaba dos problemas  para los republicanos. «Un proceso de reagrupación del centro politico que tiene en ERC a su enemigo y no a su adversario» y, por otro «la reagrupación de la izquierda urbana catalanista que gira sobre los ‘comuns’ y a sectores que quedan en el PSC».

¿Y Quim Torra? En noviembre del 2018 se desplazó a San Sebastián a dar una conferencia . En los días previos, el lendakari mandó un correo Sánchez: «Me veo en la situación de aceptar el encuentro [que el ‘president’ había pedido] y recibirlo», dice, sin mucha pasión y por si Sánchez quiere hacer llegar a Torra algún mensaje a través de él.