08 jul 2020

Ir a contenido

seis acusados

El Govern retirará su petición de cárcel por los disturbios en la investidura fallida de Puigdemont

El fiscal reclama tres años de prisión para estos jóvenes por los incidentes del parque de la Ciutadella, donde se ubica el Parlament

El Periódico

Despliegue de los Mossos en el parque de la Ciutadella.

Despliegue de los Mossos en el parque de la Ciutadella. / ACN / GUILLEM ROSET

La Generalitat va a retirar su petición de cárcel para seis jóvenes independentistas por los incidentes ocurridos en los accesos al Parlament durante la investidura fallida del 'expresident' Carles Puigdemont, el 30 de enero de 2018.

El Govern, que se personó en su momento como acusación particular, imputaba también a estos jóvenes en su escrito los delitos de desórdenes públicos y de atentado a agente de la autoridad, aunque con una petición de pena inferior a la del Ministerio Público: de 15 meses por el primer delito y de nueve meses por el segundo. 

Sin embargo, fuentes de Presidencia han aclarado este lunes que, probablemente, la Generalitat se retirará de esta causa cuando se fije la fecha del juicio porque "se ha constatado que no ha habido agentes heridos".  La Generalitat agrega que este posicionamiento "va en la línea de otras actuaciones hechas en las últimas semanas", como en el caso de los investigados por los incidentes de Lledoners en el que también se ha retirado como acusación particular.

El fiscal: tres años

Por su parte, el fiscal solicita hasta tres años de prisión, además de una multa por lesiones a varios mossos.  En su escrito de acusación, el Ministerio Público le simputa un delito de desórdenes públicos, por el que solicita una pena de prisión de dos años, un delito de atentado a agente de la autoridad a cinco de ellos, por el que pide un año de prisión, además de un delito de lesiones para dos de los imputados, en el que reclama una multa.

Según su versión, tres de los acusados superaron por "la fuerza" el cordón policial establecido en torno al parque de la Ciutadella, donde se ubica el Parlament. En ese momento, prosigue, estos tres acusados agredieron con "empujones y puñetazos" a varios agentes que custodiaban ese cordón, provocando lesiones a cinco de ellos, al tiempo que "instigaban" a los concentrados a "enfrentarse" a la línea policial. 

En cuanto al resto de los acusados, el fiscal señala en su escrito de acusación que estos también se enfrentaron a los agentes que custodiaban el cordón policial que protegía uno de los accesos al parque animando, además, al "resto de concentrados a que entraran por la fuerza logrando así que estos pudieran entrar en masa en el interior del parque llegando a arrinconar contra las rejas a algunos agentes".