18 sep 2020

Ir a contenido

MAZAZO AL TURISMO

González Laya defiende ante el Reino Unido que España es "un país seguro"

La ministra de Exteriores responde a la decisión de Londres de imponer una cuarentena a toda persona que llegue al país desde territorio español

La medida recibe un aluvión de críticas en Gran Bretaña mientras Madrid presiona para que Baleares y Canarias queden al margen de la restricción

A. Niubó

González Laya asegura que España es un país seguro. En la foto, una pasajera se dirige a un mostrador de facturación en el aeropuerto de Barcelona-El Prat. / REUTERS / ALBERT GEA / VÍDEO: EFE

La decisión del Gobierno de Boris Johnson de retirar a España del listado de países seguros y reimponer la cuarentena repentinamente a partir de la medianoche del sábado al domingo ha generado un vendaval de críticas. Se le recrimina que haya tomado la decisión sin avisar ni dar margen a las compañías aéreas y a los ciudadanos de vacaciones en España a reaccionar. También se le echa en cara que hay incluido  a aquellas zonas del territorio español con los índices de contagio más bajos.  El anuncio de Londres ha tenido una rápida respuesta del Gobierno de Madrid. "España es un país seguro", ha dicho tajante la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya que, tras reconocer que  España tiene rebrotes", ha remarcado que eso no es algo "inusual". 

Poco después de conocerse la decisión del Reino Unido, el principal turoperador británico, Tui, canceló todos los vuelos con origen y destino a España desde este domingo hasta el 7 de agosto, aunque mantiene la ruta con Baleares y Canarias. Johnson no ha prohibido volar a Baleares y Canarias (sí a la península), pero obliga a los viajeros procedentes de estos dos archipiélagos que pasen la cuarentena.  Madrid está presionando a Londres para que, al menos, excluya a Baleares y Canarias.

La Abta, la patronal de las agencias británicas, considera que es una incongruencia. Easyjet y British Airways mantienen los aviones en el aire, aunque se espera una caída fuerte del turismo a España, principal destino turístico de los británicos con un 20% de todas las vacaciones.  “Este es otro nuevo golpe a la ya debilitada industria de la aviación”, dijo British Airways. Mientras que Easyjet se quejó que “el incremento del coronavirus en España es regional, no nacional”. “Nosotros proponemos la idea de realizar tests voluntarios para las personas que vengan de países en cuarentena para permitir a los viajeros que den negativo no hacer la cuarentena”, expresó Robb Gigg, director de Airlines UK, la asociación que agrupa todas las compañías aéreas. 

Por su parte, el responsable de transporte de la oposición laborista, Jonathan Ashworth, afirmó que esta “caótica” resolución ha dejado a los veraneantes “confusos y consternados”. No saben si pueden o no continuar con sus vacaciones. Uno de los problemas es saber si sus empresas les permitirán ausentarse los catorce días requeridos por la cuarentena.   El Gobierno británico no ha querido responsabilizarse y se ha limitado a decir que espera que los empresarios sean comprensibles con los trabajadores afectados. "Espero que me toque la lotería, pero esto no significa que me vaya a tocar”, ironizó Ashworth. Incluso el ministro de turismo, Grant Shapps, ha quedado atrapado de vacaciones en España. 

Rápidas y decisivas

El Gobierno de Londres se ha mostrado firme ante tal aluvión de críticas. “No podemos pedir disculpas. Debemos ser capaces de tomar medidas rápidas y decisivas, especialmente ante oleadas localizadas —expresó el ministro de Exteriores, Dominic Raab—. De lo contrario, corremos el riesgo de que el Reino Unido se vuelva a infectar y se produzca una nueva ola y otro confinamiento”. Justificó la decisión por los mil casos en dos días registrados en territorio español. 

Muchos turistas británicos atrapados en España expresaban su desesperación ante las cámaras. “Nos sentimos más seguros en España que en nuestro país porque aquí todo el mundo lleva mascarilla en la calle y mantiene la distancia social”, confesaba una pareja de británicos retenida en Madrid a la BBC. Hasta hace poco en el Reino Unido solo era obligatorio cubrirse la boca y la nariz en el metro y en el autobús. Desde este fin de semana es preceptivo en tiendas, centros comerciales y supermercados. No en pubs ni en restaurantes, ni en la calle. De hecho, esta permisividad y relajación es una de las situaciones que más sorprenden a los españoles que visitan Londres.  

El Reino Unido tiene una media de contagios diarios de 600 a 700 casos. El total de positivos en el país es de  300.000. Sorprende que el número de muertos diario siga siendo tan alto. Está en los 60 al día de media. El total de víctimas mortales ya asciende a 45.738 con veinte millones más de habitantes que España. El Gobierno, sin embargo, insiste en que el virus está controlado. Johnson concedió el sábado que no habían entendido el covid-19 al principio y que tal vez se había equivocado en algunas decisiones iniciales. No quiere cometer más errores.