28 sep 2020

Ir a contenido

DECISIÓN DE LOS CENTROS PENITENCIARIOS

Los presos del 1-O irán a sus casas este fin de semana

La Generalitat otorga a los nueve dirigentes independentistas encarcelados el régimen abierto habitual

De esta manera, los internos comienzan a disfrutar del tercer grado penitenciario o de semilibertad

J. G. Albalat

Oriol Junqueras sale de la cárcel de Lledoners para trabajar en la Universitat de Vic de Manresa, el pasado 3 de marzo.

Oriol Junqueras sale de la cárcel de Lledoners para trabajar en la Universitat de Vic de Manresa, el pasado 3 de marzo. / JORDI COTRINA

Los nueve dirigentes independentistas encarcelados por el podrán salir de la cárcel este fin de semana para estar en sus casas en aplicación del tercer grado penitenciario o de semilibertad otorgado esta semana por la Secretaria de Mesures Penals de la Generalitat. Así lo han decidio las juntas de tratamiento de las cárceles de Wad-Ras (Barcelona),  Carme Forcadell; Puig de les Basses (Figueres), Dolors Bassa, y Lledoners (Sant Joan de Vilatorrada), Oriol Junqueras, Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull, Joaquim Forn, Jordi Cuixart i Jordi Sànchez. Las autoridades penitenciarias ha acordado aplicarles a todos ellos la modalidad de régimen abierto habitual que contempla el artículo 83 del reglamento penitenciario.

Esta precepto permite que  los líderes soberanistas duermen cuatro días en el centro penitenciario ( lunes, martes, miércoles y jueves ) y tres en su domicilio (viernes, sábado y domingo). El tiempo mínimo de pernocta en la cárcel es de ocho horas. En estos casos concretos, las horas que estarán en la prisión van desde las 8 a las 11 horas diarias, según el que establece cada uno de los programas individualizados. Desde los centros se han establecido las medidas de control y seguimiento.

La normativa prevé que, en el tiempo que estén fuera de la cárcel, los internos en tercer grado puedan trabajar y tener “una participación plena y responsable de la vida social y familiar”, sostiene en un comunicado la Secretaria de Mesures Penals de la Generalitat. Es decir, podrán participar de forma personal y directa en actos organizados por sus partidos.

Antes del recurso del fiscal

Esta decisión se ha tomado antes de que la fiscalía haya presentado en anunciado recurso contra la concesión del tercer grado penitenciario, una medida que es aplicable inmediatamente. La Generalitat avaló la progresió de grado propuesta por las juntas de tratamiento de las prisiones el pasado martes. Las autoridades penitenciarias catalanas comunicaron que todas las resoluciones se habían adoptado como resultado de un análisis individualizado de cada uno de los internos. No obstante, en el conjunto de los casos, el servicio de clasificación de la Secretaria de Mesures Penals concidió en subrayar la participación en actividades de razonamiento, juicio crítico y resolución de conflictos, así como la "máxima colaboración" con el resto de presos y con los profesionales de las prisión. Apuntan además la ausencia de incumplimientos judiciales y expedientes disciplinarios.

La Generalitat también tuviero en cuenta, agregan las mismas fuentes penitenciarias, que los dirigentes independentistas presos disponen de "una red social y familiar favorable" para la rehabilitación, junto con un pronóstico de bajo riesgo de reincidencia. Es por todo ello que, "con el objetivo de favorecer y consolidar el intinerario de reinserción sociolaboral en el ámbito privado".

Los presos del 1-O estaban saliendo de la cárcel en aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario de flexibilización del cumplimiento de la pena para trabajar y hacer voluntariado. Esta decisión fue recurrida en su día por la fiscalía, al igual que algunos de los permisos concedidos. Sus impugnaciones han llegado a la Audiencia de Barcelona e, incluso, al Tribunal Supremo, como es el caso de Carmen Forcadell. La concesión del tercer grado a todos los dirigentes del 'procés' será revisado por el Tribunal Supremo, como el órgano judicial sentenciador.