24 oct 2020

Ir a contenido

por blanqueo

Cuatro exconsellers investigados en el 'caso 3%' justifican sus donaciones a CDC con la oposición

Declaran ante el juez que el extesorero del partido les llamaba a final de año para que contribuyeran

El único que no admitió tales aportaciones fue Crespo, a quien los investigadores atribuyen una contribución de 1.500 euros en 2010

Ángeles Vázquez

Ambiente en la Audiencia Nacional esta mañana.

Ambiente en la Audiencia Nacional esta mañana. / DAVID CASTRO

Los exconsellers de la Generalitat Jordi Jané, Felip Puig, Irene Rigau y Pere Macias, los cuatro imputados por un delito de blanqueo de capitales en el 'caso 3%', declararon esta semana ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata que las donaciones que hicieron a Convergència Democrática de Catalunya (CDC) entre 2008 y 2010 se debieron a la circunstancia de que al estar en la oposición el partido presentaba una situación económica más complicada, que les hizo colaborar con él.

Fuentes jurídicas consultadas por este diario señalaron que también incluyeron en esa circunstancia la donación hecha en 2013, pese a que entonces ya no gobernaba el socialista José Montilla. En cualquier caso, los cuatro exconsellers negaron cualquier blanqueo de supuestas comisiones ilegales en la pieza abierta para investigar esta presunta vía de financiación ilegal del CDC abierta el pasado 21 de abril.

Según explicaron, a finales de año el entonces tesorero, Daniel Osàcar, ya condenado en el 'caso Palau', les pedía que hicieran donaciones al partido y ellos respondían con cheques nominativos por 3.000 euros.

Además de Jané, Rigau, Puig y Macias, están investigados otros dirigentes de CDC que ocuparon cargos públicos, como el que fuera dirigente de CDC Marc Guerrero; Xavier Crespo, exalcalde de Lloret de Mar (Girona); Gloria Renom, exdiputada convergente en el Parlament; Eduard Freixedes, exconcejal de CiU en Barcelona durante el mandato de Xavier Trias; Carles Flamerich, expresidente del Centro de Seguridad de la Información de Catalunya (Cesicat); Montserrat Candini, exdirigente del PDeCAT; Jordi Moltó, exportavoz de CiU en la Diputación de Barcelona; y Víctor Vila, expresidente de Forum Barcelona.

Contribución de 1.500 euros

Salvo Xavier Crespo no ha admitido tales donaciones. Aunque los investigadores le atribuyen una contribución de 1.500 euros en 2010, él ha dicho al instructor que no le consta haber dado ese dinero a Osàcar, informa Europa Press.

Los 12 imputados han declarado entre el lunes y el miércoles ante el juez De la Mata y salvo Jordi Jané, que compareció el primer día por la mañana de forma presencial en la Audiencia Nacional, todos lo han hecho por videoconferencia desde Barcelona.

El magistrado considera que las donaciones que hicieron al partido fueron "actos de afloramiento de dinero" procedente de la "estructura de financiación ilegal", tal y como consta en el auto de imputación del pasado 21 de abril.

Para el juez son "pagos corruptos"

Según explica De la Mata, aparte de la mecánica que se investiga en la pieza principal, la recepción de grandes cantidades de dinero en efectivo" por parte de altos cargos del partido en connivencia con cargos públicos de Catalunya y con distintos empresarios, habría habido otra línea de supuesta financiación irregular "bajo la apariencia de donaciones a través de las fundaciones vinculadas al partido", esto es, Catdem y Fundació Forum Barcelona.

Estos "pagos corruptos", explica el juez, se realizaban en ocasiones a cambio de concretas adjudicaciones de concursos públicos, alterándose en perjuicio de los intereses públicos los procesos de contratación, mientras que en otros casos "se hacían simplemente para congraciarse con el partido y sus responsables, con el fin de mantener una buena relación con estos y así hacerse acreedores a futuras adjudicaciones".

El siguiente elemento que surge de la investigación es el "posterior blanqueo de capitales" a partir de la recepción de "grandes cantidades de dinero en efectivo". En línea con la Fiscalía Anticorrupción, el magistrado ve "indicios suficientes" como para indagar acerca de si las aparentes donaciones al partido "son, en realidad, actos de afloramiento de dinero". Esas donaciones se recibieron desde antes de 1999 y el juez cifra las entregadas entre 2000 y 2007 en más de 3,7 millones de euros.