13 ago 2020

Ir a contenido

PLENO EN EL PARLAMENT

JxCat rechaza una enmienda de ERC para reactivar la mesa de diálogo

Los posconvergentes llaman a "retomar el camino hacia la independencia" y reprochan a los republicanos haber "reculado" en la investidura de Puigdemont

Júlia Regué

Plano general del interior del Parlament de Catalunya el 21 de mayo, día en que se aprobó la subida de la asignación de ’exconsellers’ y ’expresidents’.

Plano general del interior del Parlament de Catalunya el 21 de mayo, día en que se aprobó la subida de la asignación de ’exconsellers’ y ’expresidents’. / PARLAMENT DE CATALUNYA

JxCat y ERC han vuelto a evidenciar este jueves en el Parlament sus profundas discrepancias. Los posconvergentes han rechazado dos enmiendas de los republicanos que llamaban a reactivar la mesa de diálogo con el Gobierno y a consensuar las propuestas de la delegación catalana para la amnistía de los presos y la autodeterminación. Unas rencillas entre socios que ya se escenificaron el miércoles cuando Torra dejó en manos de Pedro Sánchez la convocatoria de la mesa de diálogo y se negó a presionar para fijar fecha alegando que no le atañe y reivindicando el 1-O. Pese a esto, la moción con críticas el autogobierno se ha aprobado con el voto de ERC y el apoyo de la CUP en los puntos que reclama la independencia y el de los 'comuns' en cuanto a exigir más recursos al Estado.

El diputado de JxCat, Josep Costa, ha cuestionado desde el atril la "viabilidad" y la "utilidad" del deshielo entre gobiernos, y ha sostenido que tiene que haber garantías de cumplimiento entre las partes para que fructifique el acuerdo, al tiempo que ha animado a "retomar el camino hacia la independencia" ante las "debilidades" del autogobierno. Los republicanos defendían en el texto que ha sido rechazado "la necesidad de construir una solución democrática basada en el ejercicio de la autodeterminación y la amnistía, a través de la reactivación urgente e inmediata de las reuniones bilaterales de los gobiernos catalán y español en la mesa de diálogo".

La diputada Raquel Sans ha lamentado el portazo posconvergente y ha defendido el diálogo como "la única herramienta" para resolver el conflicto político. "No hay que dejar que una inminente convocatoria de elecciones la debilite", ha añadido, no sin críticas al Gobierno por la gestión de la crisis sanitaria con la recentralización de competencias, una visión en la que ha coincidido Costa.

El también vicepresidente del Parlament ha asegurado que una Catalunya independiente hubiera gestionado "mejor" la pandemia porque habría gestionado sus propios recursos: "La situación de déficit democrático, de discriminación económica y de absoluta falta de garantías del autogobierno dentro del Estado son causas que justifican hablar de independencia, luchar por la independencia y retomar el camino de la independencia", ha zanjado.

Por su parte, la CUP ha opinado que la mesa de diálogo no tiene utilidad porque no recoge el derecho a la autodeterminación y la amnistía, y ha cargado contra los socios en el Govern por utilizar una "retórica independentista y una praxis autonomista", lo que hacía el expresidente Jordi Pujol, ha afirmado el diputado Carles Riera.

Puigdemont, Torra y Borràs

Pero el choque no se ha quedado aquí. Durante las intervenciones para posicionarse sobre una enmienda de ERC, el diputado de JxCat, Francesc de Dalmases, ha reprochado a los otros dos grupos independentistas no haber votado en contra del suplicatorio de Laura Borràs en el Congreso. El parlamentario ha enumerado una retahíla de críticas a ERC, entre ellas, no haber investido ‘president’ a Carles Puigdemont y haber acatado la orden de la JEC de retirar el acta de diputado al ‘president’ Quim Torra. "Empiezas a recular en derechos y luego no hay freno, se acaba agachando la cabeza", ha espetado, y ha acusado también a la CUP de "ponerse de perfil" en el caso de Borràs, pidiendo que abandonase su escaño en el Congreso para que la causa regresase a la justicia ordinaria.

Los anticapitalistas, por su parte, han respondido con críticas al Govern por las actuaciones de los Mossos d’Esquadra durante el estado de alarma.