25 oct 2020

Ir a contenido

'CASO GÜRTEL'

El exdirector de la televisión valenciana pide perdón y admite los amaños de la visita del Papa

Anticorrupción le rebajó la petición de pena de 40 a 7 años si confesaba en el turno de última palabra

Garcia Gimeno admite que recibió "instrucciones políticas" para contratar con la Gürtel y cobrar comisiones ilegales

Ángeles Vázquez

Francisco Camps declara como testigo en el caso ’Gürtel’.

Francisco Camps declara como testigo en el caso ’Gürtel’. / JUAN MANUEL PRATS

El exdirector general de RTVV Pedro García Gimeno cumplió su compromiso con la Fiscalía Anticorrupción y en su turno de última palabra mostró su "profundo arrepentimiento" y "perdón a la sociedad", así como a las personas afectadas por su responsabilidad, por seguir "instrucciones políticas" para la contratación irregular de la trama Gürtel para los servicios necesarios para la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia en 2006.  

García Gimeno, conforme adelantó la fiscal Anticorrupción Concepción Nicolás, vio así cómo la petición de 40 años de cárcel del ministerio público quedaba reducida a siete años y dos meses. El exdirector general de RTVV, para el que al empezar el juicio se pedía la pena más alta de los 23 acusados que se sentaban en el banquillo, sostuvo que desde la televión pública se contrataron pantallas y megafonía con la trama corrupta, lo que supuso un desembolso de 7,4 millones de euros, de donde los implicados pudieron cobrar sus comisiones. A ello obedeció la firma de un convenio que para el Quinto Encuentro de las Familias que"no hacía falta alguna" y "era nulo de pleno derecho" y que los empleados de la televisión pública que son juzgados suscribieron "bajo su responsabilidad".

El acusado, que admitió haber recibido él mismo medio millón de euros y prendas de vestir entre 2003 y 2007 por 3.550 euros, calificó lo que hizo de "error" y anunció su firme voluntad de reparar el daño cometido. Pidió perdón a la sociedad y a aquellas personas que se han visto perjudicadas por su responsabilidad, como el que era responsable de Antenas de la televisión valenciana, que justo a continuación dijo al tribunal que esa confesión podía haber llegado antes, porque él ignoraba cualquier irregularidad y "había perdido ocho años de su vida".

Tres millones en comisiones

Anticorrupción, que pidió al tribunal que deduzca testimonio contra el expresidente valenciano Francisco Camps por mentir en el juicio, argumenta que se vulneraron las normas de contratación pública para repartirse más de tres millones de euros con los miembros de la trama corrupta Francisco Correa, Pablo Crespo, Álvaro Pérez, el Bigotes, y el también acusado Ramón Blanco Balín, asesor del grupo. Pera este pedía 18 años de cárcel y finalmente la petición se ha reducido a un año y siete meses. También llegó a conformidad Pérez, para que el pedía 37 años y tres meses y finalmente solicitó 10 años y cuatro meses.

García Gimeno también se refirió a la "estrecha amistad" que desde 2003 le unía a Pérez y al que era delegado del Gobierno y luego presidió las Cortes valencianas, Juan Cotino, que falleció a consecuencia del covid mientras se celebraba este juicio que este lunes quedó visto para sentencia.

Las defensas de los acusados que no se han conformado han utilizado sus informes finales por advertir al tribunal de los riesgos, incluso de no decir la verdad, cuando la fiscalía les pide una pena muy alta de cárcel y, a cambio de conformarse, se la rebaja sensiblemente, consideraciones que los abogados confían que el tribunal tenga en cuenta, porque considera que la prueba de cargo es insuficiente para condenar. Incluso alguno de los conformados pidió su absolución para no castigarlos por el asesoramiento de sus letrados.