30 oct 2020

Ir a contenido

NUEVAS ALIANZAS

Lliga Democràtica, Lliures y Convergents llegan a un acuerdo para concurrir a las elecciones

Las tres formaciones empiezan a confeccionar un programa electoral "de centro amplio"

Júlia Regué

Astrid Barrio (Lliga Democràtica) y Antoni Fernández Teixidó (Lliures), junto a otros representantes del catalanismo moderado.

Astrid Barrio (Lliga Democràtica) y Antoni Fernández Teixidó (Lliures), junto a otros representantes del catalanismo moderado. / FERRAN NADEU

Lliga DemocràticaLliures y Convergents han alcanzado un acuerdo para asentar las bases de un futuro programa electoral para concurrir a las próximas elecciones con un proyecto "que pueda crear una alternativa electoral de centro amplio, que incluya a partidos catalanistas y soberanistas".

Las bases para confeccionar al programa político son "la defensa de las libertades individuales y colectivas, la seguridad y la propiedad privada, el respeto por el ordenamiento jurídico, el fortalecimiento de la familia, así como las empresas y autónomos en el marco de una economía de mercado y una sociedad del bienestar".

El decálogo pactado establece que Catalunya es una nación, defienden el autogobierno para dar salida a la crisis política y apuntan que "con independencia de los legítimos proyectos políticos de cada uno, el ordenamiento jurídico se tiene que cumplir por todas las partes".

Eso sí, apuestan por rebajar la presión fiscal a los catalanes reduciendo el IRPF y eliminando el impuesto de patrimonio y los impuestos de donaciones y sucesiones hasta tercer grado. Y también por un marco competencial similar al concierto vasco o al convenio navarro, "con una cuota de solidaridad" y como mínimo competencias exclusivas en industria, energía, comercio, puertos y aeropuertos, turismo, agricultura, cultura, sanidad, juventud, educación, universidades, medios de comunicación, bienestar social, seguridad y deportes, entre otras.

"Se tiene que reforzar el modelo educativo, el sanitario, la coexistencia de centros públicos, concertados y privados", apostillan en el documento de trabajo. Por otro lado, defienden que la lengua propia es el catalán "de obligado conocimiento" así como el castellano. 

Units per Avançar no consta en el acuerdo porque se decanta por pactar con el nuevo Partit Nacionalista de Catalunya, aunque les negociaciones aún siguen abiertas.