05 ago 2020

Ir a contenido

DISCREPANCIAS EN EL GOVERN

ERC sugiere que Torra dilata el diálogo por "electoralismo"

Los republicanos presionan para que la mesa de gobiernos se reúna de nuevo

La oposición carga contra la gestión de los rebrotes y Cs pide a Sánchez que actúe

Xabi Barrena Júlia Regué

La portavoz de ERC y miembro del equipo negociador de la investidura, Marta Vilalta.

La portavoz de ERC y miembro del equipo negociador de la investidura, Marta Vilalta. / Europa Press

La dilación en la celebración de la segunda reunión de la mesa de diálogo entre gobiernos parece que está acabando con la paciencia de ERC. La portavoz republicana, Marta Vilalta, insinuó ayer que dicho retraso obedece a los intereses electorales del ‘president’ Quim Torra, es decir, del neonato partido del ‘expresident’ Carles Puigdemont al que el jefe del Govern muestra su pleno apoyo.

Empezó Vilalta diciendo que la intervención del Tribunal Supremo en el permiso de salidas de Carme Forcadell, vía artículo 100.2 del reglamento penitenciario, es una mera "preparación del terreno" para acometer contra los tercer grados otorgados a los presos independentistas. "Se demuestra que la judicatura está corrupta y que este es un conflicto político. Ante el cual solo cabe abordarlo en el plano político", aseveró.

El instrumento, para ERC, es la mesa de diálogo entre gobiernos, "donde se tiene que lograr un acuerdo para la amnistía y el derecho a decidir", por lo que exhortó a que se celebrara una nueva reunión, puesto que se está posponiendo por "motivos electoralistas". Habida cuenta de que la Moncloa ha hecho llegar su disposición a celebrar la reunión, así lo diga Torra, y que el PSOE no tiene en el horizonte ninguna cita con las urnas, la insinuación de Vilalta solo podía tener un destinatario, el ‘president’. Vilalta añadió que por ERC no quedará, aunque se muestren escépticos con el recorrido del ente.

La relación

El choque en el Govern sigue tensando la gestión de la pandemia. Torra compareció a primera hora de la mañana junto al secretario de salud pública, Josep Maria Argimon, para pedir a la población que se esfuerce para evitar un nuevo confinamiento, pero la ausencia de la ‘consellera’ de Salut, Alba Vergésenarboló las dudas de la oposición –especialmente del PSC– sobre la relación, ya no sólo entre socios en el Govern, sino entre el ‘president’ y la titular del Departament después de que Torra reivindicara en el Parlament como suyos los ajustes en la gestión de los rebrotes. 

Fuentes de Salut subrayan que pretendían visibilizar un perfil más técnico, el de Argimon, y niegan que haya una pérdida de confianza. Preguntada por este asunto, Vilalta señaló que había que requerirle al ‘president’ si sigue confiando o no en Vergés.

Ciudadanos, que ya ha pedido la dimisión de la ‘consellera’ en varias ocasiones, solicitó ayer al Gobierno central que intervenga "ya" en Catalunya para ordenar el "caos del Govern" ante los rebrotes aludiendo a que "hay vidas en juego". 

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, contestó que esperan que haya una "valoración detallada de la situación" en Catalunya para estudiar si se puede "fortalecer o reforzar" la respuesta del Executiu "y de qué manera hacerlo", aunque recordó que las competencias están descentralizadas.